Los Chiefs hacen agua por todas partes

·2  min de lectura
El quarterback Patrick Mahomes de los Chiefs de Kansas City cabizbajo durante el segundo tiempo del partido contra los Bills de Buffalo, el domingo 10 de octubre de 2021, en Kansas City. (AP Foto/Ed Zurga)

KANSAS CITY, Missouri, EE.UU. (AP) — Las estadísticas más simples delatan que los Chiefs de Kansas City tiene una de las peores defensas en la NFL.

¿A simple vista? Poco o nada cambia.

Ello fue especialmente palpable en la derrota 38-20 ante los Bills de Buffalo el domingo, cuando los Chiefs permitieron más de 315 yardas mediante pases y un total de cuatro touchdowns ante Josh Allen al sucumbir en el desquite de la final por el título de la Conferencia Americana la pasada temporada.

La debacle defensiva se agudiza por el talón de Aquiles de su ofensiva: las pérdidas de balón. Los Chiefs cedieron el balón cuatro veces ante los Bills — Patrick Mahomes fue interceptado dos veces, uno para touchdown, y soltaron el ovoide en un par de ocasiones. Su cuestionada defensa fue incapaz de genera una sola pérdida de balón.

El despliegue dejó a los Chiefs con un 7 negativo en pérdidas de balón, apenas por encima de Jacksonville en toda la liga. Y así se entiende que los Chiefs tengan una foja de 2-3, hundidos en el fondo del Oeste de la AFC.

“Todo comienza conmigo. Tres fueron mi culpa", dijo Mahomes. “Es algo que usualmente no he hecho en mi carrera, pero tengo que reevaluar mi actual nivel, las decisiones que tomo. Nosotros mismos nos hicimos el daño”.

Y la verdad que sí. Mahomes ya acumula seis pases interceptados esta temporada, el mismo número del año pasado y uno más que la campaña en la que se coronaron campeones del Super Bowl en 2019. Su porcentaje de intercepciones ha pasado del 1% — el más bajo de la liga la pasada campaña — a 3,1%. Ya lleva dos partidos con dos intercepciones en un juego.

“Las pérdidas de balón son algo que impacta mucho en esta liga. Las pérdidas suelen decidir los juegos", dijo Mahomes.

Pero el mariscal de campo no es el único. El balón suelto dejado por Clyde Edwards-Helaire en Baltimore le costó a los Chiefs (2-3) la oportunidad de patear un gol de campo para la victoria. Y Byron Pringle ha perdido el balón en devoluciones tras despejes en los últimos dos juegos.

“Tienen que parar de hacer eso para que podamos ser competitivos. Y esa es mi responsabilidad", dijo el entrenador de los Chiefs Andy Reid. “Tengo que asegurarme que el equipo ejecute nítidamente las jugadas. Ahora mismo, no estamos siendo prolijos”.

Ello incluye a la defensiva. Los Chiefs apenas han interceptado tres pases y forzado un balón suelto esta temporada. Provocaron 22 pérdidas la pasada temporada y 23 en el año de su campeonato, pero al paso que van apenas alcanzarán 14.

“Tenemos que encontrar la manera de frenar la sangría", dijo el safety Tyrann Mathieu. “Si miramos atrás, no hemos recuperado un balón las últimas tres semanas. Eso también es una parte fundamental del juego, devolverle el balón a tu ofensiva”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.