El celular que podría condenar al párroco en caso Avendaño

Feligreses de la iglesia "Cristo Salvador" se manifestaron para apoyar al prelado, pidiendo su libertad ya que ellos aseguran es inocente. FOTO: ARMANDO MONROY /CUARTOSCURO.COM

México, 25 Jun (Notimex).- El teléfono celular del sacerdote Francisco Javier "N" se convirtió en un elemento clave para determinar, hasta ahora, su culpabilidad en el asesinato del joven Hugo Leonardo Avendaño, ya que registros satelitales revelaron que estuvo en el lugar y momento del homicidio.

En la segunda audiencia del caso, un juez de Control consideró que el sacerdote es el autor material de asesinato, luego que el agente del Ministerio Público presentó los registros de geolocalización de los celulares del párroco y de Avendaño, quien fungía como auxiliar en su iglesia.

En ellos se demuestra que el sacerdote y el joven estuvieron el pasado 11 de junio en la casa parroquial Cristo Redentor, en la alcaldía Tlalpan, desde las 23:04 horas hasta las 3:16 de la madrugada del día 12.

Además, el último mensaje que envió Leonardo la noche del 11 de junio desde ese punto, donde vivía el sacerdote, decía: “Ya llegué pa, voy a dejar el celular prendido, cualquier cosa, me llamas”.

Después, ambos dispositivos fueron ubicados juntos por la carretera Picacho-Ajusco y llegaron a las 3:48 horas a la colonia Héroes de 1910, en la parte alta de Tlalpan, donde fue encontrado el cuerpo de Leonardo a bordo de su camioneta.

En la audiencia, la defensa de Francisco Javier "N" argumentó que el sacerdote no estuvo esa madrugada en dicho lugar y descartó que los registros satelitales sean suficientes para determinar su culpabilidad.

Mediante declaración de dos testigos, la defensa dijo que el prelado olvidó su celular en la camioneta de Avendaño e incluso tuvo que adquirir otro, sin embargo, la versión fue desestimada por el juez.

CIUDAD DE MÉXICO.- Aspectos de la Iglesia de Cristo Salvador, lugar donde oficiaba las misas el padre Francisco Javier (acusado del homicidio del joven Leonardo Avendaño. FOTO: ROGELIO MORALES /CUARTOSCURO.COM

“Acto de traición”

Luego de cinco horas de audiencia, el juez de control Joel de Jesús Garduño encontró los elementos suficientes para vincular a proceso al padre Francisco Javier "N", imputado en el homicidio del diácono Leonardo Avendaño, y fijó como plazo tres meses para la investigación complementaria, tiempo en el cual el religioso permanecerá en el Reclusorio Oriente.

Durante la audiencia, celebrada en la sala 28 de juicios orales del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México (TSJ-CDMX), se dio a conocer que el párroco asesinó a Leonardo con alevosía y ventaja; el juez calificó el homicidio como un "acto de traición", pues la víctima no esperaba la agresión en su contra, la cual, según el peritaje, se dio en el propio automóvil de Leonardo.

Este hecho causó una gran consternación entre los diversos sectores religiosos y sociales de la Ciudad de México.

El trabajo del Ministerio Público presentado ante el juez reveló que el párroco estranguló a Leonardo hasta asfixiarlo; debido a la confianza que le tenía, el joven no intentó defenderse, detallando el peritaje que sólo manoteó por unos instantes, pues así lo revelaron los hematomas y las escoriaciones que el joven presentó en el brazo izquierdo.

En la misma audiencia, la defensa presentó a dos testigos —ambas secretarias del padre Francisco Javier "N"— y un perito independiente; las primeras dijeron que la relación del padre y Leonardo era muy "cordial" y "se querían mucho", revelaron también que el ahora occiso vivía en la parroquia, lugar donde según el sistema de rastreo del teléfono celular de Leonardo, fue visto con vida por última vez.

El seguimiento a dicho aparato fue lo que estableció la ruta de Leonardo desde que llegó a la iglesia Cristo Salvador, hasta el momento en que lo encontraron sin vida. En todo momento, el celular del padre Francisco Javier "N" estuvo en el vehículo, según el trabajo de investigación que se presentó ante el juez; sin embargo, los testimonios presentados por la defensa pretendieron desvirtuar está hipótesis.

Pues las secretarias del padre, aseguraron que un día antes el sacerdote había perdido su teléfono celular, pero ese argumento fue desechado por el juez, ya que el trabajo de investigación estableció que desde ese mismo número telefónico, el párroco aviso a la familia de Leonardo que no había llegado a la iglesia.

