Centenario del PC chino impulsa turismo, fervor patriótico

EMILY WANG FUJIYAMA
·4  min de lectura
Exintegrantes del Ejército Rojo entonan canciones revolucionarias en Zunyi, provincia de Guizhou, en China, el 12 de abril el 2021. Se aproxima el centésimo aniversario del Partido Comunista Chino y florecen el turismo y el fervor patriótico en todos los sitios que vivieron momentos importantes de la revolución. (AP Photo/Emily Wang)

JINGGANGSHAN, China (AP) — Se aproxima el 100mo aniversario del Partido Comunista Chino y los turistas están inundando los sitios más emblemáticos de la revolución, donde lugareños llenos de fervor patriótico relatan el papel de sus antepasados en la gesta.

En una calle por la que alguna vez desfiló el Ejército Rojo, un grupo de jubilados con uniformes del ejército cantan canciones hechas famosas por películas, programas de televisión y otras formas de propaganda. Sitios históricos de las provincias de Jiangxi y Guizhou —escenarios de las primeras batallas del líder revolucionario Mao Zedong, de su fuga cuando había sido capturado por los nacionalistas de Chiang Kai-shek durante la Larga Marcha y donde afianzó su liderazgo, en Zunyi— están recibiendo grandes cantidades de visitantes ahora que se vuelve a autorizar los viajes en China tras un año de pandemia.

En Guizhou el turismo recuperó el nivel del 2019, según el funcionario local Lu Yongzheng. La provincia, uno de los destinos turísticos más populares de China, recibió millones de visitantes que dejaron miles de millones de dólares.

En un paseo reciente organizado por el gobierno, descendientes de miembros del Ejército Rojo contaron las historias de sus antepasados en el Museo de Zunyi, que exhibe artefactos de ese período y recreaciones con hologramas de un encuentro en el que Mao afianzó su control.

Kong Xia escuchó durante su infancia historias de las penurias sufridas durante la Larga Marcha, una retirada militar en la que participó su abuelo Kong Xianquan. En la épica travesía, los comunistas recorrieron un terreno traicionero hasta fijar la que fue su capital durante la Segunda Guerra Mundial en el norte de la provincia de Shaanxi, desde donde lanzarían la campaña que culminó con la derrota de los nacionalistas en 1949.

Kong Xia cuenta la vida de su abuelo para que las nuevas generaciones aprendan acerca de los orígenes humildes del PC. Teme que los jóvenes estén perdiendo interés en la historia.

“Deberían comprender la historia, pero muchos parecen no estar interesados”, comentó. “Considero que los sufrimientos (de los antepasados) hacen que valoremos las vidas felices y pacíficas que llevamos hoy y nos alienten a hacer bien nuestro trabajo”.

En el 2016 el museo de Zunyi lanzó una muestra que recorrió universidades de toda China. Para promover el interés de los jóvenes, entrenó un centenar de “curadores jóvenes” de escuelas primaria y secundaria para que hablen con sus compañeros sobre este período de la historia.

“Hubo una muy buena respuesta, sobre todo de los chicos de su edad”, manifestó el vicedirector del museo, Zhang Xiaoling.

Los turistas visitan asimismo la cordillera de Jinggangshan en la provincia de Jiangxi, conocida como “la cuna de la revolución china”, donde Mao libró las primeras batallas y se formó el ejército revolucionario.

El aumento del turismo responde también a una campaña anunciada por el presidente Xi Jinping en febrero para educar a los 91 millones de afiliados al PC acerca de su historia y su ideología.

Bi Qiumei, una setentona, dijo que vino a museo “para rendir homenaje a los mártires de la revolución y a Mao Zedong, y para ver cómo se produjo la revolución”. Está afiliada al partido desde 1983.

“Estamos muy emocionadas”, admitió junto a viejas amigas y compañeras de estudio.

Las localidades alrededor de los sitios históricos anticipan la llegada de muchos turistas para marcar el centenario.

Rodeado de montañas está Mayuan, un pueblo idílico de apenas mil habitantes. Hay caminos pavimentados hace poco adornados con flores y abundan las casas que alojan visitantes en una zona donde las fuerzas de Mao entrenaron a su gente para librar una guerra de guerrilla.

Programas del gobierno para aliviar la pobreza y la llegada de turistas hicieron que Xie Xiaomin regresase a Mayuan y construyese un hotel en el 2017.

Hoy el hotel tiene 30 habitaciones y 80 camas. Cada habitación cuesta el equivalente a 15 dólares la noche.

El pueblo es capaz de alojar a 1.000 visitantes, según Xie.

“Tenemos mucha confianza este año” por el centenario, comentó Xie.

El abuelo de Xie, Yuan Wencai, ayudó a establecer una base revolucionaria en el pueblo y peleó en el ejército de Mao.

En la entrada de su pensión hay fotos de su abuelo de joven y de su abuela posando con Mao y con el general revolucionario Zhu De.

Esos relatos personales son parte de la experiencia turística en Mayuan.

“Quiero seguir hablando mientras sea necesario y estén dispuestos a escucharme”, dijo Xie.

Hay programadas celebraciones en todos lados para marcar el aniversario, incluidas muestras, películas, obras teatrales, conciertos y entregas de premios a afiliados con muchos años de servicio en el PC. Habrá una ceremonia especial el 1ro de julio, el día del centenario, en la que hablará Xi Jinping.