Chile, 10 años de un terremoto y tsunami trágicos

Por Patricia San Juan

Santiago, 27 Feb (Notimex).- A las 3:35 horas del 27 de febrero de 2010 un terremoto de 8.8 grados despertó a los chilenos; un sismo que generó también un tsunami, de efectos devastadores como aquel.

La catástrofe se cobró la vida de más de 520 personas, mientras más de 800 mil resultaron damnificadas. Este movimiento telúrico equivaldría a la explosión de mil megatoneladas de TNT, afirmó el British Geological Survey, centro al que pertenecían los expertos que revisaron las consecuencias de este sismo.

El movimiento se originó bajo el mar, lo que eleva el nivel del agua. Provocó olas de enormes magnitudes y la cantidad de movimiento marino llegó hasta las costas polinesias, hawaiianas y de Australia.

A las 4:39 horas, sólo una después del sismo, el maremoto golpeó las costas chilenas. En unos minutos la prensa cuestionó a la presidenta en turno, Michelle Bachelet, quien aseguró que este evento no pasaba de un sismo mayor y algunas regiones tenían “cuestiones particulares”, eludiendo la clasificación de Tsunami, aunque la alerta de este fenómeno llegó a 53 países por parte de sus propios sismológicos para prevenirlos, recordó el sitio chileno ADN.

El archipiélago Juan Fernández, cercano a las islas Robinson Crusoe, que se encuentran a 670 kilómetros dentro del mar y alejados de la masa continental, fue el más afectado, ya que las olas cubrieron gran parte de los terrenos y los pobladores no recibieron ayuda suficiente en su momento.

Aunque Chile es un país donde frecuentemente ocurren sismos, éste marca un antes y un después para la región y para el mundo, después de este movimiento se reformaron las medidas de construcción y se impusieron mecanismos para evitar problemáticas en la región.

En este hecho 220 mil viviendas se destruyeron, 17 hospitales quedaron sin servicio, al igual que mil 550 rutas quedaron inutilizables, los hogares que se reconstruyeron en las costas quedaron en zonas altas y se han tomado medidas para mejorar las condiciones de los damnificados, notificó Infobae.

Además la tierra cambió para siempre, el sismo inclinó el eje de la tierra por ocho centímetros, 2.7 milisegundos del arco de movimiento del planeta, lo que genera que la duración de los días se acortara por 1.26 microsegundos en lo que resta de la existencia del planeta, según datos de la NASA.

A 10 años de este sismo los organismos encargados de la prevención y la detección de este tipo de alteraciones en la tierra han modificado sus métodos, han unificado comités y trabajan juntos para aprender más de hechos tan lamentables como los que desencadenó la madrugada del 27 de febrero de 2010 en Chile.

-Fin de nota-

NTX/I/PMS/FJ