CEPAL pide al mundo ayudar a Venezuela por coronavirus

GISELA SALOMON

MIAMI (AP) — La Comisión Económica Para América Latina y el Caribe (CEPAL) vaticinó el jueves que la crisis humanitaria de Venezuela se agravará aún más por la pandemia de coronavirus, y exhortó a los organismos multilaterales a pensar en la población y ofrecer ayuda a la nación sudamericana.

“Necesitamos entender que existe una necesidad urgente de ayuda humanitaria” en Venezuela, dijo Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL, quien también pidió a Estados Unidos que levante las sanciones económicas que ha impuesto a ese país para ayudarle a capear el coronavirus.

“La comunidad internacional debe pensar en la gente... No podemos dejar a nadie de lado en esta crisis”, sostuvo en una conferencia telefónica sobre los efectos del coronavirus en Latinoamérica organizada por El Diálogo Interamericano, un centro de análisis e intercambio político con sede en Washington.

Las declaraciones de la ejecutiva de la CEPAL tienen lugar dos días después que el Fondo Monetario Internacional rechazó una sorpresiva solicitud de Venezuela de un préstamo de emergencia por hasta 5.000 millones de dólares para combatir el nuevo coronavirus.

El gobierno venezolano ha reportado hasta ahora 42 personas contagiadas.

Venezuela ha criticado al FMI y otros organismos internacionales, pero el pedido del gobierno socialista de Nicolás Maduro deja al descubierto el estado precario de las finanzas de su país en momentos que enfrenta también una fuerte caída de su producción petrolera, y sanciones económicas impuestas por Estados Unidos.

Desde hace seis años Venezuela enfrenta una recesión que se agravó el 2019 a raíz de la crisis política generada por el enfrentamiento entre el gobierno y la Asamblea Nacional, de mayoría opositora. La desbocada inflación, que cerró el año pasado en 9.000%, y la escasez de alimentos y bienes básicos golpean desde hace varios años a los venezolanos y tienen al 94% de la población con ingresos insuficientes para cubrir el costo de la vida, según reveló una encuesta del 2018 que elaboraron las tres principales universidades del país.

La crisis humanitaria se manifiesta también ante dificultad para conseguir alimentos y agua, la falta de medicamentos e insumos médicos, y la frágil situación de los hospitales.

Bárcena dijo que Estados Unidos debería levantar las sanciones económicas que ha impuesto a Venezuela, por que si continúan “la gente no tendrá acceso a suministros ni remesas”.

Las sanciones de Washington afectan a la compañía petrolera venezolana y a decenas de figuras del entorno de Maduro, incluyendo al propio gobernante. También impiden el acceso de Venezuela a fuentes de financiamiento internacional.

Tras destacar que Venezuela también siente el impacto de la caída de los precios del petróleo, Santiago Levy, experto del centro de investigaciones The Brookings Institution y exviceministro de Finanzas de México, coincidió con la directiva de la CEPAL.

“Todas las sanciones relacionadas con la salud, medicinas y ayuda humanitaria deberían ser suspendidas”, expresó Levy. “Y si los bancos multilaterales como el BID (Banco Interamericano de Desarrollo) y el Banco Mundial, no son capaces por otros motivos de canalizar los recursos, entonces deberíamos usar los canales de las Naciones Unidas”, dijo tras considerar que Venezuela debería recibir la misma ayuda que otros países.

“Este no es momento de sanciones”, aseguró.

El mismo jueves, el presidente Nicolás Maduro aseguró en la televisión estatal que Estados Unidos recrudeció la persecución de embarcaciones y aviones con destino a Venezuela en medio de la pandemia del COVID-19, aunque no ofreció pruebas.

-----

Contribuyó con esta nota la periodista de The Associated Press Fabiola Sánchez, desde Caracas.