Centro de Huracanes vigila dos ondas tropicales

·2  min de lectura

Tras una semana ocupada, la cuenca del Atlántico se ha calmado y el Centro Nacional de Huracanes (CNH) ahora solo se mantiene ocupada con dos ondas tropicales que mantiene bajo observación. Ambos tienen bajas probabilidades de desarrollarse, al menos por el momento.

Primero, una onda tropical que se mueve desde la costa oeste de África está produciendo un área de lluvias y tormentas eléctricas desorganizadas, dijo el CNH en su actualización de las 8 a.m. La onda se encuentra en un entorno marginalmente favorable. Los especialistas en huracanes le dieron un 20% de posibilidades de convertirse en una depresión tropical o tormenta en los próximos cinco días.

En segundo lugar, otra onda a unas 1,000 millas al este de las Islas de Barlovento está produciendo una gran área de lluvias y tormentas eléctricas desorganizadas. El desarrollo gradual es posible a medida que avanza hacia el oeste. Tiene un 20% de posibilidades de desarrollarse en los próximos cinco días.

Si ambas se convirtieran en tormenta tropical, la primera se llamaría Fiona y la segunda sería bautizada como Gaston.

La semana pasada, los huracanes Danielle y Earl se desvanecieron después de convertirse en los dos primeros huracanes de la temporada y el último de los cuales provocó el estatus de huracán mayor antes de convertirse en una tormenta extratropical. Ninguna tormenta tocó tierra. Aunque, Danielle proporcionó a las Bermudas vientos y lluvias con fuerza de tormenta tropical.

Actualmente, la temporada de huracanes se encuentra en medio de la época más activa de actividad tropical, entre mediados de agosto y mediados de octubre. Antes de la temporada, los pronosticadores de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica predijeron que 2022 sería otra temporada por encima del promedio en la producción de tormentas, luego de dos temporadas récord para tormentas con nombre. La NOAA duplicó su pronóstico a principios de agosto. Sin embargo, hasta ahora la temporada ha tenido un ritmo lento en comparación con temporadas anteriores.

Por lo general, la octava tormenta con nombre emerge el 9 de septiembre o antes y el tercer huracán el 7 de septiembre, pero la temporada ha producido cinco tormentas con nombre y dos huracanes. La predicción de la NOAA prevé un total de 14 a 21 tormentas con nombre para el final de la temporada, el 30 de noviembre.

Durante el fin de semana, la temporada cruzó el umbral anual del “pico estadístico” de la temporada de huracanes, el 10 de septiembre, en el que los especialistas observan el momento más activo en el Atlántico para la actividad de tormentas tropicales. Justo antes del pico, los pronosticadores tenían una cuenca atlántica de aspecto completo con dos ondas tropicales diferentes y dos huracanes. La actividad fue una fuerte comparación con julio y agosto, los cuales experimentaron muy pocos movimientos.

Esta historia fue publicada en el Orlando Sentinel por el reportero Joe Mario Pedersen. Fue traducida por el periodista José Javier Pérez.