En tanto, el perito independiente que contrataron intentó demostrar que las imágenes de las cámaras del C-5 de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC-CDMX) no eran "nítidas" ni "concluyentes" para imputar al religioso en el homicidio. El argumento también fue desechado por el juzgador al explicar que la procuraduría capitalina tuvo acceso a un total de nueve cámaras de vigilancia, a las cuales, el perito independiente no tuvo acceso.

Durante la audiencia, el sacerdote mantuvo todo el tiempo la calma. Por momentos dormitaba y en otros, rezaba; siempre estuvo atento a lo que el juez decía y mientras el togado daba la resolución final levantó la mano para hablar, pero no se lo permitieron. Una vez que escuchó que fue vinculado a proceso, tomó la palabra en la sala de juicios orales, ante los asistentes.

"Usted tiene una imagen de lo que dijeron, ya dictó la sentencia y ya no se puede retractar y ahora me espero a los tres meses para explicarle varias cosas del por qué no pude estar en el lugar de los hechos", comentó el imputado al juez para luego, levantarse y salir de la sala esposado por la Policía Procesal.

Según la determinación del juez de Control, el imputado deberá cumplir la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa en el Reclusorio Preventivo Varonil Oriente.

En los próximos tres meses, tanto el Ministerio Público como la defensa fortalecerán sus pruebas ante el juez y se conocerá el móvil de la muerte del exestudiante de la UIC, cuyo cuerpo apareció en el interior de su camioneta en un paraje de la alcaldía de Tláhuac.

CIUDAD DE MÉXICO, 20JUNIO2019.- Seguidores del Padre Francisco Javier "N", quien esta señalado por la procuraduría capitalina de haber participado en el asesinato del joven universitario Jorge Avendaño se manifestaron rezando el rosario afuera de la sede de la PGJCDMX, para apoyarlo y pedir que la dependencia no fabrique culpables, por la mañana la procuradora Ernestina Godoy dio a conocer su detención y detalles del caso que lo implican. FOTO: ARMANDO MONROY /CUARTOSCURO.COM

Celular en auto de Leonardo Avendaño fue préstamo del párroco: abogado

El abogado Jorge Cuadra, defensor del padre Francisco Javier “N”, quien ayer fue vinculado a proceso por ser presunto culpable en el asesinato del joven Leonardo Avendaño, ocurrido en la alcaldía Tlalpan, aseguró que el día del crimen, el religioso y la víctima no se reunieron, mientras que el teléfono encontrado en el vehículo era un préstamo que le había hecho el párroco.

“La Fiscalía no tiene pruebas concretas y contundentes de que así hayan sucedido las cosas; el padre, así como muchas personas, se encontraba en la iglesia en esos momentos”, argumentó.

La prueba de la Fiscalía, explicó el litigante, es que hay un vehículo que entró y salió del lugar y pese a que las características del auto no se aprecian en el video, “ellos señalan que es el vehículo del ahora occiso y que iba el padre en dicho vehículo y lo concatenan con que encuentran el celular del padre en dicho vehículo, pero derivado de las testimoniales del día de ayer se ve que el padre ya tenía un celular distinto a ese porque se lo había prestado al ahora occiso”.

En entrevista para el diario El Heraldo de México, Cuadra consideró necesario abrir líneas de investigación contra otras personas que se encontraban en el lugar; “hay un grupo de alcohólicos anónimos dentro de la parroquia; hay un grupo de matrimonios que se quedan hasta tarde; había muchas personas en esos horarios dentro de la parroquia y habita gente ahí”.

Recordó que ayer el Ministerio Público presentó diversas pruebas para que se culpara al padre Francisco, mientras que la defensa llevó aportes testimoniales y un pericial en criminalística, lo que llevó al juzgador a considerar que existía la probabilidad en grado mínimo de que el sacerdote cometió ese delito, es por eso que es vinculado a proceso.

Ahora, dijo, se cuenta con tres meses para la investigación complementaria y para presentar pruebas “tendientes a desvirtuar la teoría del Ministerio Público, que también presentará más pruebas”.

El defensor señaló que el Ministerio Público tiene una teoría del caso, la cual tiene que comprobar en las siguientes etapas del proceso judicial, “en esta etapa no se da por hecho, pero a grado mínimo de probabilidad; se está diciendo que puede ser que el padre cometió ese delito y el móvil es este.

“Nosotros confiamos en el Poder Judicial y en que esto se va esclarecer, quien conoce al padre Francisco sabe la calidad de persona que tenía y nosotros también tuvimos aportaciones en la audiencia, como que el ahora occiso tenía problemas con otro tipo de personas para que se abrieran esa clase de líneas de investigación”, abundó.

En estos meses que siguen, dijo el abogado, se seguirá trabajando sobre las pruebas, a fin de quitar la mala imagen que los medios de comunicación han dado del religioso.