Chaplyne: al menos 25 muertos tras ataque de Rusia a una estación de tren ucraniana

·3  min de lectura
© Dmytro Smolienko / Reuters

La cifra de víctimas continúa en alza subiendo con el correr de las horas por la agresión de las fuerzas rusas en Chaplyne. Entre las bajas hay dos niños, en tanto que otros 31 civiles resultaron heridos. Moscú afirmó que impactó un cargamento de armas ucranianas. Por su parte, la Unión Europea repudió enfáticamente este suceso y advirtió represalias. En otros asuntos, el director de la OIEA, Rafael Grossi, dijo en una entrevista a France 24 en inglés que están “muy cerca” de acceder a la planta de Zaporizhia.

Este jueves 25 agosto se conocen las consecuencias del ataque ruso que tuvo lugar el último miércoles a la estación de tren en Chaplyne, en la región de Dnipropetrovsk.

Según el último balance difundido por las autoridades ucranianas, la cantidad de fallecidos aumentó a 25, donde están incluidos dos menores, y los heridos ascendieron a 31. Esto en el marco de la conmemoración de un nuevo Día de la Independencia ucraniana.

“Un niño murió bajo los escombros de una casa. Otro, de seis años, murió en un automóvil cerca de la estación de tren”, detalló en Telegram el vicejefe de la oficina presidencial, Kyrylo Tymoshenko. El funcionario aseveró que las operaciones de búsqueda y de rescate han concluido.

Este avance del Ejército ruso fue denunciado por primera vez por el presidente Volodimir Zelenski en un discurso por videoconferencia ente el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, describiendo que los proyectiles dieron directamente contra los vagones.

“Chaplyne es nuestro dolor hoy. Haremos que los ocupantes asuman la responsabilidad de todo lo que han hecho. Y ciertamente expulsaremos a los invasores de nuestra tierra”, enfatizó el mandatario en sus declaraciones nocturnas.

Por su parte, Rusia dio su versión este jueves en la que niega que los objetivos hayan sido civiles y asevera que atacó un tren militar, dijo el Ministerio de Defensa.

Según indicó la cartera castrense en su sesión informativa diaria, un misil Iskander impactó contra el transporte ubicado en Chaplyne que se desplazaba hacia la línea del frente de la región del Donbass.

Junto con el ataque a la estación de tren, Moscú también recalcó que ocho aviones de combate fueron destruidos en bases aéreas en Poltava y Denipropetrovsk.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, repudió enfáticamente el suceso y remarcó estar “horrorizado”.

“Nuestros pensamientos están con las familias. Los crímenes de guerra no quedarán impunes”, avisó y cerró subrayando que “la solidaridad internacional con Ucrania no se rendirá”.

La OIEA se prepara para la visita a Zaporizhia

En diálogo con la versión en inglés de France 24, el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, explicó que hay un acuerdo con Rusia y Ucrania para que una misión de la entidad consiga el acceso a la amedrentada planta nuclear de Zaporizhia, algo que está “muy, muy cerca”.

Según afirmó el argentino, esta incursión, la cual calificó como “extremadamente compleja”, no recibió “objeciones políticas”.

Grossi comunicó que el viaje se daría “en los próximos días” y están trabajando en los últimos “detalles”. “No podemos arriesgarnos a que, además de la guerra, haya un accidente nuclear”, remarcó.

El funcionario recalcó que necesitan garantías de seguridad para acercarse a la zona de conflicto y celebró que exista un “reconocimiento general” de que es necesaria la presencia de la OIEA en Zaporizhia.

“Las operaciones militares se han agravado, la central se ha convertido en un objetivo que no ha quedado exento de maniobras para los militares”, cerró.

Con EFE y Reuters