La CGT aborta una avanzada kirchnerista para “escrachar” a empresarios y ratifica la marcha al Congreso

·4  min de lectura
El consejo directivo de la CGT sesionó este jueves con Daer, Moyano y Acuña a la cabeza
El consejo directivo de la CGT sesionó este jueves con Daer, Moyano y Acuña a la cabeza - Créditos: @Télam

La CGT confirmó este jueves la convocatoria a la marcha para el 17 de agosto , pero la reunión de su consejo directivo se convirtió en un reflejo de las pujas internas del oficialismo en tiempos de inestabilidad económica. Mientras que los gremios más representativos ratificaron su intención de que la protesta de dirija al Congreso, para “interpelar a toda la dirigencia política” , los sindicatos más afines al kirchnerismo propusieron, sin apoyo mayoritario, que la manifestación se direccione contra “los especuladores que alimentan la inflación” .

Máxima cautela y desconfianza en Juntos por el Cambio frente al intento del kirchnerismo de convocar al diálogo a la oposición por la crisis

Según pudo saber LA NACION, el portavoz de esa propuesta fue el secretario general de La Bancaria, el diputado Sergio Palazzo, líder de la Corriente Federal con llegada directa a Cristina y Máximo Kirchner, que propuso que la marcha se reconvierta en una suerte de “escrache” contra la Unión Industrial (UIA) y la Asociación Empresaria Argentina (AEA), aunque otros jefes sindicales con peso en la estructura de la CGT, como Héctor Daer (Sanidad) y Andrés Rodríguez (UPCN), le salieron al cruce y ratificaron la idea original.

“Nosotros no somos Grabois” , dijo uno de los jerarcas cegetistas al enfrentar la avanzada de Palazzo, deslizó uno de los presentes a este diario. De hecho, durante la reunión que tuvo lugar en el cuarto piso del histórico edificio de la calle Azopardo se escucharon cuestionamientos a la actitud “combativa” del titular de la UTEP, Juan Grabois, quien lanzó duros cuestionamientos al presidente Alberto Fernández. Ese posicionamiento es considerado “sospechoso” por los principales referentes de la CGT, agregaron las fuentes consultadas.

Tal vez por eso, Daer sostuvo al cabo del encuentro que la central obrera no se prestará a “especulaciones políticas” ni alentará la “desvalorización de las instituciones democráticas de nuestro país”. Aunque el triunviro cegetista no lo dijo con todas las letras en la conferencia de prensa, el clima político dentro del consejo directivo estuvo tomado por la preocupación ante el rumbo errático de la administración del presidente Fernández. “Todos creemos que tiene que terminar el mandato”, aclaró uno de los secretarios generales.

Una encuesta advierte que el “humor social” está en el peor momentos de los últimos 20 años

“Pese a que hubo matices (como el que expresó Palazzo), la coincidencia es que la economía expresa una realidad que solamente puede enfrentarse con la concentración de la decisión política ”, dijo otro sindicalista presente en Azopardo. Con esa lógica es que primó la idea original de dirigir la marcha hacia el Congreso, donde tienen su despacho dos de los principales referentes de la coalición gubernamental, Cristina Kirchner en el Senado y Sergio Massa en Diputados. En el parlamento reside el poder alternativo de la oposición.

“Si pretenden ser gobierno, tendrán que prestarse a una conversación en serio” , agregó uno de los cegetistas sobre la oposición, específicamente la que se congrega en Juntos por el Cambio. En el mismo sentido otro de los triunviros, Pablo Moyano (Camioneros), sostuvo que la marcha será “un mensaje a la clase política” y, a diferencia de su padre Hugo, dijo que no se trata de una movilización “ni a favor ni en contra del Gobierno”, sino para “defender las paritarias libres y el trabajo digno que se ha conseguido a través de la lucha”.

El consejo directivo de la CGT se reunió hoy en el cuarto piso del edificio de Azopardo
El consejo directivo de la CGT se reunió hoy en el cuarto piso del edificio de Azopardo - Créditos: @Télam

Pablo Moyano, más cercano al kirchnerismo en los últimos años, afirmó que uno de los “errores” del Gobierno de Alberto Fernández fue “no haber tenido la fortaleza para sentar a estos tipos en una mesa y decirles ‘déjense de joder con el salario y la comida de los argentinos’” , pero de todos modos ratificó su intención de “defender” al primer mandatario “hasta el último día de su mandato”. El delfín camionero agregó, en tono cortante: “Lo que tengamos que decirle al Presidente se lo vamos a decir en nuestras próximas reuniones”.

En este escenario dominado por la incertidumbre económica y la carencia de conducción política en el peronismo, el consejo directivo de la CGT formalizó la convocatoria a la marcha que el 17 de agosto partirá desde el Obelisco en rechazo a la “inflación” y con el reclamo de “unidad” de la coalición oficialista. De acuerdo a las fuentes, los organizadores esperan una movilización multitudinaria, que tendrá a los gremios a la cabeza y la adhesión de organizaciones sociales como el Movimiento Evita y centrales alternativas como la CTA.

“Exigimos soluciones claras y no que se especule con la desvalorización de las instituciones democráticas de nuestro país, algo que la CGT no puede permitir bajo ningún punto de vista. El gobierno fue electo democráticamente y no puede ser atacado ni por especulaciones políticas de acá, más allá de lo que piensan para el 2023, ni por especulaciones económicas en busca de una devaluación y de la suba de precios y de tarifas, que lo único que va a generar es mayor pobreza entre los argentinos”, advirtió el triunviro Daer.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.