Chile: 16 años de cárcel a expolicía por muerte de mapuche

por PATRICIA LUNA
·3  min de lectura

SANTIAGO (AP) — Un tribunal oral chileno condenó el jueves a 16 años de cárcel a uno de los expolicías responsables del asesinato en 2018 del joven comunero mapuche Camilo Catrillanca, un crimen que conmocionó al país y generó protestas.

En un fallo unánime, el Tribunal Oral en lo Penal de Angol (casi 600 kilómetros al sur de Santiago) condenó al expolicía Carlos Alarcón a penas efectivas de 11 años de presidio por el delito consumado de homicidio simple de Catrillanca y cinco años y un día como autor de homicidio frustrado del adolescente que acompañaba al comunero mapuche.

Además, condenó a dos penas de cumplimiento efectivo de tres años y un día de presidio al expolicía Raúl Ávila por apremios ilegítimos y disparo injustificado y al expolicía Braulio Valenzuela a penas de tres años y un día y 61 días de presidio por disparo injustificado y obstrucción a la investigación, en una pena que puede sustituirse por libertad vigilada intensiva.

A los otros tres expolicías y el exabogado implicado en el caso los condenó a penas que van entre los 61 y los 300 días de cárcel y suspensión de cargos públicos por delitos de obstrucción a la investigación y podrán eludir la cárcel.

El tribunal ya había declarado culpables por homicidio, apremios ilegítimos y obstrucción a la justicia a comienzos de enero a los siete expolicías y un exabogado del asesinato del joven indígena. El caso causó conmoción porque en primera instancia el entonces ministro del Interior, Andrés Chadwick, afirmó que las autoridades actuaron en defensa propia en un enfrentamiento y después se supo que el joven había sido asesinado por la espalda.

La condena fue celebrada por muchos chilenos en redes sociales, aunque también exigían responsabilidades políticas.

El juicio a los exagentes, que pertenecían a un comando de la policía militarizada entrenado en Colombia, había comenzado a inicios de marzo pero la pandemia obligó a postergar las audiencias.

El asesinato de Catrillanca en la región de La Araucanía, 700 kilómetros al sur de Santiago y habitada por unos 500.000 mapuches, reavivó las denuncias contra la policía, que ha sido acusada en varias ocasiones de montajes para culpar a los indígenas de distintos delitos.

Catrillanca, de 24 años, regresaba a su casa el 14 de noviembre de 2018 a bordo de un tractor, acompañado por un adolescente, cuando fue baleado en la nuca por miembros del comando policial que perseguía a ladrones de vehículos. Uno de los policías negó poseer una cámara de video corporal durante el operativo, pero el adolescente que iba en el tractor testificó que lo vio destruir la tarjeta de la cámara.

El gobierno del presidente Sebastián Piñera y la jefatura policial afirmaron que Catrillanca había muerto en un enfrentamiento, pero poco después la investigación judicial estableció que ni el joven mapuche ni su acompañante de 15 años portaban armas.

Los mapuches representan el 12% de los 19 millones de chilenos y la mitad de ellos vive en comunidades rurales pobres de La Araucanía. La mayoría de las comunidades son pacíficas. Algunos grupos indígenas exigen la restitución de las tierras que sus antepasados ocupaban a la llegada de los conquistadores españoles, que nunca pudieron dominarlos. Sus descendientes fueron sometidos en el siglo XIX por las armas del Estado chileno.