Central nuclear clave se queda sin energía mientras se agrava la disputa Moscú y Occidente

·5  min de lectura

Por Tom Balmforth

KIEV, 3 sep (Reuters) - Una central nuclear crítica de Ucrania volvió a quedarse sin energía externa, según informaron el sábado funcionarios internacionales del sector, lo que aumentó la preocupación por su funcionamiento en un momento en que la batalla energética entre Moscú y Occidente se intensificó en los últimos días en medio de la guerra en curso.

La central ucraniana de Zaporiyia, la mayor de Europa, vio cortada la última línea principal de energía externa que le quedaba, aunque una línea de reserva pudo seguir suministrando electricidad a la red, según informó el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Sólo uno de los seis reactores permaneció en funcionamiento en la central, dijo la agencia en un comunicado https://www.iaea.org/newscenter/pressreleases/update-97-iaea-director-general-statement-on-situation-in-ukraine publicado en su página web.

La central, controlada por Moscú desde que las tropas rusas invadieron Ucrania a finales de febrero, se ha convertido en un punto central del conflicto, en el que cada parte culpa a la otra de los bombardeos cercanos.

Mientras tanto, el enfrentamiento sobre las exportaciones rusas de gas y petróleo continuó esta semana, ya que Moscú prometió mantener cerrado su principal gasoducto a Alemania y los países del G7 anunciaron un tope de precios para las exportaciones rusas de petróleo.

La lucha energética es una de las consecuencias de la invasión de Ucrania por parte del presidente Vladimir Putin, que duró seis meses, lo que subraya la profunda brecha que ha provocado entre Moscú y las naciones occidentales, y se produce mientras la región se prepara para los meses de frío que se avecinan.

"Rusia (está) preparando un golpe energético decisivo sobre todos los europeos para este invierno", dijo el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, en su discurso nocturno del sábado, citando el continuo cierre del gasoducto Nord Stream 1.

Zelenski había culpado antes a los bombardeos rusos del anterior cierre de la central nuclear y había dicho que se evitó por poco una fuga de radiación.

Moscú ha apuntado a las sanciones occidentales y a los problemas técnicos para las interrupciones de energía, mientras que las naciones europeas han acusado a Rusia de armar los suministros como parte de su invasión militar

PREOCUPACIONES NUCLEARES

Kiev y Moscú han intercambiado acusaciones sobre los ataques a la planta de Zaporiyia, que fue capturada por las fuerzas rusas en marzo pero que sigue siendo operada por personal ucraniano y conectada a la red eléctrica ucraniana.

Una misión del OIEA recorrió la planta el jueves y algunos expertos han permanecido allí a la espera de la publicación de un informe del organismo de control nuclear de la ONU en los próximos días.

La semana pasada, Zaporiyia quedó aislada de la red nacional por primera vez en su historia tras el corte de las líneas de transmisión, lo que provocó cortes de energía en toda Ucrania, aunque los generadores de emergencia funcionaron para los procesos vitales de refrigeración.

Mientras tanto, el OIEA dijo el sábado que los inspectores restantes observaron que un reactor "seguía funcionando y produciendo electricidad tanto para la refrigeración y otras funciones esenciales de seguridad en el sitio como para los hogares, las fábricas y otros a través de la red", dijo la agencia.

La central nuclear de Zaporiyia, en un comunicado en Telegram, dijo que el quinto reactor estaba apagado "como resultado de los constantes bombardeos de las fuerzas de ocupación rusas" y que había "insuficiente capacidad de la última línea de reserva para operar dos reactores".

El deterioro de las condiciones en medio de los bombardeos ha hecho temer una catástrofe radiactiva, y cualquier accidente o fuga nuclear en la instalación provocaría una gran crisis humanitaria, según la Cruz Roja Internacional.

Ucrania y Occidente han afirmado que Rusia está utilizando el emplazamiento como base de armas pesadas para disuadir a Ucrania de disparar contra él. Rusia ha negado la presencia de tales armas y hasta ahora se ha resistido a los llamamientos internacionales para que retire las tropas de la planta y desmilitarice la zona.

GAS Y PETRÓLEO

En su anuncio del viernes de que no se reanudarían los envíos a través del gasoducto Nord Stream 1, como se esperaba, el gigante energético ruso Gazprom culpó a un fallo técnico.

Gazprom dijo el sábado que Siemens Energy estaba dispuesta a ayudar a reparar los equipos averiados, pero que no había ningún lugar disponible para llevar a cabo el trabajo. Siemens dijo que no ha recibido el encargo de realizar los trabajos de mantenimiento del gasoducto, pero que está disponible.

El Nord Stream 1, que discurre bajo el mar Báltico para abastecer a Alemania y otros países, debía reanudar su actividad tras una parada de tres días por mantenimiento el sábado a las 01:00 GMT.

Moscú ha culpado a las sanciones impuestas por Occidente tras la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero de obstaculizar las operaciones rutinarias y el mantenimiento del Nord Stream 1. Bruselas y Washington acusan a Rusia de utilizar el gas como arma económica.

El retraso indefinido en la reanudación de las entregas de gas agravará los problemas de Europa para asegurarse el combustible para el invierno, con un coste de vida que ya se ha disparado, liderado por los precios de la energía.

(Por Tom Balmforth en Kiev; información adicional de Michael Shields, Ron Popeski y las oficinas de Reuters, Editado en español por Juana Casas)