La CFE debe ser una empresa de clase mundial: Jorge Gaviño Ambriz

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 6 (EL UNIVERSAL).- Luego que el gobierno capitalino decidió suspender la convocatoria para la construcción de una incineradora, es buena oportunidad para que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) deba convertirse en una empresa de clase mundial, con la construcción de una planta termovalorizadora en la Ciudad de México, sostuvo el diputado local del PRD, Jorge Gaviño Ambriz.

"No es necesario que sea negocio de particulares, pues al Gobierno de la Ciudad le cuesta dos mil 500 millones de pesos anuales tirar la basura en el Estado de México y Morelos, pagando a dueños de terrenos privados y contaminando nuestros mantos freáticos", resaltó el legislador.

Añadió que en vez de usar carbón para deshacerse de las más de 13 mil toneladas de basura que diariamente genera la Ciudad de México, como es la intención del Gobierno capitalino, "la CFE debería modernizarse y convertirse en una empresa de clase mundial con la construcción de una planta termovalorizadora", enfatizó.

Explicó que esa planta termovalorizadora, no la incineradora que pretenden construir, podría levantarse en el Bordo Poniente, así se evitaría la contaminación de las barrancas, con la disposición de miles de toneladas de desechos que se generan en la CDMX.

Por ello, el también vicecoordinador del PRD en el Congreso local presentó este jueves un punto de acuerdo, para que la titular de la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México (Sedema), Marina Robles García, explique el proyecto sobre el tratamiento y disposición final de la basura, que fue referido en una convocatoria, pero que fue cancelada por falta de información y estudio.

El legislador señaló que se debe conocer los lineamientos del proyecto ecológico más importante de los últimos tiempos en la CDMX, pues va a tener incidencia durante 30 años, además que sería la primera planta de termovalorización en América Latina.