Chicago relaja restricciones con miras a un verano con más bullicio y menos aislamiento

Gregory Pratt, Chicago Tribune
·6  min de lectura

Los fanáticos de los deportes de Chicago regresarán al United Center por primera vez desde que comenzó la pandemia de coronavirus, anunciaron las autoridades el jueves, como parte del relajamiento de restricciones hacia un verano con más bullicio y menos aislamiento.

La ciudad aligera reglas contra la pandemia como el permitir una mayor capacidad de asistente a eventos en interiores en el United Center y en otros lugares, al tiempo que permite que festivales al aire libre y mercados de agricultores se expandan, como parte de un plan radical para reabrir la economía a eventos normales, anunció el jueves la alcaldesa Lori Lightfoot.

“Creo que el verano 2021 se parecerá más al de 2019 y no tanto al de 2020”, dijo Lightfoot, haciéndose eco de un eslogan común de ella mientras mantiene silencio sobre fiestas anuales muy esperadas como Lollapalooza. “Con nuestro anuncio de hoy, creo que estamos indicando que nos sentimos muy optimistas sobre cómo será el verano, incluidos algunos eventos importantes, y eso es todo lo que abordaré hoy”.

El United Center, sede de los Chicago Bulls y Blackhawks, y otros grandes recintos cubiertos podrán abrir al 25% de su capacidad. En un comunicado de prensa, los Blackhawks dijeron que su primer juego en casa abierto a los fanáticos será el 9 de mayo contra los Dallas Stars, y el de los Bulls será el 7 de mayo contra los Boston Celtics. Los grandes espacios interiores para reuniones, salas de conferencias y convenciones ahora pueden operar a 25% de su capacidad, o 250 personas, dijo la ciudad. Los grandes recintos de culto también podrán operar al 25% de su capacidad, dijo la ciudad.

Los invitados a eventos privados, como bodas, que estén completamente vacunados no contarán en los límites de capacidad si han pasado 2 semanas después de la última dosis de la vacuna, dijo la ciudad.

Los funcionarios de la administración Lightfoot también anunciaron que los festivales y eventos al aire libre de admisión general ahora pueden operar con 15 personas por cada 1,000 pies cuadrados. Los mercados de agricultores y los mercados de pulgas podrán operar al 25 por ciento de su capacidad o 15 personas por cada 1,000 pies cuadrados, dijo la ciudad.

Las restricciones reducidas de Lightfoot mantienen a la ciudad en línea con las reglas estatales. Los recientes pasos hacia la reapertura se producen después de que la ciudad pospusiera nuevas medidas debido a un aumento en los casos de COVID-19. Pero los funcionarios de la ciudad dijeron que se sienten seguros de tomar dichas medidas debido a las mejoras en las métricas, incluida una disminución en la cantidad de personas que dan positivo por el virus y la distribución continua de la vacuna.

Como parte del plan de reapertura anunciado el jueves, Windy City Smokeout, programado del 8 al 11 de julio en el United Center, será el primer festival callejero que se reanudará este año. Los funcionarios dijeron que esperan hasta 12,500 personas por día y se llevará a cabo en el estacionamiento.

El evento también contará con una ejecución temprana de las próximas reglas de pasaporte de vacunas de Lightfoot. Todos los vendedores, artistas intérpretes o ejecutantes, recolectores de boletos y el personal deberán estar completamente vacunados, dijo la ciudad. Los asistentes no vacunados deberán presentar prueba de PCR COVID negativa tomada durante los 3 días anteriores al evento.

Pero después de un anuncio a principios de esta semana de que se espera que el estado de vacunación desempeñe un papel en la admisión en ciertos eventos de verano en Chicago, Lightfoot dijo el jueves que las caracterizaciones del requisito como un “pasaporte de vacuna” son inexactas.

“No hay pasaporte”, dijo Lightfoot durante una conferencia de prensa sobre los planes de reapertura de la ciudad antes de que la comisionada de salud pública, la Dra. Allison Arwady, hizo eco de su objeción con la descripción.

En comentarios anteriores del martes y miércoles dieron a conocer un incentivo llamado “Vax Pass” que proporciona a las personas vacunadas acceso y asientos preferentes en conciertos y otros eventos. La idea, que se espera que se implemente en mayo, fue promocionada por Lightfoot y Arwady para atraer a los adultos más jóvenes a vacunarse.

El jueves, Arwady aclaró que no considera el Vax Pass como un “pasaporte de vacuna”, sino más bien como un incentivo para vacunarse.

También entre los anuncios del jueves se informó que el campo de golf en miniatura de Maggie Daley Park estará abierto nuevamente a partir del viernes, mientras que su muro de escalar se abrirá el 28 de mayo. Se reanudarán los eventos Night Out in the Parks este verano, con proyecciones de películas en 100 parques, a partir del 6 de julio. Navy Pier reabrirá parcialmente a partir del viernes con fuegos artificiales durante mayo, como se anunció a principios de este mes, y la fuente de Buckingham fluirá una vez más para comenzar el verano.

Y a partir del 11 de julio, la ciudad cerrará el tráfico de vehículos en North State Street desde Madison hasta Lake St., en domingos “selectos” durante todo el verano, para promover festividades al aire libre que estarán a cargo de Chicago Loop Alliance. En los “Sundays on State”, los cierres tendrán lugar de 7 a.m. a 11 p.m. con programación para peatones de 11 a.m. a 8 p.m., según el sitio web de la organización.

Arwady dijo que el último movimiento hacia la relajación de las restricciones se debe al progreso de las últimas dos semanas en las métricas de COVID-19 luego del tercer aumento que comenzó en marzo. Tanto el promedio móvil de siete días de casos positivos diarios como la tasa de positividad han disminuido, a 527 y 4,7%, respectivamente, según los datos del miércoles. La primera cifra aún no es la ideal, dijo Arwady, ya que prefiere un número de casos por debajo de 400. Pero la ocupación de la unidad de cuidados intensivos que también comenzó a estabilizarse en un promedio de siete días de 145 camas por día a partir del martes fue “el boleto para la reapertura”, dijo.

Arwady, junto con la comisionada de Asuntos Comerciales y Protección al Consumidor, Rosa Escareño, también predijo que si las métricas de COVID-19 continúan mejorando, la ciudad estará en camino de pasar a la fase de “Puente” del gobernador J.B. Pritzker para una mayor reapertura en dos semanas.

Cuando se le preguntó si Chicago está considerando una reapertura total, como planea hacer la ciudad de Nueva York para el 1 de julio, Lightfoot dijo que la ciudad siente que se está moviendo “en esa trayectoria”, pero su enfoque es cauteloso y basado en datos para evitar malos pasos. Arwady agregó que es probable que para el verano, si la vacunación y el número de casos continúan como hasta ahora, la ciudad puede estar en condiciones de reabrir por completo durante el verano.

Este texto fue traducido por Leticia Espinosa/TCA