Cena negra en San Miguel de Allende, festín para vivos y muertos

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 2 (EL UNIVERSAL).- Velas negras, mesas decoradas con cempasúchil y flor de terciopelo, y un ambiente místico y elegante dieron la bienvenida a los comensales de la cena negra en Moxi, restaurante insignia de Hotel Matilda y casa del chef australiano Paul Bentley.

Este 2021, el evento que ha puesto a la mesa a los mejores chefs de México (Martha Ortiz, Enrique Olvera, Roberto Solís, Eduardo García Ruiz, Erik Guerrero) celebró su décima edición de la mano de Gaby Ruiz y Fernanda Prado.

Un concierto comestible para celebrar a nuestros muertos

Gaby Ruiz preparó un menú de cinco tiempos que fueron acompañados por música curada para la ocasión; con la llegada de cada platillo, los comensales pudieron escuchar "La llorona", "Adoro", "Nuestro juramento", "Alfonsina y el mar" y "Eclipse".

La noche abrió con una tostada de sikil pak (una pasta cremosa hecha con pepita molida) con champiñones ahumados, escabeche de lentejas y chicharrón a la habanera que fue maridada con tequila Casa Dragones Joven.

Le siguieron un ceviche de recado negro de pescado y callo de hacha acompañado de champaña; molote de plátano relleno con requesón y mole negro de bruja (la chef compartió que lleva ese nombre porque se deja reposar durante la luna llena) maridado con vino Dorium Crianza Rivera del Duero y un short rib braseado en una reducción de frijoles negros, vegetales frescos en escabeche y chips de maíz que hicieron perfecta combinación con las notas del Tempranillo y Granache del tinto Martín Verástegui vendimia seleccionada 2014.

El postre, acompañado de tequila añejo, fue el cierre perfecto para la celebración, pues Fernanda Prado presentó una versión comestible de un cempasúchil: una crema de vainilla rellena de incienso y naranja sobre una base de bizcocho de almendras y calabaza.

Tragos con sabor a nostalgia

Durante las festividades de Día de Muertos, Casa Dragones participó en diferentes eventos, donde sorprendió a los invitados con cocteles inspirados en esta festividad tan importante para los mexicanos. Fue así que lugares como Áperi, Bekeb y Luna Rooftop del hotel Rosewood tuvieron tragos disponibles para sus visitantes, como el coctel "Vivan Mis Muertos" con Casa Dragones Blanco, Curaçao, aromatic bitters, jugo de limón y mandarina, y extracción de chile rojo y cúrcuma, que fue decorado con carbón activado, chile piquín y flores de cempasúchil. O la "Margarita Bucket List" de la mixóloga Ness Garrido con jarabe de manzana y albahaca, jugo de limón y tequila blanco de la casa.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.