​Si 'Chicharito' sigue en tono rebelde, es correcto que la selección mexicana prescinda de él

Mauricio Gasca Bobadilla

Justo cuando el técnico argentino Gerardo Martino dio a conocer su convocatoria para el mes de noviembre, varios aficionados se preguntaron por qué ​Javier Hernández no volvió a ser considerado para la Fecha FIFA, tal como sucedió en el pasado mes de octubre, y aunque se sabe que después de los juegos de septiembre salió de fiesta con Guillermo Ochoa, Marco Fabián, Miguel Layún y Héctor Moreno, varios creían que ya había sido perdonado pues algunos de ellos sí fueron considerados para enfrentar a Panamá y Bermudas.



Al final, una versión maneja que no llamarlo se debe a una actitud desleal ya que provocó el despido de un personal de logística de la Federación Mexicana de Fútbol tras pedirle un favor, pero a la hora de ser cuestionado ante las altas esferas negó todo rotundamente, causando el cese del involucrado, aparte de ser catalogado como falso y traicionero.

De ser cierto lo que se habla de Chicharito, es correcto no volver a convocarlo, sobre todo porque ha cambiado drásticamente desde sus inicios hasta la actualidad, si algo lo caracterizaba totalmente era la humildad y que siempre tenía los pies en el suelo, pero desde que empezaron las críticas más fuertes contra su persona se desvió un poco del camino y ahora está más concentrado en la polémica que en realizar anotaciones, tanto a nivel club como con el Tricolor.




El delantero tapatío que conocimos en 2010 y en 2014 es otro totalmente diferente al del 2018 en adelante, enganchándose con los aficionados y periodistas por redes sociales, viendo más por temas personales, como cuando se ausentaba de los entrenamientos del West Ham United para salir con su novia, pintándose el cabello de naranja para hacer mercadotecnia o ahora que hasta sale desnudo aceptando retos, pareciera que está fuera de sí, pero lamentablemente para él, hay desde ahora quien pueda tomar la batuta para reemplazarlo en el combinado nacional, ya que Raúl Jiménez atraviesa el mejor momento de su carrera con el Wolverhampton; además está José Juan Macías, el delantero más letal del último año en México, más la camada de jugadores que viene en camino sin olvidar a Henry Martín y Alan Pulido, que han dado la cara por los aztecas en el presente certamen.




Otras fuentes revelan que el ex Bayer Leverkusen se ha vuelto nocivo dentro del vestidor, lo cual también podría ser cierto, ya que durante su estancia con los Hammers estaba aferrado a ser el jugador mejor pagado, algo que sabían sus compañeros y no veían con buenos ojos, ya que no fue una figura precisamente, no obstante, al saber que es el máximo anotador en la historia de los verdes, todo se le habría, subido sintiéndose superior, intocable e imprescindible, lo cual no es verdad, pues se ganó la Copa Oro sin su ayuda y se han ganado juegos de la Liga de Naciones también.


Tal como lo dijo Paco Villa estos días, podría volver si ofrece una disculpa pública, pero obviamente no lo hará porque su orgullo será más grande, además cada vez salen más cosas en su contra, primero que traicionó al elemento de la FMF, que lo ayudó a meter mujeres en la famosa fiesta de Nueva York y después pagar con el mismo dinero de federación sus aviones de vuelta.




Sea cual sea la verdad, se viene un agarrón fuerte porque el romperredes del ​Sevilla tiene a varios de su lado, como Héctor Moreno, quien salió a quite tras vencer a los canaleros, argumentando que toda la información proporcionada hasta ahora es inventada, y así como él, debe haber más, pero esperemos que pronto se conozca realmente todo y si es necesario decirle adiós a Hernández Balcázar, pues adelante, jugadores van y vienen, y su momento ha llegado, lástima que será por la puerta de atrás a diferencia de otros históricos como Jared Borgetti, Carlos Hermosillo, Luis Roberto Alves ‘Zague’, Hugo Sánchez y Luis Hernández.

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!