Los celulares delataron la posición de decenas de soldados rusos atacados

AP

El saldo del ataque ucraniano de Año Nuevo en la localidad de Makéyevka, en la región anexionada de Donetsk, subió a 89, reconoció Moscú, luego de que pobladores rusos se congregaran en varias ciudades para expresar su enojo y dolor.

El balance del ataque más mortífero que sufrió Rusia en el conflicto con Ucrania se agrava. El ministerio de Defensa de Rusia admitió que 89 soldados rusos murieron en un ataque del ejército ucraniano el 1ro de enero en Makéyevka, este de Ucrania.

"El número de nuestros camaradas muertos sube hasta 89", indicó el teniente general Serguéi Sevriukov en un video publicado por el Ministerio de Defensa. Más cuerpos fueron encontrados bajo los escombros, agregó.

Anteriormente, en un anuncio poco usual, Rusia había reconocido que 63 soldados habían fallecido en el ataque. “Considero que el ministerio de Defensa Ruso estaba obligado a comunicar. A pesar de la censura, de la represión y del control de los medios en Rusia, la información circula en Rusia, a través de las redes sociales, de boca en boca, y vía los celulares de los conscriptos que se comunican con sus madres y que ellas mismas se juntan. El poder ya no puede esconder la verdad”, analiza para RFI Anne de Tinguy, historiadora francesa en el Centro de investigaciones internacionales CERI, con sede en París.

El balance sin embargo podría ser más elevado que lo anunciado por las autoridades. Reporteros de guerra rusos afirman que cientos de personas murieron en Makéyevka. Y las fuerzas ucranianas estiman que el saldo del ataque es de 400 soldados fallecido.

Uno de los principales motivos del ataque fue "el uso de los teléfonos móviles" por parte de los soldados, que permitió revelar su ubicación, indicó Sevriukov.

Debilidades del ejército ruso


Leer más sobre RFI Español

Leer tambien:
Críticas al comando ruso tras la muerte de decenas de soldados en ataque ucraniano
El apoyo de Occidente a Kiev en 2023 será clave en la guerra contra Rusia
El líder checheno Ramzan Kadyrov justifica ante la prensa la guerra de Ucrania