Chicago renueva un año más el contrato del albergue de inmigrantes con Favorite Staffing a pesar de las críticas

La administración del alcalde Brandon Johnson ha renovado un controvertido contrato con la empresa de los suburbios de Kansas City que suministra personal a los albergues para inmigrantes de la ciudad, a pesar de que la empresa factura a la ciudad importantes horas extraordinarias y de que la administración dijo que tenía la intención de sustituir a la empresa por alternativas locales más baratas.

El lunes, Favorite Healthcare Staffing y la ciudad firmaron una prórroga de 40 millones de dólares hasta octubre de 2024, según el sitio web de contratación de la ciudad. Es la tercera prórroga para la empresa y le permite seguir contratando trabajadores sociales, guardias de seguridad, conserjes y otros empleados para las aproximadamente dos docenas de centros de acogida de inmigrantes que albergan actualmente a miles de solicitantes de asilo en Chicago.

La renovación se suma a los al menos 56 millones de dólares que la empresa ha cobrado desde septiembre de 2022, cuando los inmigrantes empezaron a llegar a Chicago y cuando el contrato inicial de la empresa sobre los refugios fue firmado por la predecesora de Johnson, la ex alcaldesa Lori Lightfoot.

Una reciente investigación del Tribune descubrió que, como parte del acuerdo original de la ciudad con Favorite Staffing, ésta ha pagado grandes cantidades de horas extraordinarias. Una selección de facturas proporcionadas por la ciudad a raíz de una solicitud de registros del Tribune muestra que cientos de trabajadores de Favorite Staffing registraron 84 horas de trabajo a la semana, y la mayoría de ese tiempo se pagó a una tarifa de horas extraordinarias con una prima del 50%.

A principios de febrero, por ejemplo, 36 de los 50 empleados de Favorite Staffing trabajaban al menos 12 horas al día, siete días a la semana. La factura de la ciudad por una semana a principios de febrero en ese refugio fue de casi 460,000 dólares.

En el centro de Streeterville, una semana de marzo, aproximadamente 8 de cada 10 trabajadores registraron las mismas 84 horas. Un trabajador del albergue Inn of Chicago realizó cinco turnos de 12 horas, uno de 14 horas y uno de 16 horas durante una semana a mediados de marzo. Según las facturas, sólo por su trabajo esa semana se facturaron al ayuntamiento 15,525 dólares. Otro empleado hizo turnos de seguridad de 12 horas al menos 56 días seguidos durante el invierno y la primavera.

Desde que asumió el cargo en mayo, el equipo de Johnson ha criticado las tarifas de Favorite Staffing, afirmando que el contrato era costoso para la ciudad y que planeaba eliminarlo gradualmente y contratar a organizaciones locales de base comunitaria. Esos planes no han fructificado. En cambio, su administración firmó renovaciones previas del contrato con Favorite Staffing: una poco después de su toma de posesión, otra en julio y la más reciente esta semana.

Funcionarios de la administración de Johnson no respondieron el jueves a preguntas sobre el estado de la búsqueda de un proveedor más asequible o sobre su decisión de prorrogar el contrato de Favorite Staffing, esta última no anunciada públicamente y de la que informó antes Axios.

Un representante de Favorite Staffing no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios, pero Keenan Driver, vicepresidente de la empresa, ha dicho anteriormente que la empresa cobra precios “justos y basados en el mercado” y “se compromete a trabajar para seguir prestando servicios de alta calidad para ayudar a la ciudad de Chicago a superar esta crisis”.

La jefa adjunta de personal de Johnson, Cristina Pacione-Zayas, declaró al Tribune este verano que las dos primeras prórrogas de Favorite Staffing fueron una “medida provisional... aunque sus costes sean exorbitantes, mientras esperábamos una alternativa”. Pero tras negociar tarifas más baratas con Favorite Staffing en octubre, sugirió que la empresa podría no estar en vías de desaparición y que la nueva pregunta es: “¿Cómo pasamos de Favorite, o hacemos un combo híbrido?”

De hecho, el nuevo contrato refleja las tarifas renegociadas recientemente y promocionadas por el equipo de Johnson, una medida que fue necesaria porque la ciudad contrató a Favorite Staffing para gestionar sus refugios de inmigrantes aprovechando un contrato estatal para responder a la pandemia de COVID-19.

El acuerdo estatal, que expira a mediados de noviembre, incluía puestos específicos y tarifas horarias para el trabajo de atención sanitaria de emergencia que debía proporcionar Favorite Staffing. Como la ciudad contrató a Favorite Staffing para encargarse de los albergues de inmigrantes, el contrato de la ciudad simplemente cambió los nombres de los puestos de trabajo y mantuvo las mismas tarifas salariales.

Así que antes, un “trabajador sanitario para pandemias” -pagado a 100 dólares la hora por el Estado- se convertía en “seguridad del refugio”. Con las nuevas condiciones firmadas en octubre, la tarifa por hora de un guardia de seguridad bajaba a 68 dólares la hora. Si el guardia era residente local y no necesitaba una habitación de hotel, la tarifa bajaría a 48 dólares la hora, según el contrato.

Los precios iniciales de los empleados de Favorite Staffing han llevado a varios concejales a criticar el contrato y pedir que la ciudad audite las facturas. Además del contrato de la ciudad con Favorite Staffing, también ha contratado a GardaWorld Federal Services en virtud de un acuerdo de casi 30 millones de dólares para instalar campamentos base de “yurtas” de inmigrantes por toda la ciudad.

Hasta el jueves, más de 19,000 migrantes han llegado a Chicago desde agosto de 2022, de los cuales 11,800 permanecen actualmente en los refugios gestionados por la ciudad y otros 3,300 en comisarías de policía de Chicago y en el aeropuerto internacional O’Hare.

-Traducción por José Luis Sánchez Pando/TCA