Hay una nueva cepa de ómicron más contagiosa y está en Miami-Dade. Esto es lo que sabemos

·5  min de lectura
Daniel A. Varela/dvarela@miamiherald.com

La Florida ha detectado \sus tres primeros casos de una subvariante de ómicron que está ganando terreno rápidamente, con los tres casos encontrados en Miami-Dade, confirmó un laboratorio médico.

Premier Medical Laboratory Services informó el martes que identificó los tres primeros casos de la cepa BA.4 en Miami-Dade. Además, los casos de otra subvariante de ómicron, la BA.5, han aumentado rápidamente en el sureste.

Los expertos dicen que estas variantes tienen más posibilidades de evadir las vacunas y las inyecciones de refuerzo.

BA.4 y BA.5 se clasifican como “variantes de preocupación” por la Organización Mundial de la Salud, lo que significa que muestran evidencia de mayores tasas de transmisión y el aumento de las hospitalizaciones o muertes.

Premier Medical afirma que las variantes BA.4 y BA.5 pueden ser la causa del aumento de los casos de COVID-19 en Estados Unidos y en la Florida.

En los últimos siete días, la Florida ha añadido 10,081 nuevos casos de COVID-19 y 24 muertes por día, según los cálculos del Miami Herald de los datos publicados por los CDC. Esta cifra es superior a la del período anterior de siete días , cuando el estado añadió 9,579 nuevos casos y 22 muertes por día a finales de mayo, según los cálculos del Herald de los datos de los CDC.

Miami-Dade tiene un alto nivel de riesgo comunitario de COVID-19, uno de solo el 7% de los condados, distritos o territorios de Estados Unidos que llevaban esta designación a partir del 2 de junio, según los CDC.

Los CDC recomiendan usar una mascarilla en público y en el transporte público, estar al día con las vacunas contra el COVID-19, incluidas las de refuerzo, y someterse a pruebas si se tienen síntomas. Y si tienes un alto riesgo de contraer COVID, debes tomar otras precauciones que se enumeran aquí, dicen los CDC.

¿De dónde proceden estas variantes?

Las subvariantes BA.4 y BA.5 se notificaron por primera vez en Sudáfrica en enero y febrero, respectivamente, y ahora son las dominantes allí, según el Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades.

A finales de mayo, la subvariante BA.4 se había identificado en 30 países y la BA.5 se había detectado en 32 países, según Premier Medical.

¿Qué dominantes son las variantes?

Aunque el par no está cerca de convertirse en las subvariantes dominantes en el país, están aumentando exponencialmente más rápido que otras, según los cálculos del Miami Herald de los datos de los CDC.

La subvariante ómicron BA.2.12.1 sigue siendo la más dominante en Estados Unidos, ya que se calcula que representa el 62.2% de los nuevos casos en la semana que terminó el 4 de junio, según los datos de los CDC. La variante representa el 65.7% de los nuevos casos en el sureste, que incluye Alabama, la Florida, Georgia, Kentucky, Mississippi, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Tennessee.

Esta variante se convirtió recientemente en la cepa dominante hace dos semanas.

En términos de aumento, la BA.5 está superando al resto en el sureste. Estas son las cifras de las variantes en la última semana:

▪ En la semana que terminó el 28 de mayo, la BA.5 representaba 5.3% de los nuevos casos en el sureste, según los datos de los CDC. A la semana siguiente, la variante era 9.1% de los nuevos casos.

▪ En la semana que terminó el 28 de mayo, la variante BA.4 representaba 2.4% de los nuevos casos. A la semana siguiente, la variante había saltado al 3.9% de los nuevos casos.

▪ En la semana que terminó el 28 de mayo, BA.2.12.1 representaba63% de los nuevos casos. A la semana siguiente, la variante era el 65.7% de los nuevos casos.

▪ En la semana que terminó el 28 de mayo, la variante BA.2 representaba el 29.2% de los nuevos casos. A la semana siguiente, la variante solo representaba 21.2% de los nuevos casos.

¿Las nuevas subvariantes son más peligrosas que otras?

Los expertos no esperan que BA.4 y BA.5 sean más graves que ómicron y sus subvariantes.

Los datos disponibles sugieren que cualquier inmunidad que la gente tuviera de la vacuna o de una infección previa de COVID-19 podría no ser tan eficaz para proteger contra las nuevas subvariantes, en comparación con las otras variantes de ómicron, dijo Mary Jo Trepka, epidemióloga y profesora de la Universidad Internacional de la Florida.

“Preocupa que a nuestro sistema inmunitario le resulte más difícil combatir estas variantes. Eso es lo que nos dice la información del laboratorio”, dijo Trepka. “Queda por ver qué va a pasar en la realidad”.

Trepka agregó que es demasiado pronto para decir si las variantes darán lugar a una infección de COVID más grave como la que causó el ómicron en el invierno. A principios de enero, la Florida reportó a los CDC 76,887 nuevos casos de COVID-19, el mayor aumento registrado en un solo día en el estado para la pandemia en ese momento.

Trepka señaló que la gente tiene una herramienta para ayudar a combatir los virus: La vacunación.

Incluso si las vacunas no funcionan tan bien en estas subvariantes, sigue siendo una protección, dijo.

“Y por eso, si no está vacunado todavía, definitivamente se beneficiaría de ello”, dijo Trepka. “Si aún no se ha puesto la vacuna de reactivación, debe hacerlo”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.