Chile abre llamado para explotar derivados del litio

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, ofrece un discurso en las oficinas de las Naciones Unidas en Ginebra, el 29 de marzo de 2017 (AFP | Fabrice Coffrini)

El gobierno chileno lanzó este jueves un llamado internacional a empresas interesadas en invertir en productos derivados del litio, en el marco de su política para desarrollar la industria del metal.

En noviembre, Chile -que alberga más de la mitad de la reserva mundial de litio- autorizó a la minera estadounidense Rockwood Lithiuma a aumentar sus operaciones de explotación de litio en el Salar de Atacama (norte del país), lo aumentará significativamente la producción total.

Y el llamado de este jueves se enmarca en el contrato firmado con Rockwood, una de las mayores compañías de explotación de litio del mundo, que llevará a la empresa a desarrollar la tecnología necesaria para producir en Chile 5.000 toneladas anuales de hidróxido de litio.

El llamado "tiene como principal atractivo la posibilidad de que las compañías accedan a un suministro de litio a precio favorable y con volúmenes asegurados en el largo plazo", señala el comunicado difundido por la estatal Corporación de Fomento de la Producción (Corfo).

El litio es utilizado para producir baterías para celulares, computadoras y partes de autos eléctricos, entre otros.

En esa línea, Chile busca convertirse en un actor relevante en la producción entorno al liti,o para ingresar al creciente mercado de autos eléctricos y de nuevas tecnologías como baterías utilizadas en el desarrollo de energías renovables.

El llamado "tiene que ver con la proyección de Chile no sólo como una fuente de materias primas, sino con una economía que cuenta con todos los elementos para sofisticar su oferta exportadora y transformarse en el laboratorio de las energías limpias del futuro", señaló Carlos Álvarez, director de InvestChile, agencia estatal de promoción de la inversión extranjera.

Chile posee reservas de litio por unos 7,5 millones de toneladas, poco más de la mitad de los 13 millones de toneladas de las reservas globales.

Actualmente su producción anual es de 80.000 toneladas de carbonato de litio equivalente, cifra que aumentaría a más de 300.000 toneladas anuales para el año 2035, según proyecciones oficiales.

El gobierno de Michelle Bachelet apuesta al desarrollo de una amplia política de licitación y exploración del litio, en momentos en que la minería local acusa el golpe de la baja en los precios del cobre, metal que tiene al país sudamericano como su mayor productor mundial.