La charla a solas entre Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta para bajar la tensión interna en Pro

·6  min de lectura
Mauricio Macri
Fabián Marelli

Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta suelen hablar con bastante frecuencia. Intercambian llamadas o mensajes vía WhatsApp. También se reúnen en las oficinas que el expresidente alquiló en Olivos tras su salida de la Casa Rosada. Ayer, en plena crisis interna en Pro por el armado de las listas, Macri y Larreta charlaron a solas durante unos minutos en un rincón del Galpón Milagros, en la antesala de la cumbre de la mesa nacional de Juntos por el Cambio.

Según indicaron a LA NACION fuentes de Pro, el expresidente y el jefe de gobierno porteño evitaron el tópico que provoca más fricciones entre ambos : la definición de las candidaturas en la provincia y en la ciudad de Buenos Aires. En cambio, repasaron la situación del conglomerado opositor en otros distritos del país, como Córdoba, Santa Fe o Entre Ríos. Cuentan cerca de ambos que los dos coincidieron en la necesidad de “bajar los decibeles” en la pelea por la estrategia electoral. “Tenemos que estar unidos porque enfrente está el kirchnerismo” , aseguran desde el entorno del fundador de Pro. “Hay que trabajar fuertemente por la unidad y tratar de dirimir todas las discusiones internas por consenso”, dicen cerca del alcalde porteño.

De hecho, apenas terminó el cónclave de los popes partidarios de Juntos por el Cambio, en Palermo, Larreta difundió un mensaje con un guiño a su antecesor en la Ciudad. “Como dijo ayer Macri, coincido plenamente en que lo más importante es profundizar la unidad. Más que nunca, tenemos que fortalecer el equipo y estar juntos”, escribió Larreta. Escribió en mayúscula la palabra “juntos”, para poner el acento en la necesidad de mantenerse abroquelados pese a los tironeos. Allegados a Macri destacaron la señal.

Intendentes de Pro se encolumnaron detrás de Diego Santilli en un mensaje para Jorge Macri

Macri se fue conforme del encuentro de la mesa nacional, sobre todo porque lograron ratificar la unidad del espacio y definieron no modificar el nombre del frente, una idea impulsada por Larreta que no contaba con el visto bueno del expresidente. Anoche, el fundador de Pro calificó de “positiva” la reunión cuando salía del salón de eventos Galpón Milagros, sede de los últimos concilios de la cúpula de la coalición opositora. “Claro que hay unidad”, aseguró Macri antes de retirarse.

Principales protagonistas de la pelea interna en Pro, Macri y Larreta buscaron acercar posiciones durante las últimas horas para blindar la unidad del espacio y alinear la tropa ante la irrupción de Facundo Manes, la carta que prevé la UCR en la provincia. Macri y Larreta tienen previsto mantener mañana una reunión a solas. Esa charla genera expectativas en el corazón de Pro. Pasado mañana, en tanto, Macri se juntará con María Eugenia Vidal, a quien no logró convencer de que compita en la provincia de Buenos Aires. Horas después, el expresidente viajará a Madrid, donde presentará su libro Primer Tiempo.

Macri y Larreta coinciden en la necesidad de preservar la cohesión interna para enfrentar al kirchnerismo en las próximas legislativas. Pero el vínculo que tienen hace casi veinte años atraviesa su momento más tirante. A las tensiones típicas que genera un cierre de listas y las diferencias por la estrategia electoral o el posicionamiento frente al Gobierno se suma la disputa subterránea y sigilosa entre ambos por el liderazgo de la oposición.

El expresidente cree que su principal heredero político se equivoca en adelantar la pelea por la conducción de fuerza y las candidaturas presidenciales para 2023. No entiende que para “crecer” quieran diferenciarse de él o buscan “matar” al antecesor.

Horacio Rodríguez Larreta llega a la reunión de Juntos por el Cambio
Fabián Marelli


Horacio Rodríguez Larreta llega a la reunión de Juntos por el Cambio (Fabián Marelli/)

Macri está convencido de que no se puede pensar más allá de las próximas legislativas: repite como un mantra que “sin 2021, no habrá 2023” , ya que percibe que el kirchnerismo avanzará sobre las instituciones y la Justicia si gana los comicios. “Ahí se acabó todo, nos quedamos sin libertad. La Argentina se convierte en Venezuela o Nicaragua”, exclama Macri ante los dirigentes o empresarios que lo visitan en sus oficinas d Olivos.

Cumbre: con la sugestiva ausencia de Patricia Bullrich, la cúpula de Juntos por el Cambio postergó las definiciones electorales

Convencido de que JxC no tendrá inconvenientes de ganar en la Capital, bastión de Pro, pide enfocarse en la madre de todas las batallas: la provincia de Buenos Aires. Por eso, insiste con su pedido para que Vidal revea su decisión de abandonar el distrito para volver a competir en la ciudad. Macri no comprende la jugada de la exgobernadora, a quien considera un activo vital de la oposición para la disputa con el kirchnerismo en Buenos Aires. Para Macri, es posible un triunfo en el terruño bonaerense con Vidal al frente de la lista y en modo campaña, versión 2017. Pero nota que su ahijada política no está convencida de volver a subirse al ring en Buenos Aires, porque, sospecha, aún no pudo procesar la derrota de 2019. Sin Vidal con el traje de la “leona” en la nómina, Macri es más pesimista. Y entiende que Santilli debería esperar a 2023 para cruzar la General Paz.

Reunión de Juntos por el Cambio
Reunión de Juntos por el Cambio


Reunión de Juntos por el Cambio

El futuro político de Vidal también es un factor de tensión en su vínculo con Larreta. Para el fundador de Pro, el alcalde no hizo lo suficiente para persuadir a la exmandataria provincial de que lo mejor para el espacio era que se postule en el distrito electoral más grande del país. En su entorno sospechan que al jefe de gobierno le genera múltiples beneficios que Vidal se mude a la ciudad. Le permite limitar el crecimiento de Patricia Bullrich, titular de Pro, quien aspira a liderar la boleta en la Ciudad, y contiene a los macristas que se inquietan por la posibilidad de que Larreta selle un acuerdo con Martín Lousteau por la sucesión en la Ciudad.

Mauricio Macri vs. Horacio Rodríguez Larreta: el juego de las siete diferencias para entender la interna opositora

Para Macri, cuentan en su entorno, Larreta se equivoca al pensar que la exministra se convirtió en una amenaza para su proyecto presidencial. Y le pide que, como jefe del distrito en la Ciudad, logre una lista de consenso con Bullrich, quien amenaza con forzar una interna si se confirma la postulación de Vidal. “Horacio ha hecho este enroque y tiene que hacerse cargo de que termine bien”, avisó Macri ante sus colaboradores más estrechos. Pide agotar instancias para lograr listas de unidad -una postura que lo acercó a Elisa Carrió-. Y, en caso de que no haya acuerdo, reclama que la interna sea en buenos términos, sin golpes bajos.

Patricia Bullrich

Durante las últimas horas Bullrich, ausente en la cumbre de Juntos por el Cambio, dejó trascender que está molesta con el expresidente, quien pidió “contener los egos” para evitar las peleas intramuros. Ese mensaje disgustó a la exministra. “Patricia nos dice que no se baja de la Ciudad”, avisaron desde el entorno macrista tras la foto de Larreta y Santilli con los exladeros de Jorge Macri en la provincia. Hay aliados de Bullrich que ya no descartan que decline su postulación.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.