La última cena de Jair Bolsonaro como presidente: desganado, con su esposa recluida y el menú de la “chef de las estrellas”

La foto que posteó en su Instagram la chef brasileña Karlota Fonseca junto a Jair Bolsonaro, cuando le cocinó al ahora expresidente en Orlando, el 31 de diciembre pasado
La foto que posteó en su Instagram la chef brasileña Karlota Fonseca junto a Jair Bolsonaro, cuando le cocinó al ahora expresidente en Orlando, el 31 de diciembre pasado - Créditos: @@karlotagourmet

RÍO DE JANEIRO.- La chef brasileña Karlota Fonseca fue la responsable del menú de la última cena de Jair Bolsonaro como presidente, servida en la casa del exluchador de artes marciales mixtas (MMA, por sus siglas en inglés) José Aldo en Orlando, Florida, el 31 de diciembre pasado. Ella, que en Instagram se presenta como la “chef de las estrellas”, dijo en una entrevista con el diario Folha de S. Paulo que los presentes estaban “sin ganas” y “sin mucha conversación”. Además, la ex primera dama Michelle Bolsonaro se mostró recluida, contó.

“Ellos [Bolsonaro y familia] estaban así, ya sabes, en una especie de no humor. Tuve que controlarme porque llegué eufórica por servirle al presidente, pero todos estaban callados, así, sin hablar mucho”, dijo Fonseca.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El hasta entonces presidente brasileño había llegado a la residencia de Aldo, en un barrio cerrado, el día antes de la cena. Aún permanece en la casa del expeleador de MMA. Fonseca, que se hizo conocida por cocinar para celebridades en Estados Unidos, donde vive desde hace cinco años, suspendió las vacaciones que tenía programadas con su esposo cuando fue contratada por un amigo de la familia Bolsonaro.

“Cuando me contrataron lo primero que me dijeron fue: ‘Son muy sencillos. Si traes arroz, una ensalada y carne, está buenísimo’. Pero yo quería llevarles lo mejor”, expresó la chef.

El menú elaborado por Fonseca incluyó pernil asado, bacalao con crema, filete en salsa madeira y gambas a los cuatro quesos. Como acompañamiento hubo farofa de tocino y pasas, arroz y ensalada. De postre, helado de guayaba con queso.

La chef dijo que llegó a la casa de Aldo alrededor de las 21.30. Pasó junto a los guardias de seguridad estadounidenses y “charló” con el presidente en la cocina. “Fue muy amable. Vino, se tomó una foto. Le dije: ‘Oh, no puedo creerlo’. Todo eso”, relató.

Jair Bolsonaro, en la puerta de la casa donde se hospeda en Orlando
Jair Bolsonaro, en la puerta de la casa donde se hospeda en Orlando - Créditos: @Twitter

Según Fonseca, Michelle ya se había ido a dormir. Una persona compartió esta información con la chef y dijo que a la entonces primera dama le gustaría conocerla cuando fuera a tomar la vajilla usada. El 2 de enero, Fonseca volvió a la casa para preparar el almuerzo, ya con Bolsonaro como expresidente: frijoles, arroz, pollo asado y ensalada. Fue entonces cuando conoció a Michelle, a quien describió como “mega amable”.

La chef dijo que le dio una mano a la familia Bolsonaro, pero informó que a veces ellos mismos preparan sus comidas. Michelle, reveló, tiene preferencia por la carne bien cocida y le gusta la comida picante. Bolsonaro, en cambio, tiene que consumir alimentos ligeros, como sopas y caldos, por la noche debido a los problemas intestinales derivados del apuñalamiento que recibió en 2018.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Según Fonseca, que es simpatizante del expresidente, la residencia de Aldo se convirtió en una especie de atracción turística en Orlando. “Hay gente que pasa en auto, quiere sacar fotos. Y se escucha todo desde adentro de la casa. A las 7 de la mañana ellos ya se están despertando”, contó.

O Globo/GDA