Cena de Acción de Gracias consumirá más dinero en efectivo a medida que aumentan los precios del pavo y otros alimentos

·4  min de lectura

Los compradores pueden esperar tener una cena de Acción de Gracias más cara este año, en parte debido a los precios significativamente más altos del alimento principal de la comida: el pavo.

Los precios al por mayor de los pavos enteros congelados promedian $1.22 por libra este año, un aumento del 14% de $1.07 que costaba en 2020 y un enorme 37% de $0.89 en 2019, según el Departamento de Agricultura de EE. UU. Los precios estaban más cerca de lo que están ahora en 2016 cuando promediaron $1.17 por libra.

En la granja Lake Meadow Naturals en Ocoee, los costos para los clientes solo han aumentado 4 centavos la libra, aunque el propietario, Dale Volkert, dijo que los gastos de su granja probablemente aumentaron de 10 a 14 centavos la libra. Dijo que sus facturas son más altas por mano de obra, empaque, transporte y equipo.

Volkert dijo que criar más pavos este año — 1,500 en comparación con los 1,200 del año pasado — ayudó a compensar los aumentos que enfrentó. Fijó sus precios en junio antes de que los costos aumentaran tanto como lo han hecho.

La demanda ya ha sido fuerte en la granja, con solo 270 de los 1,500 pavos que quedan a medida que los consumidores avanzan, dijo Volkert.

“Quieren asegurarse de tener uno”, dijo Volkert. “Quieren asegurarse de tener un pavo y la gente quiere pavos sin antibióticos ni pesticidas”.

El aumento de los precios del pavo se debe a que los compradores ya están gastando más en la tienda de comestibles para otras cosas, incluidos otros ingredientes que podrían ser necesarios para el Día del Pavo el 25 de noviembre.

Los comestibles en septiembre costaban un 4.5% más que el año anterior, con carnes, aves, pescado y huevos hasta un 10.5%, según el Índice de Precios al Consumidor de la Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU. Las frutas y verduras aumentaron un 3%.

Sin embargo, no todo lo comestible se ha disparado tanto, y los lácteos solo aumentaron un 0.6% durante el último año.

La residente de Oviedo, Mónica Gaudín, de 58 años, estima que la factura de la compra de comestibles para ella y su esposo ha pasado de $150 a $200 por semana y ahora está más cerca de $300. Dijo que planea sus comidas de manera diferente en función de los precios, como decidir no hacer algo con carne de cerdo a menos que esté en oferta.

Gaudin dijo que principalmente compra en Publix, pero también va a Sprouts Farmers Market y Walmart.

Para el Día de Acción de Gracias, Gaudin espera posiblemente recibir a seis invitados. Planeaba comenzar a comprar pronto productos no perecederos y un pavo congelado.

“Podría decidir hacer una guarnición específica en lugar de otra en función de los precios”, dijo Gaudin. “Esa es más una decisión personal. ... Me cuesta pagar tres veces más por algo de lo que pagué, digamos, el año pasado“.

Publix ordena sus pavos y ofertas navideñas “con mucha anticipación”, por lo que la cadena de más de 1,280 tiendas está bien posicionada para servir a los clientes con una variedad de opciones, dijo la portavoz Maria Brous.

“Cuanto antes compre, más selección tendrá en términos de marca, libras, fresco o congelado, reconociendo que los pavos frescos todavía están llegando a nuestras tiendas”, dijo Brous.

Los problemas de la cadena de suministro y la mano de obra han llevado a precios más altos, dijo Muge Yayla-Kullu, profesora asociada de gestión de la cadena de suministro en la Universidad de Florida Central. Yayla-Kullu señala la escasez de mano de obra en las instalaciones de procesamiento de carne, así como en los puertos de respaldo.

“Todo se le pasará al consumidor y lo pagaremos en la caja registradora”, dijo Yayla-Kullu. “No son solo los pavos. Es el problema general [con la cadena de suministro] lo que está afectando a todas las industrias“.

El impacto de la etiqueta también podría ser más notable cuando las cenas costaron menos el año pasado porque las personas se reunieron en grupos más pequeños en medio de la pandemia de coronavirus sin vacunas disponibles.

El costo promedio del año pasado para la cena de Acción de Gracias fue el más bajo desde 2010, a $46.90 por una cena para 10, según la encuesta anual de la American Farm Bureau Federation. Se espera que la encuesta de este año se publique el 18 de noviembre.

Yayla-Kullu recomendó que los clientes compren temprano, prueben diferentes marcas y preparen platos como salsas ellos mismos si se agotan en la tienda.

“Si sabes que necesitas una bandeja de aluminio para asar el pavo, ve y cómprala”, dijo. “No esperes hasta el último día”.

Pero agregó que los compradores no deben entrar en pánico por comprar más de lo que necesitan, ya que los estantes vacíos solo agregan el costo de reabastecimiento.

“Los agricultores todavía están cultivando”, dijo Roger Cryan, economista jefe de Farm Bureau. “Hay mucha comida en los estantes, incluso si el precio es un poco más alto”.

* Esta historia fue publicada en el Orlando Sentinel por el periodista Austin Fuller. La traducción al español fue realizada por la periodista Ginayra Alvarado Villegas. La puedes contactar a galvarado@orlandosentinel.com.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.