Celulares, audífonos, almohadas, objetos rescatados en el Metro

CIUDAD DE MÉXICO, enero 2 (EL UNIVERSAL).- De enero a diciembre del 2022, fueron rescatados de vías mil 228 objetos de diferente índole, como celulares y audífonos, los más recurrentes, hasta almohadas, llaves y medicamentos, informó el Metro.

El Sistema de Transporte Colectivo exhortó a los usuarios a resguardar de forma adecuada sus pertenencias mientras esperan en la zona de andenes el arribo de los trenes.

Señaló que el retiro o rescate de los objetos requiere el apoyo del personal de las áreas de seguridad institucional y transportación, para descender a vías y retirarlos, con cortes de corriente que van de 5 a 15 minutos en promedio.

"En algunos casos fue posible en el horario de operación, haciendo uso inclusive, de una pértiga o vara larga, cuando la circulación de trenes lo permitió, pero en otros, sólo pudieron rescatarse hasta el fin de servicio".

Del total de objetos rescatados, el 51% corresponde a aparatos celulares con 588 piezas; el porcentaje restante está distribuido en 114 audífonos, 67 bastones o muletas, 49 lentes, 41 zapatos, 35 carteras, 30 documentos y 30 paraguas, 26 bolsas, 24 joyas, 19 objetos metálicos y 16 mochilas o maletas.

También fueron rescatados llaves, dinero, patinetas, herramientas, bocinas, balones, termos, medicinas, ropa, tarjetas, libros, lapiceras, globos metálicos y almohadas, entre otros.

Las líneas con más incidentes

Durante el año que concluye, las Líneas 3, 2 y 1, en ese orden, fueron las más recurrentes ya que registraron en sus vías la caída de 248, 176 y 124 objetos respectivamente.

Otras líneas con caída de objetos en sus vías fueron la 8, A, 7 y 9. En menor medida lo fueron la B, 5, 6 y 4, esta última con apenas 20 objetos en todo el año.

En marzo, abril, noviembre, octubre y enero, se registró la mayor caída de objetos a vías, al contabilizar entre 167 y 100 objetos al mes.

"El Metro hace un exhorto a los usuarios a resguardar y sujetar bien sus pertenencias para evitar que caigan a vías y afecten la circulación de los trenes mientras son retirados, especialmente aquellos que tienen componentes metálicos, como muletas, bastones, sombrillas y hasta globos metálicos, ya que llegan a provocar arcos eléctricos y cortos circuitos al caer y hacer contacto con las instalaciones electrificadas del Metro".