‘Chicago es donde comienza todo lo más preciado para mí’, dice Obama en la ceremonia de inauguración del centro

·8  min de lectura

La inauguración del Centro Presidencial Obama, demorada durante mucho tiempo, comenzó el martes con un mensaje grabado en video del exvicepresidente de Barack Obama y actual Comandante en Jefe, Joe Biden.

Al recordar la fiesta de la victoria de Obama, celebrada en otro parque de Chicago en 2008, Biden dijo: “La esperanza y el cambio no son solo lemas y expectativas. La esperanza y el cambio son un espíritu, una convicción. Y eso es lo que representa hoy. No se trata sólo de comenzar la construcción de un nuevo edificio. Está abriendo camino en la idea misma de Estados Unidos como un lugar de posibilidades”.

Lori Lightfoot, alcaldesa de Chicago, desde el podio promocionó la “inversión transformadora” del centro presidencial.

“Esta innovación marca el próximo capítulo y un viaje que comenzó hace varios años”, dijo Lightfoot. “Tomó muchos giros, pero debido a la perseverancia, la dedicación y el arduo trabajo de muchos, hemos llegado a este día trascendental”.

En sus declaraciones, el gobernador de Illinois, J.B. Pritzker, bromeó diciendo que el secretario de estado tendrá que considerar cambiar las placas de matrícula del estado para incluir el homónimo de Obama.

“Qué emocionante es estar aquí en Jackson Park para marcar este hito histórico”, dijo Pritzker. “Gracias a todos los que han trabajado juntos para traer este segundo centro presidencial a Illinois, lo que significa que ahora se nos conoce con orgullo como la Tierra de Lincoln y Obama”.

Luego vino Michelle Obama, quien habló de sus propios vínculos con el sur de la ciudad, donde creció: “Uno de mis mayores honores es ser una orgullosa de Chicago, una hija del sur de la ciudad. Sigo liderando con ese descriptor. Lo uso con valentía y orgullo”.

Finalmente, el expresidente Obama subió al podio para hablar sobre sus primeras impresiones de la ciudad y cuántos hitos importantes —donde conoció y cortejó a su futura esposa, el nacimiento de sus hijas, su primer hogar y el inicio de su primera campaña política— todo muy cerca de ahí.

“Chicago es donde encontré el propósito que había estado buscando”, dijo. “Chicago es donde comienza todo lo más preciado para mí”.

En sus reflexiones, Obama dijo que la lección que aprendió en Chicago, que el cambio comienza desde cero, sigue siendo cierta hoy. Reconoció que tal participación de la comunidad puede ser “contenciosa”, pero es la piedra angular de la democracia, así como su próximo campus en Jackson Park.

“Mi experiencia en Chicago me hizo creer en el poder del lugar y el poder de las personas”, dijo Obama. “Esas creencias guiaron todo el camino a lo largo de mi presidencia y han dado forma a nuestra visión del Centro Presidencial Obama”.

También insistió en que el complejo, a pesar de la feroz oposición de los conservacionistas del parque a su ubicación, “preservará y mejorará Jackson Park”.

“Reunificaremos zonas verdes, plantaremos nuevos árboles y proporcionaremos un nuevo hábitat para las aves y la vida silvestre”, dijo Obama. “Pero como señaló Michelle, también vamos a abrir este parque a la comunidad”.

Antes de la palada inicial del martes por la tarde, Obama reiteró el potencial del proyecto para transformar el sur de la ciudad, con el mismo fuego idealista que catalizó su propia carrera en el servicio público hace años.

La ceremonia se llevó a cabo a pesar de una dura batalla legal contra su uso de los parques y mientras los activistas locales planeaban una protesta frente al futuro sitio del centro presidencial para pedir más protecciones de viviendas asequibles.

“Estamos listos para empezar”, dijo Barack Obama en una entrevista publicada el martes por la mañana por “Good Morning America” de ABC. “Y estoy absolutamente seguro de que cuando esto se hace… el joven que ha crecido al otro lado de la calle, o al final de la cuadra, o a unas pocas millas de distancia, ahora de repente (tiene) un lugar donde se realizan conciertos, discursos, debates y foros”.

Al concluir la ceremonia, Obama asintió con la cabeza a los jóvenes activistas de todo el mundo trabajando por temas desde el cambio climático hasta la igualdad racial, diciendo que tiene una gran fe en la promesa de la próxima generación. Luego, declaró: “Ahora, vamos a agarrar algunas palas y romper un poco de terreno”, guiando a su esposa, Lightfoot y Pritzker mientras los cuatro recogían las palas, y finalmente se removía la tierra.

