Planta nuclear de Ucrania se desconecta en medio de combates

·4  min de lectura
Un grupo de expertos del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) se dirigen en caravana a la planta nuclear de Zaporiyia, Ucrania, el jueves 1 de septiembre de 2022. (AP Foto/Andriy Andriyenko) (ASSOCIATED PRESS)

ZAPORIYIA, Ucrania (AP) — La planta nuclear de Zaporiyia, controlada por Rusia, en Ucrania, fue desconectada de su última línea eléctrica externa, pero aún podía suministrar electricidad a través de una línea de reserva en medio de los combates continuos en el área, indicó el jefe del organismo de control nuclear de Naciones Unidas el sábado.

Rafael Gross, director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), dijo en un comunicado que su grupo de expertos, que llegó a Zaporiyia el jueves, fue informado por altos funcionarios ucranianos que la cuarta y última línea operativa no funcionaba. Las otras tres se perdieron antes durante el conflicto armado.

Pero los expertos del OIEA se enteraron de que la línea de reserva que conecta las instalaciones con una planta de energía térmica cercana estaba suministrando la electricidad que genera la planta a la red externa, según el comunicado. La misma línea de reserva también puede brindar energía de respaldo a la planta de ser necesario, agregó.

“De antemano tenemos una mejor comprensión de la funcionalidad de la línea eléctrica de reserva al conectar las instalaciones a la red”, afirmó Grossi. “Esta es información crucial para evaluar la situación general ahí”.

Por otra parte, la gerencia de la planta informó al OIEA que un reactor fue desconectado el sábado por la tarde debido a restricciones en la red. Otro reactor aún sigue operando y produciendo electricidad tanto para enfriamiento y otras funciones esenciales de seguridad en el sitio como para hogares, fábricas y otros edificios a través de la red, se lee en el comunicado.

Las instalaciones de Zaporiyia, que es la central nuclear más grande de Europa, ha estado en manos de las fuerzas rusas desde principios de marzo, pero su personal ucraniano continúa operándola.

La administración de la ciudad de Enerhodar, donde se encuentra la planta de Zaporiyia, culpó del problema a un presunto cañoneo ucraniano el sábado en la madrugada, que según dijeron destruyó una línea eléctrica clave. Las autoridades locales en la ciudad ocupada fueron designadas por el gobierno ruso.

“Se suspendió el suministro de electricidad a los territorios controlados por Ucrania debido a dificultades técnicas”, dijo la administración municipal en su canal oficial de Telegram. No estaba claro si la electricidad de la planta seguía llegando a las zonas ucranianas controladas por Rusia.

Vladimir Rogov, miembro del gobierno regional nombrado por el Kremlin, dijo en Telegram que un proyectil había impactado en una zona entre dos reactores. Sus palabras no pudieron verificarse de forma independiente por el momento.

En las últimas semanas, Ucrania y Rusia han intercambiado culpas por los ataques hacia la planta y sus inmediaciones, al tiempo que se acusan mutuamente de intentar descarrilar una visita de los expertos del OIEA, cuya misión es ayudar a proteger el sitio. Grossi sostuvo que la presencia de los expertos en el sitio “cambia el juego”.

El Ministerio de Defensa de Rusia denunció que las tropas ucranianas realizaron otro intento de apoderarse de la planta el viernes por la noche a pesar de la presencia de los especialistas del OIEA, enviando 42 botes con 250 miembros de las fuerzas especiales y “mercenarios” extranjeros para tratar de desembarcar en la orilla del cercano embalse de Kakhovka.

El Ministerio agregó que cuatro aviones de combate rusos y dos helicópteros artillados destruyeron alrededor de 20 barcos y que los demás regresaron. Agregó que la artillería rusa impactó el extremo derecho del río Dniéper, controlado por Ucrania, para apuntar hacia el grupo de desembarco en retirada.

La agencia afirmó que el ejército ruso mató a 47 soldados, incluidos 10 “mercenarios” e hirió a 23. Las afirmaciones rusas no pudieron verificarse de forma independiente.

La planta ha sufrido repetidamente la desconexión completa de la red eléctrica de Ucrania desde la semana pasada, y Enerhoatom culpó a los cañoneos de morteros y los incendios cerca del sitio.

Las autoridades locales ucranianas acusaron a Moscú de atacar con cohetes dos ciudades que dan a la planta al otro lado del río Dniéper, otra acusación que han hecho repetidamente en las últimas semanas.

En Zorya, un pequeño pueblo a unos 20 kilómetros (12 millas) de la planta de Zaporiyia, los residentes podían escuchar el viernes el ruido de las explosiones en la zona.

No es el bombardeo lo que más los asustó, sino el riesgo de una fuga radiactiva en la planta.

“La planta nuclear, sí, esto es lo más aterrador”, dijo Natalia Stokoz, madre de tres hijos. “Porque los niños y los adultos se verán afectados, y da miedo si la planta de energía nuclear explota”.

___

Kozlowska reportó desde Londres.