Chile: primeros acuerdos para una nueva constitución

·2  min de lectura
Los opositores a la nueva Constitución aplauden mientras escuchan los resultados parciales de un plebiscito que daban la ventaja a la opción del "Rechazo" al nuevo texto constitucional, en Santiago, Chile, el domingo 4 de septiembre de 2022. ( Foto AP/Matías Basualdo) (ASSOCIATED PRESS)

SANTIAGO (AP) — El oficialismo y la oposición de Chile lograron el lunes los primeros acuerdos para que el país sudamericano tenga una nueva constitución, sólo una semana después de que la ciudadanía rechazara un texto redactado por una convención electa democráticamente.

El presidente de la Cámara de Diputados, Raúl Soto, informó que los líderes partidarios acordaron que un segundo texto sea escrito por un órgano 100% electo, paritario, que será acompañado por un comité de expertos. El proyecto constitucional que elaboren será sometido a la aprobación ciudadana en un plebiscito de participación obligatoria.

Tras el rechazo de una nueva constitución el 4 de septiembre -que hizo que se mantenga vigente la actual carta magna impuesta por una dictadura militar- los partidos políticos, excepto uno de extrema derecha, iniciaron casi de inmediato negociaciones en las que acordaron continuar con el proceso constitucional.

“A partir de este momento se abre una luz de esperanza y se empiezan a fijar certezas de que en Chile vamos a tener un nuevo proceso constituyente”, añadió Soto.

Hace ocho días el 62% de los electores rechazó el texto de la nueva carta magna -impulsado por el presidente Gabriel Boric y escrito por una convención izquierdista-, que contenía inéditos artículos como la plurinacionalidad y autonomías territoriales indígenas, mayoritariamente desestimadas por la oposición derechista y un sector de la centroizquierda.

Boric dijo la víspera que está convencido de que durante su gobierno (2022-2026) “tendremos una constitución de la cual todos y todas... podamos sentirnos orgullosos”.

El proceso constitucional chileno nació tras un estallido social en octubre de 2019 al que siguió un año después un plebiscito en que el 78% de los electores decidió que quería una nueva carta magna para reemplazar a la vigente desde hace 41 años, elaborada por la dictadura del general Augusto Pinochet (1973-1990).