El mensaje de esperanza de Obama llega a un lado sur que aún sufre por las crisis combinada de la pandemia del coronavirus, la recesión económica posterior y el aumento de los delitos violentos, así como los recientes disturbios civiles por los tiroteos policiales. Pero en su entrevista, el primer presidente negro de la nación dijo que su centro no dejará atrás a la comunidad que dio inició a su jornada política.

“Algo que quería hacer y que no pude hacer era implementar medidas de seguridad de armas más inteligentes y de sentido común en el Congreso”, dijo Obama cuando se le preguntó sobre los preocupantes homicidios de Chicago. “Pero lo que podemos hacer es potencialmente darles a los jóvenes la sensación de que hay otra forma de empoderarse. ... Esos jóvenes importan”.

El regreso de Barack y Michelle Obama a Chicago culmina un viaje de cinco años hacia una palada inicial que se esperaba que ocurriera mucho antes, con el centro programado originalmente para abrir este año. En cambio, las palas sólo tocaron el suelo el mes pasado después de que una oferta legal para detener la construcción fracasara en la Corte Suprema de Estados Unidos. El día de la inauguración está programado para 2025, pero los conservacionistas del parque determinados a lograr que la Fundación Obama reubique el campus siguen confiando en su última demanda pendiente.

Al mismo tiempo, la Coalición del Acuerdo de Beneficios Comunitarios de Obama, un grupo de activistas que exigen más protecciones para los residentes que temen que sean desplazados por el proyecto, dijo que tampoco han renunciado a su lucha. La coalición protestó junto al sitio de Jackson Park el martes, en apoyo de medidas de vivienda asequible para South Shore similares a la ordenanza del Ayuntamiento para inquilinos y propietarios de Woodlawn aprobada el año pasado.

No obstante, el 44° presidente dijo que su entusiasmo prevalece frente al retroceso local. Argumentó que la mayoría de los vecinos quieren el centro en el parque histórico intercalado entre Woodlawn y el lago Michigan.

“La verdad es que cada vez que haces un gran proyecto, siempre habrá algunas personas que dirán: ‘Bueno, mira, no queremos cambios. Estamos preocupados por eso; no sabemos cómo resultará’”, dijo Obama. “Es por eso que hemos pasado por un proceso tan exhaustivo para alentar y suscitar comentarios e inquietudes”.

La concejal Leslie Hairston, cuyo quinto distrito cubre parte de South Shore, dijo que “es un enfoque diferente” cuando se le preguntó si su vecindario requiere un acuerdo de beneficios comunitarios inspirado en el de Woodlawn. Hairston dijo que la administración Lightfoot dará a conocer un plano más detallado sobre la vivienda en South Shore en unas semanas.

“La demografía de South Shore es diferente a la demografía de Woodlawn, lo que significa que no hay terreno para construir nada en partes de South Shore, al menos de la 67 a la 71, desde South Shore Drive hasta Stony Island (Avenue)”, dijo Hairston en una entrevista antes de la ceremonia. “Toda esa tierra está llena, por lo que no tenemos los mismos problemas”.

Antes del inicio de la ceremonia del martes, se colocaron cuatro palas listas en un parche de tierra un poco al este de Stony Island Avenue, donde los camiones de basura cubrieron una cerca alta. Mientras tanto, una pequeña aeronave llevaba una pancarta que decía: “Deja de talar árboles. Muevan el CPO”, en el cielo sobre la pequeña reunión de la Fundación Obama y los funcionarios de la ciudad.

El Centro Presidencial Obama de 19.3 acres y $700 millones contendrá una torre de 235 pies de altura que albergará el museo con artefactos de la educación del expresidente, las campañas presidenciales y el mandato de ocho años en la Casa Blanca. También se construirán un foro y una plaza públicos, un centro deportivo y recreativo, una nueva sucursal de la Biblioteca Pública de Chicago, un área de juegos y una colina para trineos.

Obama se apartó de las bibliotecas presidenciales tradicionales al optar por no participar en la red de la Administración Nacional de Archivos y Registros y sus fondos. En cambio, se digitalizarán los registros oficiales de su paso por la Oficina Oval.

Un estudio económico encargado por la Fundación Obama proyectó un impacto de $3,100 millones y aproximadamente 700,000 visitantes anuales. También se crearán hasta 5,000 puestos de trabajo “directos e indirectos” a lo largo de la construcción del centro, con un enfoque en los trabajadores provenientes de los lados sur y oeste, según la fundación.

“Este proyecto nos ha recordado por qué el sur de la ciiudad y las personas que viven aquí son tan especiales”, dijo Michelle Obama en un video el viernes. “Y se reafirmó lo que Barack y yo siempre creímos: que el futuro aquí es tan brillante como en cualquier otro lugar”.

  • Este texto fue traducido por Octavio López/TCA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.