Los chats de Fernando y Nahir con sus amigos, en el centro de la investigación por el crimen

LA NACION

La Justicia sigue sumando elementos para reconstruir el vínculo de Fernando Pastorizzo con Nahir Galarza y los chats de los jóvenes con sus amigos podrían ser una de las claves para entender cómo interpretaban la relación el chico de 20 años que murió de dos disparos efectuados por su exnovia, está detenida desde el 29 de diciembre pasado.

Los detalles del caso de Nahir Galarza

"Me llamó hasta la puerta para hablar y yo como un pelotudo fui. Me agarraron de los pelos, me empezó a dar la cabeza contra la pared y ahí casi me desmayo. Se me empezó a poner todo negro la vista y el pómulo semejante piña me metieron, tengo hinchado y los brazos y la panza todo como golpeado, así lastimado", es parte de unos de los mensajes en el que Fernando relató a un amigo la pelea del 25 de diciembre, cuatro días antes del crimen.

Esta conversación forma parte del expediente judicial, según revelaron a LA NACION fuentes de la investigación, porque fueron entregados por el amigo de Pastorizzo ya que el celular del joven muerto no pudo ser desencriptado por el perito informático de la Procuración General de Entre Río, Fernando Ferrari.

En la serie de mensajes, que fueron difundidos hoy por Telefe, Fernando relató que tanto Nahir como una amiga lo agredieron con golpes de puño y casi pierde el conocimiento.

La versión de la pelea por parte de allegados a Nahir también forma parte del expediente. En este caso, es una serie de mensajes que Nahir intercambió con una amiga, quien le habría dado un golpe a Fernando dentro del boliche.

En esa charla por Whatsapp, que se produjo horas después de la pelea, la joven detenida y acusada de homicidio doblemente agravado, le dice a su amiga que luego del cruce con Pastorizzo, este fue a su casa y le "rompió la cabeza".

¿Por qué resultan importantes los chats para la Justicia? Porque la pelea dentro o fuera del boliche no fue registrada por ninguna cámara de seguridad. "No hay comprobación fílmica de que haya existido esa pelea. Se revisaron cámaras y no se ve nada, hay un informe de criminalista en la causa que dice que no se observa nada", explicaron a LA NACION fuentes con acceso a la pesquisa.

En tanto, los investigadores están a la espera de recibir los más de mil mensajes entre los jóvenes que fueron recuperados del celular de Nahir Galarza y que están siendos transcriptos y ordenados por los peritos de la Procuraduría provincial.

Recién la semana que viene los investigadores tendrán ese material y será el momento de analizar el contenido de las charlas y cotejar con los chats que, en paralelo, mantuvieron Fernando y Nahir con sus amigos.

El chat completo entre Fernando y un amigo

Fernando.- Casi me desmayé. Filmé un video y me torturaron hasta que lo borré. Pareció película.

Amigo.- ¿Cómo que filmaste un video?

F.- Fue la hija de mil de Nahir y otra más por no querer estar con ella. Filmé que me estaban cagando a palos.

A.- ¿Te pegaron mujeres?

F.- Sí, y yo no podía hacer nada.

A.- Mandala a cagar a palo, ahre. Qué hija de re mil p.

F.- Y me decían que si hablaba me iban a salir a decir que yo les pegué.

A.- Le hubieses metido una piña por sorete.

F.- Porque está lastimada hace banda en la pierna, que se cayó no sé dónde. Iba a decir que yo fui, jaja.

A.- ¿Pero cómo te metieron, o fuiste vos y te metiste?

F.- Me llamó hasta la puerta para hablar y yo como un pelotudo fui. Me agarraron de los pelos, me empezó a dar la cabeza contra la pared y ahí casi me desmayo. Se me empezó a poner todo negro la vista y el pómulo semejante piña me metieron, tengo hinchado y los brazos y la panza todo como golpeado, así lastimado. Y lo peor que se metieron con mi familia a decir de todo mal, cosas horribles y ahí me largué a llorar y no me dejaba ir por el video. Lo borré y tampoco me dejaba porque decía que iba a hablar. Le juré que no.

A.- Jajaja, pajero, me estás jodiendo... No puede ser tan hija de p.... ¿Y te dijo que era porque vos no querías estar con ella?

F.- Llegué a la esquina y empecé a contarle a todos. Sí.

A.- Jajaja, una buena cagada a palos a esas minas.

F.- Decí que conozco a la tía, al primo. Le conté a ellos.

A.- Tienen caca en la cabeza, denunciala.

F.- Y yo no podía hacer nada.

A.- Pero pajero, está enferma esa mina.

F.- El padre es gorra, ya le dije a la tía y eso. Y ya saben que no puede salir a inventar cosas. Encima yo estaba con una chica y la agarró, le dijo de todo y se fue. Alta rabia.

A.- Jajaja, pajero.

F.- Me hicieron mierda la rodilla, acabo de ver. Con razón me dolía.

A.- Te hicieron p...

F.- Por lo menos espero que me deje tranquilo. Valió la pena mi cagada a palos si se deja de joder, pero jamás pensé que me podía llegar a hacer eso después de años.

A.- Esperemos que sí, ahí veo que para Año Nuevo te agarra de nuevo. ¿Pero no te habla ni nada?

F.- No, ni en pedo, no por suerte. Me bloqueó gracias a Dios.