El chavismo politiza el acceso a las vacunas con el carnet de la patria

·4  min de lectura
Un hombre muestra el carnet de la Patria, que permite adquirir alimentos y otros productos a precios subsidiados en Venezuela
Agencia AFP

CARACAS.- La tarjeta de fidelidad. Utilizada como una herramienta de control político, electoral y social, en Venezuela, se debe estar inscripto al carnet de la patria para poder vacunarse.

El chavismo usa esta credencial para el reparto de los bonos de dinero que otorga el gobierno, para la distribución de comida barata, incluso para la venta de nafta a cambio de lealtad política. Cuando llegan las elecciones, el gobierno instala “puntos rojos” junto a los colegios electorales para que los venezolanos que tienen el carnet de la Patria confirmen que han votado.

Lo mismo sucede con la crisis frente al nuevo coronavirus. El país comenzó a vacunar a la población mayor la semana pasada y el gobierno señaló que elegiría a aquellos que tuviesen dicho registro.

El primer país europeo en abandonar definitivamente la vacuna de AstraZeneca

“La credencial es un mecanismo de control electoral”, señaló Rafael Uzcátegui, coordinador general de la ONG Provea, que denunció que el gobierno condiciona y “discrimina” a los venezolanos. “Mucha gente reconoce que se trata de control político y no quieren ser parte de él”. Aquel que tenga el carnet, tendrá un derecho de preferencia para acceder a la vacunación.

Si bien todos los venezolanos y residentes en el país tienen cédula de identidad como documento oficial, no todos están registrados en este programa, creado durante el primer gobierno de Nicolás Maduro quien celebró hoy a través de redes sociales su octavo aniversario como presidente.

Maduro desmintió los rumores acerca de la falta de vacunas en el país y a la vez llamó a la población a inocularse anunciando que daría prioridad a aquellos que tengan el carnet de la Patria.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El uso de esta credencial ha sido denunciado en numerosas oportunidades por diversas ONG y miembros de la oposición. Lo mismo ocurrió en agosto de 2018 con la grave crisis de desabastecimiento de combustible, cuando Nicolás Maduro anunció en cadena nacional que aquellos no registrados, tendrían que pagar la nafta a precios internacionales. En Venezuela, los ciudadanos tienen un cupo mensual de litros disponibles para cargar combustible.

“Ni en la más cruel de las dictaduras hay discriminación para acceder a la vacuna”, dijo el líder de la oposición Juan Guaidó en una conferencia de prensa el viernes pasado.

Sin embargo, en un país con graves deficiencias económicas y sociales, algunos agradecen poder acceder a la vacuna más allá de tener que presentar el carnet de la patria.

María Rojas, un ama de casa de 63 años se trasladó muy temprano a la mañana al este de Caracas luego de recibir un mensaje de texto el día anterior, donde le informaban que había sido seleccionada a través del carnet de la Patria para ser vacunada, de acuerdo con Bloomberg.

“Estoy muy agradecida por esto”, dijo Rojas antes de recibir la primera dosis de la vacuna rusa Sputnik V. “Las cosas están muy feas allá fuera”.

Algo más que las “goticas milagrosas”

Nicolás Maduro anunció el domingo que trabaja con Cuba en el desarrollo de Abdala, su propia vacuna. Se producirán un aproximado de 2 millones de vacunas cuya fabricación comenzará a partir de agosto o septiembre, según indicó el ministerio de comunicación de ese país.

“Es una vacuna que trae buenas sorpresas y se encuentra en la tercera fase de ensayos clínicos en el oriente de Cuba, en Santiago y Guantánamo, y esa misma será aplicada en Venezuela” señaló Maduro.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo que el Carvativir es un tratamiento "complementario" para el coronavirus
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo que el Carvativir es un tratamiento "complementario" para el coronavirus


El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció en enero que el Carvativir, unas "gotitas milagrosas" son un tratamiento efectivo contra el coronavirus

Desde el inicio de la pandemia, el presidente ha dicho que la mezcla de hierbas, limón y jengibre, así la hidroxicloroquina –defendida por el presidente brasileño Jair Bolsonaro– y el Carvativir, conocido como las “goticas milagorsas”, eran remedios efectivos para la cura del coronavirus.

Venezuela recibió hoy un nuevo lote de 50.000 dosis de la vacuna Sputnik V, según anunció el ministro de salud, Carlos Alvarado, que se suma a otras 250.000 vacunas rusas y 500.000 dosis de la china Sinopharm. Al país también arribó un cargamento de un millón de tabletas del antiviral ruso Favipiravir.

El fin de semana pasado las autoridades anunciaron un pago de 64 millones de dólares para agilizar la llegada de más vacunas a través del sistema Covax y el gobierno espera usar fondos congelados en Estados Unidos para completar el pago.

OPS asesora a Venezuela y Haití sobre seguridad de vacuna

La vacunación del personal de salud comenzó en febrero, poco después de asegurarse las primeras dosis de las vacunas rusa y china. Aun existe personal sanitario que no ha tenido acceso a la vacuna. Fue a principios de abril cuando se anunció que comenzaría la vacunación de personas mayores.

Según cifras oficiales, el país registra 178.094 casos de coronavirus y 1834 muertes, aunque médicos desconfían de estas cifras y señalan que el número contagiados es mayor debido a un subregistro y bajo número de pruebas.

Bloomberg y agencia Reuters