Chavismo busca legitimarse en comicios

·4  min de lectura

José Meléndez, Corresponsal

SAN JOSÉ, Costa Rica, noviembre 21 (EL UNIVERSAL).- Fatigados por más de 20 meses de azote del coronavirus y más de siete años de abismo socioeconómico, los venezolanos podrían entregar hoy en las urnas un triunfo a los candidatos chavistas que el cuestionado régimen gobernante en Venezuela usaría como una legitimación parcial interna, pese a que está acusado de crímenes de lesa humanidad por la represión política que se le atribuyó desde 2017.

Luego de más de 20 meses de azote del Covid-19, con un acumulado oficial a ayer de 423 mil 663 casos y 5 mil 066 decesos y alertas de subregistros, y más de siete años de escasez generalizada de bienes básicos, hiperinflación y megadevaluación, el Gran Polo Patriótico Simón Bolívar (GPPSB), que aglutina al chavismo, llega como favorito para vencer al amparo del abstencionismo. En una contienda desigual entre chavistas y antichavistas con observadores de la Unión Europea y otros foros, 21.1 millones de venezolanos de sus 32 millones de habitantes podrán elegir a los 23 gobernadores de los 23 estados, 253 legisladores regionales, 335 alcaldes de igual número de municipios y 2 mil 471 concejales. Asumirán en diciembre y ejercerán por cuatro años.

Si la abstención supera 50%, en un proceso atizado por la presencia masiva de votantes entre los 6 millones de venezolanos que migraron al exterior a partir de 2014, el oficialismo afianzará su poder y prolongará el mando que logró desde 1999. "Esto es todo menos una elección", afirmó la venezolana María Corina Machado, jerarca del opositor partido Vente Venezuela, principal figura femenina del antichavismo. "Es contribuir a dar imagen de legitimidad y blanqueo al régimen criminal de Maduro para que la tiranía permanezca en el poder. Enfrentamos a un complejo sistema con soporte del crimen organizado y con fachada ideológica e intereses geopolíticos de Rusia, China, Irán y Cuba", dijo a EL UNIVERSAL.

Las elecciones son "una farsa para lavarle la cara a la tiranía", acusó, para denunciar un disparejo escenario de ventajas del chavismo. Ante las presiones económicas y políticas de EU y Europa, el presidente Maduro dijo en la semana: "Nadie va a venir a imponernos nada”, alegó que la institucionalidad democrática venezolana está "probada" y "fortalecida con libertades públicas totales y amplias".

El saldo de hoy podría simular una supuesta ruta de arreglo pacífico a la crisis en Venezuela. Otra aparente señal sería el diálogo que la Plataforma Unitaria— que reúne a un influyente bloque opositor y que, con la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), aceptó involucrarse en la cita de hoy— y emisarios de Maduro iniciaron en agosto de este año en México y se suspendió hace un mes. Pero la controversia siguió. ¿Por qué negociar en México y acudir a votar en un proceso definido por un régimen acusado en 2019 por la Organización de los Estados Americanos (OEA) en la Corte Penal Internacional (CPI) de crímenes de lesa humanidad? La CPI anunció este mes que abrió la indagación formal sobre Venezuela.

La plataforma podría ganar distintos cargos, pero su decisión de aceptar ir a una lucha en la que el oficialismo preservó el control del Consejo Nacional Electoral (CNE) y prevé triunfar con abrumadora mayoría, significaría que el antichavismo concederá al chavismo un reconocimiento implícito.

La disputa por cargos regionales será la primera con la MUD desde la de 2017, cuando Maduro ganó 18 de las 23 gubernaturas, porque se negó a hacerlo en las presidenciales de 2018 y las legis- lativas de 2020 por catalogarlas como ilegítimas, farsa, fraudulentas y sin libertad ni transparencia. "Maduro tomará estas elecciones para ganar cierto aire de legitimidad de su régimen”, adujo el politólogo venezolano Fidel Canelón, profesor de Teoría Política de la (estatal) Universidad Central de Venezuela.

"Su legitimidad no tiene que ver con las regionales, sino con las presidenciales fraudulentas en las que se reeligió en 2018", explicó Canelón a este diario. Maduro se reeligió en 2018; en enero de 2019 fue desconocido por más de 50 países y ese mes reconocieron como presidente interino a Juan Guaidó, elegido como presidente de la Asamblea Nacional. Guaidó prometió acabar con lo que definió como usurpación presidencial, dirigir un gobierno transitorio, llamar a comicios libres y volver a la democracia.

Tras ganar las legislativas de 2015 y asumir en 2016 el control de la Asamblea, los antichavistas sufrieron desde 2018 una honda fractura. Un sector rechazó dialogar e ir a comicios, otro fue complaciente desde 2018 y accedió participar en los de 2018 y 2020 y el tercero —la Plataforma— desconoció ambas jornadas. Aunque su propuesta base en México es que Maduro permita crear condiciones reales de libertad para comicios presidenciales y legislativos en fecha a pactar, la plataforma admitió que los de hoy tampoco serán justos y que hay "obstáculos graves".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.