El chavismo expresa su "absoluta solidaridad" a Lula ante "plan de la derecha"

Caracas, 9 ene (EFE).- El gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) expresó este lunes su "absoluta solidaridad" al presidente Luiz Inácio Lula da Silva ante los actos de este domingo en Brasilia, en los que partidarios radicales del expresidente de Brasil Jair Bolsonaro invadieron y destrozaron las sedes del Parlamento, la Presidencia y la Corte Suprema.

"Desde aquí, nosotros manifestamos, el PSUV, la absoluta solidaridad con el pueblo brasileño, con el presidente Lula da Silva, presidente electo por el pueblo, líder continental, internacional, líder de ese pueblo y (pedimos) que se respete lo que decidió", dijo el primer vicepresidente del partido chavista, Diosdado Cabello, en una conferencia de prensa.

Los partidarios de Bolsonaro invadieron este domingo la sede del Congreso Nacional y, sucesivamente, el Palacio de Planalto -sede del Gobierno- y el edificio del Tribunal Supremo.

Los radicales, que no reconocen el resultado de las elecciones y piden una intervención militar para derrocar al presidente Lula, causaron diversos daños dentro de las sedes de los tres poderes.

Ante los hechos, Cabello aseguró que "la derecha fascista, la derecha bolsonarista, la derecha pro imperialista, racista, no quiere y no admite que el pueblo de Brasil se pronunció y eligió como presidente constitucional al compañero Lula da Silva".

Aseveró que se trata de un "plan de la derecha en el mundo entero", dirigida por el Gobierno de Estados Unidos, y llamó a los países de la región a "encender todas las alarmas".

A juicio del número dos del chavismo, la victoria de Lula "es lo mejor" que pudo ocurrir en la región, pues su Gobierno "genera un equilibrio en América".

El asalto a los tres poderes, que sumió en el caos a Brasilia durante cuatro horas y media del domingo, ocurrió justo una semana después de que Lula asumiera la Presidencia.

Los ataques a las instituciones fueron ampliamente condenados por la comunidad internacional y por los más diversos sectores brasileños.

Según el Gobierno de Lula, han sido detenidas alrededor de 1.500 personas en las últimas 24 horas.

(c) Agencia EFE