La cepa de Manaos empieza a hacer estragos en otro país vecino a la Argentina

·3  min de lectura
El Ministerio de Salud de Paraguay advirtió que la variante brasileña no es más mortal, pero sí más contagiosa, lo que podría agravar aún más la crisis del sistema sanitario
Jorge Saenz

ASUNCIÓN.- La nueva cepa del coronavirus surgida en Manaos, Brasil ya circula en varios departamentos de Paraguay, anunció este jueves el Ministerio de Salud, que atribuyó a esa causa el alto nivel de contagios en el país desde hace semanas.

”Ya contábamos con altas sospechas. Hoy, en diferentes departamentos del país está circulando la variante brasileña. En algunos laboratorios, la mayoría de los casos pertenecen a esa cepa”, dijo Guillermo Sequera, director de Vigilancia de la Salud. Pese a ello, por ahora descarta el cierre de la frontera binacional de más de poco menos de 1400 kilómetros.

Colapso en Brasil: el gobierno admite que las muertes “sobrepasaron el límite del sentido común”

El funcionario señaló que la circulación de esta variante es la causa del número creciente de casos de Covid-19 que se han registrado en Paraguay en las últimas dos semanas, y que ha generado el colapso del sistema sanitario, con la ocupación total de las camas de terapia intensiva.

La cepa del coronavirus hallada en Manaos, denominada P.1, “tiene un ritmo de contagio de casi el triple de lo habitual”, puntualizó Sequera, quien aclaró que las medidas de prevención “son las mismas”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“Los cuidados se mantienen igual, y también el tratamiento que reciben los pacientes”, destacó. Para intentar frenar el avance del virus, el gobierno anunció el miércoles medidas de restricción a la circulación desde este sábado hasta el domingo 4 de abril, entre las 20 y las 5 de la mañana.

“Es un laboratorio”: origen de una cepa, cómo está Manaos en medio del colapso de Brasil

De un promedio menor a diez fallecidos por día en enero, los decesos treparon a entre 40 y 50 diarios esta semana. En tanto, el promedio de contagios subió a unos 2500 por día. El pronunciado aumento elevó el descontento entre los paraguayos, muchos de los cuales responsabilizan al gobierno de Mario Abdo Benítez. La crisis incluso dejó al mandatario al borde del juicio político, finalmente rechazado en el Congreso.

El total de casos en el país desde el inicio de la pandemia llegó a 200.823 hoy, mientras que el número de muertes ascendió a 3869. Brasil, que se ubica en el primer lugar en muertes por Covid-19 en la región (más de 300.000), se convirtió en una preocupación y riesgo para los países limítrofes.

La frontera de Paraguay con Brasil, de 1365 kilómetros, permaneció cerrada durante unos siete meses, hasta octubre del año pasado, cuando el presidente Mario Abdo Benítez decidió reabrirlas ante la presión de los comerciantes de las ciudades limítrofes Pedro Juan Caballero y Ciudad del Este. El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, también solicitó a su colega y amigo Abdo Benítez que rehabilitara los pasos fronterizos.

Entre tanto, el ministro de Salud, José Borba, informó que los hospitales “están saturados” y el gobierno trabaja para la apertura de nuevas salas de terapia intensiva. En Paraguay hay 2001 pacientes con coronavirus internados, de los cuales 405 están en salas de terapia intensiva. Borba asumió hace dos semanas tras la renuncia de su antecesor, Julio Mazzoleni, debido a las protestas contra la política sanitaria del gobierno de Abdo Benítez, que removió a varios miembros de su gabinete.

Borba comunicó este jueves que se suspendió el arribo de un lote de vacunas del programa Covax Facilit ante lo cual el gobierno “está explorando todas las opciones para traer vacunas”.

Agencias AFP, ANSA y Télam