Venezuela: disparos y pedradas afuera del Parlamento mientras el chavismo impide otra sesión

Daniel Lozano

CARACAS.- "Hay un atentado claro. Los emboscaron brutalmente, con objetos contundentes, disparos, detonaciones. Agredieron y robaron de nuevo. Grupos armados y grupos civiles de la dictadura tomaron de nuevo la Asamblea Nacional (AN). Las Fuerzas Armadas son cómplices de los colectivos". Juan Guaidó, presidente legítimo de la AN, resumió la tercera jornada violenta ejercida por el chavismo contra el Parlamentodemocrático, una escalada que no parece tener fin y que hoy llegó al punto de convertirse en un "atentado paramilitar", según la denuncia realizada por el comisionado Humberto Prado.

Persecución, encarcelamientos, asfixia económica, apartheid social, golpes, muros militares y, ahora, atentados paramilitares. La comisión enviada por Guaidó al Palacio Federal Legislativo pretendía supervisar si se cumplían las condiciones de seguridad necesarias para llevar a cabo el pleno previsto para hoy, después de que la sede parlamentaria amaneciera tomada una vez más por un espectacular despliegue de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Los militares protagonizaron desde el 5 de enero el cerrojo "oficial" contra la única institución legitimada por las urnas en Venezuela. Pero el otro asedio, el "extraoficial", corre por cuenta de los colectivos (paramilitares) chavistas y de radicales revolucionarios, que invadieron los alrededores de la AN al ritmo de la estruendosa música salsa, de la que parecen devotos.

"Nos dejaron llegar casi al palacio porque tenían preparada una emboscada con casi 200 paramilitares, terroristas armados que intentaron lincharnos. Hubo detonaciones, el vehículo tiene unos impactos, unos parecen que son de balas. Lo grave de hoy es que todo fue amparado por las Fuerzas Armadas", denunció el diputado Carlos Berrizbeitia, vicepresidente segundo de la AN y uno de los cinco componentes de la delegación agredida.

Los famosos colectivos chavistas, que controlan la zona a su antojo desde que hace cuatro años tomara posesión la mayoría opositora, golpearon el vehículo con palos, tubos y piedras.

"Trataron de matarnos", añadió la diputada Delsa Solórzano, quien también formaba parte de la comisión junto al vicepresidente primero, Juan Pablo Guanipa, y los parlamentarios Carlos Prosperi y Ángel Palmeri.

Los vehículos de los diputados y también los de los periodistas que los acompañaban sufrieron la ira de los colectivos. Cristales rotos y los agujeros de las balas quedaron como pruebas, además de los documentos audiovisuales presentados por el Centro de Información Nacional. Varios periodistas fueron nuevamente agredidos y robados.

"A ellos lo único que les importa es mantenerse en el poder y para eso están aliados con el narcotráfico, con la guerrilla y con los paramilitares. Nosotros tenemos que levantarnos contra esto y lograr que nuestro país pueda redimirse y encontrarse con la libertad", declaró Guanipa.

Los paramilitares actuaron de nuevo con la impunidad que le reportan militares y policías, siempre cómplices de sus agresiones. La orden para todos ellos, impartida desde el alto mando boliviano, decía así, según pudo comprobar LA NACION: "White dog [forma despectiva de dirigirse a Guaidó] y sus amigos solo podrán entrar cuando convoque la junta directiva elegida el 5 de enero".

Una prueba más de la connivencia entre el chavismo y el falso presidenteLuis Parra y sus cómplices, diputados "traidores" expulsados de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y acusados de venderse a los petrodólares de los millonarios boliburgueses. Se trata de los mismos diputados "mercaderes de la política, vendidos por cuatro monedas", como los calificó el martes monseñor Víctor Hugo Basabe, obispo de San Felipe, durante la histórica homilía pronunciada en la tradicional y multitudinaria procesión de la Divina Pastora.

Como si se tratase de otro planeta desconocido, Diosdado Cabello aseguró que "el centro de Caracas es territorio libre de violencia". El presidente de la Asamblea Constituyente decidió tomar todos los días las instalaciones parlamentarias con la excusa de "importantes" reuniones y con la amenaza de que "si vienen los locos, allá viene el pueblo". Mientras tanto, el verdadero Parlamento sesionaba desde su "exilio" en el Anfiteatro de El Hatillo, en el este de Caracas.

Visita oficial de Arreaza a China

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, iniciará mañana una visita oficial de cuatro días a China durante la cual "ambas partes intercambiarán opiniones sobre la solución del asunto de Venezuela", informó el Ministerio de Asuntos Exteriores del gigante asiático.

"Creemos que esta visita ayudará a encontrar una solución política al asunto de Venezuela cuanto antes", señaló hoy el vocero del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Geng Shuang. Está previsto que Arreaza se reúna mañana con el canciller chino, Yi Wang. "Es un importante intercambio entre nuestros países este año", dijo Geng, que agregó que el vicepresidente Wang Qishan se reunirá con Arreaza.