Centros de testeo: calor y espera, la nueva postal de la pandemia

·4  min de lectura
En la Plaza del Periodista, en San Justo, funciona uno de los operativos Detectar
Gerardo Viercovich

La tercera ola de Covid-19 en la Argentina ha devuelto la pandemia a una suerte de revival de un pasado que parecía haber quedado atrás. En tan solo un mes, los casos diarios se dispararon y pasaron de 1881 (1° de diciembre) a los 50.506 que se notificaron hoy. Como causa y también consecuencia, cada vez más personas que tienen contacto estrecho con familiares, amigos o conocidos que están contagiados, tienen síntomas o por el simple hecho de querer irse de viaje se van a testear. Algo de eso se ve en uno de los centros de hisopados de San Justo, partido de La Matanza, donde se hacen entre 800 y casi 1000 tests de antígenos diarios. Allí, el mes pasado, solo se realizaban 200.

Coronavirus: ¿cuándo es necesario hisoparse o hacer aislamiento? Esto dicen los expertos

Ayer testeamos a alrededor de 1000 personas y hoy posiblemente lo superemos. En promedio, tomando las últimas semanas de diciembre, arriba de un 40% da positivo. En noviembre, el máximo de testeos era de 200, de los cuales unas 25 personas resultaban estar contagiadas y en el peor de los casos. Esto representa un incremento considerable, pero debemos remarcar que una población vacunada tiene bajo riesgo de sufrir graves consecuencias”, describe Agustina Repetto, médica miembro de la Dirección Nacional de Emergencias Sociales (Dines), y una de las encargadas de llevar adelante el proceso de los resultados de los antígenos en esta ciudad bonaerense.

Este puesto del operativo Detectar funciona desde febrero pasado, en la Plaza del Periodista, situada entre las calles Tomás Justo Villegas y Zapiola. Al camión sanitario ambulante (donde se atienden a los pacientes) que ya estaba, se acaba de sumar un nuevo tráiler para contener el aumento de la demanda de testeos. Los potenciales infectados llegan hasta aquí sin turno. Además, no es necesario ser vecino de la zona. De hecho, todos los días llegan personas de diversas partes de la provincia que son atendidas por el personal médico, enfermero y municipal desde las 8.30 hasta las 14, un período que durante los últimos días tendió a extenderse por una hora más.

Largas filas para testearse en San Justo
Gerardo Viercovich


Largas filas para testearse en San Justo (Gerardo Viercovich/)

No solo el aumento de contagios obligó a sumar personal e insumos a las postas de testeos. Las altas temperaturas registradas en los últimos días también representaron un desafío para llevar adelante los operativos. Como el puesto de la Plaza del Periodista se encuentra al aire libre y en algunas partes hay poca sombra, hubo que instalar carpas para resguardar a las personas que necesitaban hisoparse y luego aguardar el resultado.

“Las carpas las sumaron hace un día. La verdad que el calor es insoportable, pero al menos este centro de testeo trabaja rápido. El resultado lo podés tener en 20 minutos y, en el peor de los casos, podés llegar a esperar hasta 40, pero no mucho más. Al menos acá, está funcionando. Viene mucha gente, pero no se desborda. En otros centros sé que hubo personas que ni siquiera pudieron testearse después de esperar horas”, indica Jonathan, un vecino de 31 años que fue a testearse y dio positivo.

“Vinimos a testearnos porque tenemos que viajar. Es para resaltar la labor del personal sanitario, no solo por su profesionalismo, sino por el trato”, cuenta una pareja de adultos mayores, mientras aguardaba su turno en una de las áreas de espera casi sobre la hora de cierre. Otra mujer, en cambio, se lamentaba por no haber llegado antes “ya que en un momento decidieron dejar de testear” y tiene a su cuidado a una persona internada con problemas respiratorios.

Coronavirus: Mendoza ofrece como refuerzo la Sputnik, pero hay resistencia para aplicársela

Funcionamiento

“Puede venir quien sea y de donde sea. Acá viene gente de todos lados. En La Matanza, es uno de los pocos Detectar que soportó el aumento exponencial de la demanda en su totalidad”, destaca Repetto. Y añade: “Los contagios van a seguir ocurriendo, pero lo importante es ver que se redujo la gente que, lamentablemente, queda en el camino y aquellas personas que necesitan ser derivadas a una internación. Hoy hay cepas menos agresivas y gente más inoculada, por lo que hay que seguir avanzado con los esquemas de vacunación y las dosis de refuerzos”.

El operativo Detectar, en San Justo
Gerardo Viercovich


El operativo Detectar, en San Justo (Gerardo Viercovich/)

Si bien en un momento se utilizó el método de PCR para constatar los positivos de los test rápidos para “comprobar la cepa”, hoy esta posta sanitaria solo trabaja con controles de antígenos. Por otra parte, en cuanto al rango etario, las enfermeras y el personal médico mencionan que han hisopado “desde bebés hasta personas de más de 90 años”, pero que predomina un perfil más joven de entre 16 y 30, que “suelen ser lo que más positivos tienen”.

Según Noelia Herrara, una de las 300 agentes del Programa Sanitario de La Matanza y una de las coordinadoras de esta posta Detectar, “aquí no se registraron grandes altercados. De entrada, se consulta a la persona la cantidad de dosis de vacunas aplicadas, una vez tomado el turno se divide a los asintomáticos de los que tienen síntomas, se hacen asistencias para evitar descompensaciones por el calor, se da prioridad en el tráiler nuevo a la gente mayor, discapacitada o embarazadas y –en el caso de resultados positivos– se ve compromiso con llevar adelante el aislamiento, algo que en otras oportunidades no era tan así”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.