Para el próximo centenario de una mujer de Miami, sus hijos celebran una vida de entrega

·4  min de lectura

Mary Cecile Barreto cumple 100 años el martes. Ha sido alabada como una madre cariñosa y atenta que toma el mundo en sus brazos, ofreciendose a los que lo necesitaban.

Nació el 19 de abril de 1922 en Prince Albert, Saskatchewan, Canadá. En 1925, sus padres y sus dos hermanos viajaron desde Miami en busca de oportunidades, dijo su hijo Rodney Barreto.

Asistió a la escuela católica Gesu en el downtown de Miami, que acabaría demolida en la década de 1980. Allí tuvo éxito en los estudios, ganando muchos premios y manteniendo activas varias organizaciones, una de las cuales curiosamente se llamaba el Club de la Aspiradora.

Su hija Rita Barreto dijo que Cecile todavía se ríe cuando le preguntan de qué se trataba el Club de la Aspiradora, y suele responder con uno de sus dichos habituales: “¡Deberías haberme preguntado antes de qué se trataba, mi mente ya se jubiló!”.

Cecile también fue coronada Miss Gesu y la chica más popular de la escuela, dijeron sus hijos. En Gesu Catholic Cecile conoció al que sería su futuro esposo, Roger Barreto.

Al casarse después de la preparatoria, Cecile empezó a trabajar de secretaria en la terminal de hidroaviones de Pan American Airlines en Miami, que más tarde se convertiría en el Ayuntamiento de Miami.

Este sería su último trabajo antes de iniciar una nueva y noble carrera: madre profesional de 11 hijos.

Mary Barreto, quien cumple 100 años el martes, es madre de 11 hijos.
Mary Barreto, quien cumple 100 años el martes, es madre de 11 hijos.

Una madre cariñosa

Cecile suele referirse a sus 11 hijos como 11 bendiciones. En poco más de 10 años dio a luz a siete hijos y cuatro hijas, que ahora tienen entre 60 y 70 años.

Rita y Roger recuerdan que su infancia estuvo llena de amor y apoyo infinitos. Recuerdan que su madre estaba detrás de muchos de sus emprendimientos, dentro de lo razonable.

“Nunca la he visto enfadada o disgustada”, dijo Rita. “Ella es realmente así de especial”.

Las raíces canadienses de Cecile y la educación hispana de su marido Roger estaban presentes en su hogar, ya que en los pasillos se hablaba habitualmente en francés y español.

El secreto para cuidar a 11 niños era sencillo para Cecile, dice Rita, ya que decía que había que dedicarle tiempo a cada niño y hacer que cada uno se sintiera especial. “Nunca juzgar, siempre escuchar y estar ahí”, decía Cecile.

El recuerdo más querido de la infancia de Rita mostraba precisamente eso.

Todas las mañanas, mientras Cecile preparaba los almuerzos para todos sus hijos, marcando sus nombres en las bolsas individuales con un fino bolígrafo de tinta azul, tenía un mantra: “Pórtate bien. Sé que nos harás sentir orgullosos”.

Cuando Cecile no atendía a sus 11 hijos, participaba en los concursos de redacción que Miami Herald solía celebrar en sus periódicos dominicales. En los concursos se le pedía a los lectores que escribieran las respuestas a diversos temas, como la creación de un jingle.

“Creo que le gustaba mucho la competencia y la creatividad, porque seguía siendo muy inteligente”, dijo Rita.

Cecile era una ganadora frecuente de estos concursos y se llevaba una gran variedad de premios: bicicletas, podadoras para el pasto, 10,000 sellos comerciales de King Korn y un viaje para dos personas al Festival del Azahar en Washington DC. que generosamente regaló a su hermana para su luna de miel.

Sus hijos seguirían varias carreras de éxito, entre las que se incluyen un ex jefe de policía de Miami Beach, unos agentes inmobiliarios galardonados, un jefe adjunto del servicio de rescate de Miami-Dade y presidentes del comité anfitrión de Super Bowl.

Puertas abiertas, hogar acogedor

Mientras crecían, Rita y Rodney recuerdan que su casa estaba llena de niños del vecindario, ya que los brazos de su madre siempre estaban abiertos y eran acogedores.

“Nuestra casa siempre fue un caos controlado”, dijo Rita. “Nunca recuerdo un momento en el que se le rechazara a alguien”.

Durante el día, el patio delantero se llenaba de sus 11 hijos y sus amigos, con los que jugaban a juegos salvajes, desde el kickball hasta el pogo. Y por la noche la mesa de la cena se llenaba.

“Parecía que otros niños aparecían en nuestra mesa”, dijo Rodney. “Crecimos en un hogar muy cariñoso”.

Incluso durante las vacaciones, el día de Acción de Gracias se llenaba de casi 40 personas: no solo se invitaba a la familia y a los amigos, sino también a los que no tenían a nadie con quien celebrar, dijo Rita.

“Teníamos un gran caleidoscopio de personas en la casa que siempre eran bienvenidas”, dijo Rita.

La atmósfera de acogida sigue impregnada en torno a Cecile, quien sigue haciendo simples buenas acciones para ver una sonrisa en los rostros de los demás.

Rita dice que las propinas son generosas para los repartidores de comida y que el cartero siempre tiene una botella de agua fría envuelta en toallas de papel esperándole en el buzón. Su madre no necesita el agradecimiento: solo ver una sonrisa de amabilidad es suficiente recompensa.

“El mundo entero es su familia, sin duda”, dijo Rita.

El martes, dijeron sus hijos, su madre recibirá un reconocimiento en el programa Today de NBC por parte del presentador del tiempo Al Roker.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.