Un chico con autismo fue elegido abanderado por sus compañeros para el acto por el 9 de julio

·3  min de lectura
Santino Coronel fue el abanderado del acto por el 9 de julio en la escuela Franciso Beiró de La Paternal
Santino Coronel fue el abanderado del acto por el 9 de julio en la escuela Franciso Beiró de La Paternal - Créditos: @Instagram: drcoronelpsi

Santino Coronel, un chico de 12 años con autismo, fue escogido como abanderado para el acto del 9 de julio por sus compañeros de grado. Las maestras y compañeros organizaron el acto sin ruido y en lenguajes de señas para no molestarlo. Su familia contó en LN+ la historia del pequeño y la emoción que sintieron al recibir la noticia.

El martes pasado nos llegó la hermosa noticia de que además de tener excelentes notas había sido elegido por sus compañeros para ser abanderado”, contó Damián, el papá de Santino en una entrevista con Luis Novaresio. Durante el acto, no se reprodujo el Himno Nacional por parlantes ni se aplaudió. El hecho fue organizado por las maestras y directivos de la escuela, a donde Santino asiste desde primer grado. “Las maestras siempre fueron muy receptivas sobre la propuesta de realizar de esa forma el acto”, agregó.

El papá narró la historia del hijo y cómo tuvo que adaptarse a la escuela N°4 Francisco Beiró del barrio La Paternal desde su ingreso, por la dificultad para socializar que padecen las personas con algún nivel de autismo. “Desde que empezó en la escuela siempre tuvo la duda de si era aceptado por sus amigos o no, porque una de las características del autismo es esa, no saber si uno es querido o no es querido”, explicó.

El mismo Santino se encargó de explicar el gesto en lenguaje de señas que realizaron sus compañeros y maestras mientras ingresaban al recinto con la bandera en alza. “Haciendo un gesto con la mano es una forma de aplaudir sin hacer ruido porque desde que se dieron cuenta que me molestaba el ruido, la profesora dijo iban a aplaudir así, sin hacer ningún ruido que me moleste”, relató.

Explicó las sensaciones que sintió durante el acto: “Sentí un poco de nervios, y mientras caminaba me repetía: ‘paso, paso’”. Además, se encargó de sintetizar qué es el autismo y cómo lo entiende él. “Significa que más o menos se te puede complicar un poco el mundo entero. Si tienes autismo podés saber un poquito menos sobre el mundo y se dificulta aprender”, dijo acompañado de su hermana Bianca.

No ocultó sus intenciones de “ayudar a otras personas a cumplir sus sueños” cuando termine la primaria y el secundario. “Primero quiero terminar séptimo grado, después el secundario y cuando sea grande quiero ayudar a la gente para que otras personas logren sus hermosos sueños de cuando eran chicos”, confesó.

Una de las personas que más apoyó a Santino fue su hermana mayor Bianca, a quién Damián señaló como “muy importante para la socialización del Santi”. Ambos contaron que juegan juntos aunque a ella le gusta más usar el celular que la computadora, a diferencia de su hermano.

Por último, y como si de un adulto se tratara, Santino instó a todas las personas a que se enfrenten a sus miedos más profundos. “Si hay gente que le tiene miedo (al autismo) es por vergüenza, pero hay que enfrentarse a sus propios miedos. Yo le tenía miedo a la oscuridad, pero me enfrente e hice lo posible para no tener más miedo”, concluyó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.