Cercan el Centro Histórico de Querétaro para evitar tumultos

·3  min de lectura

QUERÉTARO, Qro., abril 1 (EL UNIVERSAL).- Desde la madrugada del miércoles, el gobierno municipal de Querétaro instaló varios metros de vallas metálicas a lo largo del andador 5 de Mayo y en algunos metros de la calle Corregidora en el Centro Histórico.

Tanto las autoridades municipales, como los locatarios establecidos del Centro Histórico señalan que la instalación de estas vallas corresponde a dos propósitos: el primero, disminuir las aglomeraciones de gente en la zona, y el segundo, evitar que los artesanos y ambulantes se instalen, como lo han hecho desde hace seis meses.

Sin embargo, la colocación de dichas vallas no ha impedido que los ambulantes y artesanos se instalen en la zona, pues apenas transitadas las primeras horas de este miércoles, los vendedores llegaron al lugar para comenzar sus ventas.

En entrevista previa a la instalación de este cerco, el secretario general de gobierno de la capital queretana, Tonatiuh Cervantes, informó que durante este periodo vacacional se va a desplegar una fuerza de hasta 100 elementos del área de Inspección y Protección Civil para reforzar los operativos de supervisión en iglesias, mercados, restaurantes y espacios donde pudieran haber aglomeraciones.

El objetivo primordial, refirió, es vigilar que se cumplan las medidas de higiene generales y las relacionadas al escenario B.

Por su parte, Antonio Torres, presidente de la Alianza por el Centro Histórico, que representa a los locatarios establecidos en el primer cuadro de la ciudad, se dijo conforme con la instalación de estas vallas metálicas y espera que con eso se solucione tanto la aglomeración de personas, como la instalación de los ambulantes.

Señaló que de acuerdo a lo acordado con las autoridades, ese cerco permanecerá por tiempo indefinido, hasta que el conflicto entre comerciantes ambulantes y establecidos se resuelva.

"Hemos pedido a la autoridad que esa zona debe estar despejada porque nuestro principal objetivo es disminuir los casos de Covid, y estas aglomeraciones que se presentan en el andador 5 de Mayo vienen a romper este esquema de trabajo, lo primero es la salud, esa fue nuestra primera petición, liberar la zona de restaurantes, que de alguna manera es la zona donde se pueden dar más contagios.

"Y la segunda parte es el reglamento en el Centro Histórico, obviamente el comercio informal rompe ese reglamento, entonces esas son las dos causas que esperamos que se solucionen, nosotros ya sabíamos de este operativo, siempre hemos trabajado en coordinación con las autoridades".

Las vallas se instalaron frente al Palacio de Gobierno y parte del andador 5 de Mayo, también se colocaron frente al templo de San Francisco, por lo que la fachada de la iglesia se encuentra despejada de comercios irregulares.

Las vallas se colocaron al centro del andador, para marcar dos flujos de circulación distintos para los turistas, también se colocaron flechas en el suelo. No obstante, a pesar de la reducción del espacio por la colocación de dichas vallas, los ambulantes y artesanos se colocaron en las laterales y también en el centro del mismo andador.

Antonio Torres señala que durante las vacaciones por Semana Santa se instalará en el Jardín Guerrero una feria artesanal y que, según indicaciones de las autoridades, los artesanos de 5 de mayo están invitados a unirse a este mercado para exhibir su mercancía.

Este conflicto entre ambulantes y locatarios establecidos tiene al menos 4 meses, pues desde finales del año pasado, un número pequeño de artesanos se instaló en el andador para protestar por la falta de apoyos de parte del gobierno. No obstante, el número de ambulantes aumentó y ahora son aproximadamente 400 de estos vendedores, según cálculos de los propios locatarios del andador.

Los comerciantes establecidos ya han pedido a las autoridades una solución al problema del ambulantaje, pues denuncian que la competencia entre ambos tipos de comercios es desleal, debido a que un grupo paga impuestos, renta y licencias de funcionamiento, mientras el otro grupo no paga ningún tipo de impuesto.

Los artesanos, por su parte, advierten que no se moverán hasta que las autoridades respondan a sus peticiones para mejorar sus condiciones laborales.