Un cementerio de Venezuela profanado, último refugio para personas sin hogar

·4  min de lectura
Una madre joven cuida de su hijo en su improvisada casilla en el Cementerio General del Sur
Agencia AFP

CARACAS.- Jendry corretea con un patín mientras arrastra a una rata muerta atada a una cuerda: su parque de juegos es un gigantesco cementerio de Caracas repleto de tumbas profanadas. Otros niños juegan con él sin inmutarse por osamentas humanas extraídas por los saqueadores.

El chico, de 11 años, que suele ir con su hermana de nueve a pedir comida en un mercado cercano, vive con su madre alcohólica en el Cementerio General del Sur. Aún operativo, el camposanto de fines del siglo XIX y declarado Monumento Histórico Nacional en 1982, alberga a numerosas familias sin techo, que deben cohabitar con los muertos pero también con los saqueadores de tumbas.

El conflicto por los gays: nuevo desafío del Papa a la moral rigorista ultraconservadora

En uno de los pocos sepulcros que aún no han sido ultrajados vive su hermana mayor, Winifer, de 17 años, junto a su esposo, Jackson, de 19, y su niña de cinco meses. “Prácticamente he vivido toda mi vida en el cementerio”, cuenta esta adolescente con rostro de niña que no sabe leer ni escribir.

Basta dar unos pasos para presenciar las secuelas del saqueo, agravado en la última década. “En un día profanaron 22 tumbas”, comenta un trabajador. No existen cifras oficiales, pero medios locales apuntan que más del 60% del cementerio ha sido profanado.

Winifer y Jackson, que pasó meses preso por robar un celular, viven en una estructura techada con láminas de zinc y cubierta por barras metálicas, semejante a una pequeña capilla. Duermen sobre lápidas de granito que albergan debajo a cuatro difuntos.

El Cementerio General del Sur, de monumento histórico a residencia improvisada
Agencia AFP


El Cementerio General del Sur, de monumento histórico a residencia improvisada (Agencia AFP/)

La profanación del cementerio, que alberga personajes históricos, algunos reubicados, surgió por la “fiebre del oro”, en la búsqueda frenética de joyas con las que enterraban a difuntos, según trabajadores. Pero también se debe a la santería. Entre las osamentas se encuentran incluso evidencias de rituales realizados en el lugar: platos con maíz y algunos huevos en ofrenda y botellas de alcohol.

Mientras en otras tumban “sacan los muertos, roban hasta la cerámica”, justifica Jackson, “uno está aquí y esto está seguro”. Es domingo y la salsa y el reguetón suenan a todo volumen en la peligrosa barriada que bordea al cementerio. Ese día, Luis, de 41 años, quien vive en un espacio semejante al de Winifer y Jackson, que cubrió con cartón, espera más visitantes. Dice cuidar 37 tumbas, incluida la que ocupa con su familia.

Tumbas marcadas

“Todas mis tumbas las tengo marcadas”, explica. “Uno le cuida su tumba, se la mantiene barrida, lavadita, limpiecita y los familiares los domingos se te presentan con dos o tres productos” de comida. “Hay fines de semana buenos que he reunido hasta 20”, celebra este hombre que perdió su casa hace dos años tras una tormenta.

Desempleado, busca en contenedores de basura comida, colchonetas, ollas y juguetes para su hijo. “Es mejor dormir aquí que en la calle”, comenta Luis, que estuvo preso nueve años por vender droga. Sin embargo, algunas personas están molestas porque consideran que esas improvisadas residencias desacralizan las tumbas de sus seres queridos.

Una mujer llamada Maritza le reclama a Jackson al ver cubiertos de cocina sobre la tumba de un sobrino muerto a manos de policías. “Aquí hay una cocina, ¿qué es eso? Tienen que respetar, esos muertos todavía a uno le duelen”, se queja Maritza, y dice que los cuerpos de un hijo asesinado a los 21 años, una sobrina que murió de cáncer, su suegra y otros dos sobrinos víctimas de la violencia están enterrados en ese lugar.

Muchos féretros fueron sacados de sus nichos y profanados en busca de objetos de valor
Agencia AFP


Muchos féretros fueron sacados de sus nichos y profanados en busca de objetos de valor (Agencia AFP/)

Señala que el deterioro tiene años “pero ahora es peor, todo es una destrucción”. “Malditos todos los que sacan a nuestros difuntos. Al que agarre aquí lo mato, ratas. Amén”, reza un mensaje escrito a brocha en una tumba. “Ya fue profanada, no hay oro”, dicen otros.

Los gigantescos mausoleos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y la disuelta Policía Metropolitana de Caracas son ejemplos de la devastación. Para bajar al sótano donde están los nichos policiales, todos saqueados, se atraviesa una escalera repleta de basura, escombros y excremento. El olor es insoportable. En el piso, sobrevive el retrato de un joven policía enmarcado en madera.

El factor Trump: se desploma la audiencia de los medios desde que el magnate dejó la Casa Blanca

El lujoso mausoleo familiar del dos veces presidente de Venezuela Joaquín Crespo (1841-1898) está en ruinas. Cuesta caminar entre escombros donde sobresalen dos destruidos sarcófagos de madera con paredes de vidrio, donde reposaban Crespo y su esposa.

Indigentes y drogadictos suben una escalera en forma de caracol hacia el segundo piso de esta obra arquitectónica, una de las más emblemáticas del cementerio, cuya cúpula destaca a lo lejos.

La alcaldía de Caracas no respondió oportunamente al pedido de AFP de un comentario sobre la situación del cementerio. Pero Luis, que duerme sobre nueve cadáveres, sentencia que solo existe una manera de prevenir la profanación: “El que quiere tener su muerto seguro tiene que pagar”.