Kilgore y Robinson superan sospechas de covid-19 y vuelven a estar diponibles

Agencia EFE
·1  min de lectura

Tampa (Florida, EE.UU.), 6 feb (EFE).- Las plantillas de los Kansas City Chiefs y los Tampa Bay Buccaneers superaron una semana con sucesivos resultados negativos para covid-19 y podrán afrontar con fuerza máxima la edición 55 del Super Bowl, este domingo en el estadio Raymond James.

Los resultados ponen de nuevo en la lista de aptos al centro Daniel Kilgore y al receptor abierto reserva Demarcus Robinson, sospechosos ambos de haberse contagiado al tener un contacto cercano con el barbero de los Chiefs, quien dio positivo.

Antes de viajar a Tampa desde Kansas, este sábado, la expedición de los Chiefs fue sometida a nuevas pruebas PCR.

Los Buccaneers también sometieron a su nómina a exámenes.

Los dos equipos volverán a ser evaluados en la mañana de este domingo de cara al crucial partido de la noche.

Los Chiefs se han resignado tras perder al protector izquierdo Eric Fisher en el Partido que definió la suerte del Campeonato de la Conferencia Americana (AFC) frente a los Cleveland Browns.

Los tackles ofensivos Mike Remmers, con lesión en la ingle, y Andrew Wylie, afectado en el tobillo, se entrenaron en los últimos tres días y podrían jugar el domingo.

Los Chiefs anunciaron que Fisher y el apoyador Willie Gay han sido colocados en la reserva de lesionados; el receptor abierto Marcus Kemp, el mariscal de campo Matt Moore y el apoyador Chris Lammons han sido llamados del equipo de entrenamiento; y el ala cerrada Deon Yelder también es alta con el primer equipo.

Los Buccaneers anfitriones también hicieron algunos movimientos en la lista el sábado, ya que el equipo anunció que había llamado al guardia Ted Larsen y al mariscal de campo Drew Stanton de su equipo de entrenamiento.

(c) Agencia EFE