¿Por qué la charla de Nancy Pelosi sobre el “sacrificio” de George Floyd es tan peligrosa?

Nylah Burton
·5  min de lectura
 (AP)
(AP)

Después de casi un año, el país finalmente recibió el veredicto en el caso contra el exoficial de Minneapolis Derek Chauvin, quien asesinó a George Floyd en mayo pasado, presionando su rodilla en el cuello del detenido durante 8 minutos y 46 segundos.

Para nuestra sorpresa colectiva, Chauvin fue declarado culpable de los tres cargos: homicidio involuntario en segundo grado (hasta 40 años), homicidio en tercer grado (hasta 25 años) y homicidio involuntario en segundo grado (hasta 10 años). Teniendo en cuenta que casi todo el mundo vio el video de Chauvin presionando su rodilla contra el cuello de Floyd mientras éste decía "no puedo respirar" y llamaba a su difunta madre, estos veredictos de culpabilidad no deberían habernos sorprendido. Pero en un mundo que continuamente permite que los oficiales de policía anden libres después de matar a personas negras como Breonna Taylor y Michael Brown, lo hicieron.

Sin embargo, lo que no fue una sorpresa fue lo rápido que los expertos y los políticos, tanto demócratas como republicanos, utilizaron este veredicto como una oportunidad para faltarle el respeto a Floyd y reformular nuestra justificada ira contra el sistema.

Por supuesto, estaban los habituales demagogos y personalidades conservadoras de la televisión. Tucker Carlson acusó a los medios de "linchar" a Chauvin . Ben Shapiro reclamó el racismo inverso. Tomi Lahren se burló de los manifestantes negros y preguntó: "¿Es seguro Foot Locker esta noche?" Defendiendo a Chauvin y aparentemente lamentando el veredicto, Bill O'Reilly tuiteó que celebrar "la destrucción de otro ser humano está mal".

Todo eso era tristemente predecible. Pero lo más decepcionante fueron las declaraciones de algunos demócratas, que reflejaron una escalofriante falta de respeto por las vidas de los negros y una peligrosa negativa a impartir la justicia real que la gente pide.

La mayoría de los políticos, incluidos el presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris, dijeron que este día y este veredicto representaba "justicia", a pesar de que Ma'Khia Bryant, de 16 años, fue asesinada por la policía de Columbus, Ohio, justo antes de que se anunciara el veredicto de Chauvin.

En un discurso el martes, Biden, el arquitecto del Proyecto de Ley contra el Crimen de 1994, que aumentó drásticamente el encarcelamiento masivo de personas negras, denunció el "racismo sistémico" y pidió al país que se "una como estadounidenses" en un "gran paso adelante en la marcha" hacia la justicia en Estados Unidos. Su declaración se produce una semana después de que condenara el "saqueo" y los "disturbios" a raíz del asesinato de un hombre negro, Daunte Wright, por un agente de policía de Brooklyn Center, Minnesota.

Leer más: Barack Obama pide “reformas concretas” tras el veredicto de Derek Chauvin

“Este puede ser un momento de cambio significativo”, dijo, sin especificar qué cambios él, como líder de la nación, pretendía promulgar. Comentarios hermosos y huecos.

La declaración más macabra provino de la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, quien en un discurso dijo: “Gracias, George Floyd, por sacrificar tu vida por la justicia. Por estar allí para llamar a tu mamá, ¿qué tan desgarrador fue eso? 'No puedo respirar'. Pero gracias a ti y a miles, millones de personas en todo el mundo que salieron por justicia, tu nombre siempre será sinónimo de justicia”.

“Sacrificio”: una palabra terrible para describir el asesinato de un hombre negro por un oficial de policía. Floyd no dio su vida voluntariamente por una causa en la que creía. Fue asesinado y debería estar vivo hoy. El alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, repitió esta declaración y tuiteó: “George Floyd vino a Minneapolis para mejorar su vida. Pero al final su vida habrá mejorado nuestra ciudad".

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

George Floyd no sacrificó su vida para que un oficial de policía pudiera ir a la cárcel. No sacrificó su vida para que un grupo de personas blancas estuvieran interesadas en leer libros sobre justicia racial de autores blancos. No sacrificó su vida para que los políticos pudieran hacer promesas vacías y sesiones de fotos ridículas con tela kente.

La verdad de la situación es muy diferente. Axios informó a raíz del veredicto sobre Chauvin que "los principales asesores demócratas y republicanos, que nunca dejarían que sus jefes lo dijeran oficialmente, dijeron en privado que las condenas habían disminuido la presión por el cambio", y señaló que el patrón establecido es dar una pequeña victoria, y luego esperar que termine la conversación.

Este veredicto no ha cambiado nada. Ma'Khia Bryant, una niña, fue asesinada. La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, que lleva casi dos años en el trabajo, se ha negado a cumplir una fracción de su promesa de reforma policial, incluso después del asesinato de Adam Toledo, de 13 años, por la policía de Chicago. Y, sin embargo, ayer tuiteó sobre George Floyd y su asesino: “En mayo de 2020, vi las imágenes desgarradoras de la vida de George Floyd extinguiéndose debajo de la rodilla de Derek Chauvin y lloré. Dije entonces y digo ahora, ser negro en Estados Unidos no puede ser una sentencia de muerte".

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Pero en el Chicago de Lightfoot, ser negro es con demasiada frecuencia una sentencia de muerte. Si está llorando, entonces ¿por qué ella, y todos estos otros líderes que hablan efusivamente de la “justicia”, no aprueban las políticas que evitarán que los negros mueran, evitarán que las madres estén de luto, evitarán que las comunidades se ahoguen en el dolor y la rabia?

Es más fácil vivir en un mundo donde los derechistas hacen bromas y ridículas falacias lógicas, y los políticos centristas hacen publicaciones obligatorias en Twitter, que vivir en un mundo que es verdaderamente justo.

George Floyd no sacrificó su vida por la justicia. El sistema lo mató, y ahora la gente que depende de ese sistema espera que este veredicto nos tranquilice lo suficiente como para dejar de exigir un cambio real. Recuerda eso hoy, cuando leas las reacciones, tanto provocativas como aparentemente bien intencionadas.

Relacionados

Entrevista al hermano de George Floyd: “Tengo que caminar donde él no pudo caminar, hablar donde él no pudo hablar, amar donde él no pudo amar”

Expolicía es declarado culpable por muerte de George Floyd

¿Cuánto tiempo estará en prisión Derek Chauvin y qué significa el veredicto de George Floyd?