Centroamérica enfrenta bomba de tiempo por doble amenaza de dengue y coronavirus

Noe LEIVA
1 / 3

Trabajadores fumigan contra el Aedes aegypti, el mosquito que transmite el dengue, en un barrio de Ciudad de Panamá el 18 de abril de 2020

Trabajadores fumigan contra el Aedes aegypti, el mosquito que transmite el dengue, en un barrio de Ciudad de Panamá el 18 de abril de 2020 (AFP | Luis ACOSTA)

Centroamérica enfrenta una bomba de tiempo" con los crecientes casos de dengue, que repuntan en la temporada lluviosa que comienza ahora, mientras sus sistemas de salud se mantienen en alerta ante la expansión del nuevo coronavirus.

La región suma en lo que va de 2020 más de 23.000 casos de dengue y al menos 22 muertos. La misma enfermedad dejó el año pasado 255 muertos de los cerca de 192.000 contagiados.

En tanto la COVID-19, que ha azotado al mundo entero, registra más de 8.300 contagios y 260 muertos en los seis países de Centroamérica en su mayoría en Panamá, con más de 6.000 casos.

Honduras también muestra una elevada letalidad por el nuevo coronavirus, con más de 60 muertos en más de 700 casos.

Los países centroamericanos en su mayoría han adoptado drásticas medidas para contener la propagación del nuevo coronavirus, con acciones que incluyen cuarentenas y cierres de fronteras.

Honduras registra en lo que va del año cerca de 11.000 hospitalizados y nueve muertos por dengue, y es el más golpeado del istmo por el mal propagado por el mosquito Aedes aegypti, que en 2019 dejó 180 muertos en 113.000 enfermos en el país.

El año pasado colapsaron al menos 30 hospitales públicos de Honduras por la saturación de pacientes de dengue, aunque la afluencia ha bajado en lo que va de 2020, según fuentes médicas.

- Región en alerta -

"La incidencia de dengue ha disminuido pero siempre nos mantenemos en zona de alarma", dijo a la AFP Valeska Mejía, jefa de enfermería del hospital Roberto Suazo Córdova de la comunidad de La Paz, 40 km al norte de Tegucigalpa.

Ese hospital con 124 camas tuvo que habilitar la capilla y los pasillos para albergar el año pasado a los internados por dengue, que provoca fiebre, náuseas, erupción en la piel, debilidad general y dolor muscular y de cabeza.

En su versión hemorrágica puede resultar mortal.

Con una población de 46.000 habitantes, la comunidad de La Paz registra dos personas contagiadas del nuevo coronavirus, pero no han requerido hospitalización.

Este año El Salvador ya registra seis muertos por dengue en casi 3.900 casos, mientras 2019 cerró con 14 muertos en 6.000 hospitalizados.

El año pasado, en Guatemala murieron 40 personas en 50.600 casos de dengue y en lo que va del 2020 han muerto cinco pacientes en 3.300 afectadas.

Costa Rica registra en 2020 un total de 1.760 casos de dengue, contra 9.400 el año pasado, mientras que Panamá lleva dos muertos y 2.300 contagiados este año, frente a cinco fallecidos y 9.200 casos en 2019.

Autoridades sanitarias del istmo desplazan brigadas para orientar a la población a evitar acumular agua en cubetas, latas, botellas, floreros o llantas abandonadas, que puedan convertirse criaderos del mosquito vector de la enfermedad.

En "lugares donde amerite" se realizan tareas de nebulización para eliminar el mosquito, explicó a la AFP Ana Lucía Gudiel, vocera del Ministerio de Salud.

- La pandemia del coronavirus -

"No bajemos la guardia contra el dengue, aunque el coronavirus nos está afectando y está teniendo impacto en la población. Aprovechemos estos períodos de cuarentena para hacer limpieza continua en nuestros hogares", instó Gustavo Urbina, técnico de la unidad de vigilancia del Ministerio de Salud hondureño.

Los pobladores centroamericanos están sometidos a medidas de aislamiento social impuestas por los gobiernos para atenuar la propagación del COVID-19, ante sistemas sanitarios endebles que, en algunos casos, están a punto de desbordarse.

Los gobiernos corrieron a construir hospitales, como en el caso de El Salvador, o a improvisar salas de atención en edificios y centros deportivos en otras naciones.

"Estamos en un momento difícil donde el país enfrenta el COVID-19, pero lamentablemente las demás enfermedades continúan su ciclo, es por esto que hacemos un llamado a la población para que nos ayuden en sus casas con la eliminación de criaderos", sugirió también Rodrigo Marín director de Vigilancia de la Salud de Costa Rica.