El "check" azul de Twitter premia el odio y la desinformación

Madrid/Bogotá, 15 nov (EFE).- Cuentas en Twitter con numerosos mensajes de odio contra minorías y desinformación ostentan todavía el "check" azul de usuario verificado, después de adquirirlo por 8 dólares cuando la plataforma decidió convertirlo en un modelo de subscripción sin requisitos.

La semana pasada, la puesta en marcha del "Blue check", que antes distinguía a perfiles relevantes con la identidad verificada, desató el caos al facilitar que usuarios suplantaran a empresas y políticos, e incluso causó la caída en bolsa de la farmacéutica Eli Lilly.

Pero, a pesar de que la red social detuvo el viernes el acceso al servicio de pago Blue, EFE Verifica identificó cuentas que mantienen el "tick" azul tras comprarlo recientemente y que publican mensajes de odio y desinformación.

MANIPULACIÓN EN PERFILES CON EL "TICK" AZUL

Por ejemplo, un usuario con esa etiqueta que en su biografía de perfil aseguraba que "los medios te mienten" e hizo circular una grabación manipulada de un mitin del expresidente Barack Obama (2009-2017) en el que supuestamente se coreaban cánticos contra el mandatario actual, Joe Biden.

De la misma forma, la cuenta "@who98408150" tiene el distintivo azul a pesar de que compartió desinformación sobre el reciente atentado terrorista en Turquía y no se presenta con un nombre real en la plataforma.

El medio estadounidense Media Matters identificó otras cuentas que obtuvieron recientemente el símbolo de verificación a pesar de que en el pasado fueron suspendidas en Twitter porque difundieron contenido extremo, incitación al odio e información errónea.

Así, la cuenta contra los derechos de las personas trans Gays Against Groomers fue suspendida al menos cuatro veces en el pasado, pero ahora ostenta el símbolo azul.

MÁS DIFICULTAD PARA LOS "FACT-CHECKERS"

Para Anjana Susarla, profesora en Inteligencia Artificial Responsable en la Universidad Estatal de Michigan (EE.UU.), la nueva medida dificulta el trabajo de los verificadores porque ahora "no podrán establecer tan fácilmente qué fuentes son confiables" en la red social.

Coincide con en ese diagnóstico Giovanni Zagni, director de los medios de verificación italianos Pagella Politica y Facta News, miembros de la Red Internacional de Verificación (IFCN, por sus siglas en inglés) a la que también pertenece EFE Verifica.

Antes, cuando había un "aumento del nivel de ruido en las conversaciones en línea", "el 'tick' azul solía ser un símbolo de credibilidad", un perfil "en cuya opinión se podía confiar o tomar como la posición oficial de una figura pública, una empresa o una institución", asegura Zagni.

Sin embargo, añade, esta enseña azul "ya no significa nada" y solo eleva la atención de cuentas "spam", satíricas o imitadores, por lo que los usuarios ya "no tienen una forma práctica de saber si una fuente es confiable o no".

AUMENTO DEL CONTENIDO FALSO

Una investigación de la Escuela Fletcher de la Universidad de Tufts (EE. UU.) sobre las falsas narrativas en las elecciones de medio mandato en este país demuestra que los mensajes de odio, la desinformación y el contenido dañino han aflorado en Twitter en las últimas semanas.

Bhaskar Chakravorti, decano de Negocios Globales de esa escuela y responsable del centro "Digital Planet" encargado de la investigación, asegura a EFE Verifica que observaron un aumento de mensajes relacionados con la "pedofilia", así como narrativas contra la izquierda y el Gobierno de Biden.

Así, el día de las elecciones hubo más de "19.000 tuits" que mencionaban específicamente las máquinas de votación que funcionaron mal en el condado de Maricopa en Arizona junto con términos como "fraude" o "trampa".

MODERACIÓN DE LA CONVERSACIÓN EN LÍNEA

Después de que Musk publicara en su perfil de Twitter "el pájaro ha sido liberado", varios directivos y personas a cargo de las funciones de seguridad de contenido e información de la plataforma han sido despedidos o han renunciado.

En América Latina, donde tradicionalmente la lucha contra la desinformación en español goza de menos atención y recursos por parte de las plataformas, también hubo marchas de responsables de análisis de contenidos, seguridad y confianza.

Esa falta de personal clave ha tenido consecuencias a la hora de verificar correctamente las cuentas de Twitter o controlar los contenidos falsos que se difunden.

Según sostiene Chakravorti a EFE Verifica, "no hay capital humano suficiente" para autentificar debidamente las cuentas con el "tick" azul y comprobar que aquellos perfiles que tienen la insignia son reales.

A su juicio, el despido o renuncia de las principales figuras de la moderación de contenidos, sumado a la falta de políticas sobre "qué contenido se queda y qué se elimina", permitirá que la desinformación siga "prosperando".

El nuevo dueño de Twitter anunció tras su llegada que planteaba repensar las políticas de moderación de contenido de la plataforma, pero que no se pondrían en marcha grandes modificaciones hasta que no se formase un consejo que le asesore en este ámbito.

No obstante, la declaración en la que Musk se definía como un "absolutista de la libertad de expresión" coincidía con la marcha de los principales cargos de la empresa, así como la multiplicación de cuentas impostoras que difunden falsedades y mensajes de odio.

Ares Biescas y Beatriz Naya

(c) Agencia EFE