Chicago aumenta agentes tras fin de semana en el que murió menor de 20 meses

Agencia EFE

Chicago (IL), 29 jun (EFE News).- El Departamento de Policía de Chicago anunció este lunes que desplegará 1.200 agentes adicionales en la ciudad, tras el incremento de muertes en las calles y en anticipación al fin de semana del próximo 4 de julio que suele ser violento.

A partir del jueves, los policías serán repartidos en puntos "calientes" de los barrios más conflictivos de la ciudad, donde el fuego cruzado por los enfrentamientos entre pandillas rivales provocan víctimas mortales y heridos.

El superintendente de Policía, David Brown, calificó hoy en conferencia de prensa de "bastardos malvados" a quienes provocaron los tiroteos ocurridos el fin de semana pasado y que se saldaron con "pérdidas de vida sin sentido".

De acuerdo a las autoridades, entre la noche del viernes y la medianoche del lunes murieron 16 personas y otras 47 resultaron heridas por arma de fuego.

Entre las víctimas fatales se cuenta un niño de 20 meses, que murió al recibir un disparo en el pecho mientras viajaba con su madre en un automóvil en el barrio de Englewood. Según la Policía, los atacantes buscaban al padre del niño pero se habrían confundido.

También una niña de 10 años murió por una bala perdida disparada desde una calle de distancia por un pandillero, y que atravesó la ventana de su apartamento en el barrio Logan Square.

"Todos somos parte de esta ciudad y no podemos ignorar esta violencia", dijo Brown.

Por su parte, la alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, dijo tener el "corazón roto" como madre y ser humano "al ver nuestros niños asesinados".

El superintendente, que asumió hace poco más de un mes, pidió a la gente que ayude a identificar a los responsables, mientras que un grupo de activistas y empresarios ofreció una recompensa de 50.000 dólares por información.

"El silencio envalentona y empodera a quienes continúan aterrorizando nuestros vecindarios", dijo Brown.

El incremento de patrulleros durante los fines de semana históricamente violentos es una táctica que emplea cada año la policía. Aun así, el año pasado, con 1.500 oficiales extra en las calles, se registraron cinco muertos y 63 heridos de bala el fin de semana del festivo del 4 de julio.

En los primeros seis meses del año, Chicago ha experimentado un incremento de tiroteos y homicidios, comparado con el mismo período de 2019. Hasta el domingo, las estadísticas oficiales indicaban 295 homicidios (25 % más) y 96 tiroteos.

(c) Agencia EFE