Chelsea Green, la luchadora a la que la todopoderosa WWE quiso robar su nombre de nacimiento

·4  min de lectura
La luchadora Chelsea Green posa para una sesión promocional de Impact Wrestling. (@ImChelseaGreen)

No es nuevo que cuando algunos luchadores son despedidos por la WWE se encuentra con alguna sorpresa legal que lastra, en mayor o menor medida, su vuelta al ring con otra empresa de wrestling. Para empezar, la WWE tiene una famosa cláusula por la cual los luchadores no pueden firmar con ninguna otra compañía de la competencia hasta pasados 90 días de su despido. A eso hay que sumar que algunos pierden el nombre artístico con el que han saltado a la fama e incluso son obligados a cambiar de aspecto para no infringir derechos de propiedad o imagen que siguen perteneciendo a la WWE. En el caso de Chelsea Green todavía se ha ido más lejos, pues la empresa de lucha libre profesional más importante del mundo ha pretendido registrar su nombre de nacimiento. Dicho de otro modo, ha intentado ‘robarla’ el nombre tras despedirla el 15 de abril de 2021.

“Nunca pensé que tuviera que entrar en una batalla legal por mi nombre de nacimiento… Hablaré de ello mañana en el nuevo episodio de Green With Envy, tuiteó Chelsea Green, emplazando a todo el mundo a su podcast. Una historia que comenzó meses atrás, cuando la WWE despidió a una Chelsea Green que, tras superar una grave lesión de muñeca, quiso comenzar una nueva etapa en su carrera dentro de promotoras de nivel como Impact Wrestling o ROH. En la WWE no tuvo tiempo de televisión, dio tumbos y no cuajó, pero el resto de compañías se la rifan.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver una publicación de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

La carrera de Chelsea Green en WWE fue, cuanto menos extraña. Según sus propias palabras, la luchadora no paró de hacer propuestas de personajes o argumentos con los que poder dar forma a su trayectoria dentro de la compañía. Sin embargo desde los despachos rechazaron todas sus ideas, centrándose en otros nombres propios dentro de la división femenina. Incluso llegó a insinuar que su personaje de Lilly hubiera sido perfecto para desempeñar el papel de Alexa Bliss como ‘compinche desequilibrada’ de The Fiend. La WWE no lo vio claro.

Sin embargo, pese a que la empresa rechazó una y otra vez las ideas de Chelsea Green e incluso asignó a otras luchadoras para llevar a cabo argumentos similares, lo que la WWE no quiere perder tras el despido de la luchadora es su nombre. Sí, tal cual, su nombre de nacimiento. La compañía intentó registrar el nombre de Chelsea Green en agosto de 2020, algo que la luchadora, evidentemente, no consintió y para lo que no dio su visto bueno. Durante su paso por la WWE, Green utilizó diferentes nombres como Jaida, Laurel Van Ness, Reklusa o Chelsea, pero la empresa no está interesada en ninguno de ellos excepto en el de Chelsea Green. Curiosamente, el más empleado en prendas de merchandising.

Un auténtico sinsentido que acabó de una forma tan obvia como inesperada. Los fans aguardaban al episodio del podcast en el que Chelsea Green explicaría todo el litigio con la WWE, pero nunca llegaron. Hubo programa, pero no se hizo referencia al asunto, por lo que no pocos pensaron que la luchadora había recibido presiones de la compañía o de los abogados para que no se tocase el tema y no empeorar el curso legal de las cosas. Pero, saltó la sorpresa. “Probablemente os estáis preguntando por qué no hablé sobre los problemas legales relacionados con mi nombre convirtiéndose en marca. Bien, a las 9 de la pasada noche recibí una llamada diciendo que se retiraban la marca y el nombre es mío”, aclaró Chelsea a través de su cuenta personal de Twitter.

La WWE tardó en dar su brazo a torcer, pero finalmente se dio cuenta de lo irracional de privar a alguien de su nombre de nacimiento. La compañía se puso en contacto con Chelsea Green para hacerla saber que se retiraban de la batalla legal y que no tenían intención de seguir peleando, por lo que (ni que hubiera que agradecérselo) podría seguir usándolo en su carrera como luchadora, que no es más que un preámbulo a su vida más allá del ring. “Quiero ser luchadora, pero al final del día soy una mujer. En algún momento me voy a quedar embarazada y tendré bebés. Y sólo quiero tener una plataforma para cuando haga eso y me aleje de la lucha libre para poder hacer algo”, explicó en una entrevista reciente. “Eso era todo mi objetivo al llegar a la WWE: construir una marca para mí. Pero, desafortunadamente, no lo hice porque no estuve en la televisión y en realidad hice lo contrario. No gané los seguidores que pensé que obtendría, no gané la tracción, no obtuve las oportunidades”. Al menos, una vez terminada esa etapa de su vida, recuperó su nombre.

VÍDEO | Recolectores de basura mexicanos entretienen las calles con lucha libre

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.