Sin mucho para celebrar, Donald Trump lideró un acto ante miles de seguidores y cuatro míticos antecesores

LA NACION

WASHINGTON.- En la víspera de la fiesta nacional del 4 de julio, el presidente estadounidense Donald Trump pronunció un discurso ante el Monte Rushmore, la famosa formación de granito donde están esculpidos los rostros de cuatro de sus predecesores históricos, George Washington, Thomas Jefferson, Theodore Roosevelt y Abraham Lincoln.

Al simbolismo de apoyarse en esos cuatro antecesores grabados en la solidez de la roca, Trump le añadió la conveniencia de sostener un mitin con sus partidarios en un estado más bien amigable, Dakota del Sur, que en 2016 votó un 60% a su favor.

"Nos sentimos abandonados": el coronavirus dinamitó la economía y puso en crisis a millones de rusos

Trump se mostró exuberante sobre el evento de Rushmore en lo que definió previamente como una "velada inolvidable", que contó con 7500 seguidores y con el que buscó balancear su complicada situación en las encuestas, donde va a la zaga de su rival demócrata Joe Biden debido a la crisis del coronavirus y la desaceleración de la economía.

Trump contó con el aval entusiasta de la gobernadora del estado, Kristi Noem. Pero Randy Seiler, líder demócrata en Dakota del Sur, manifestó su terminante oposición. Seiler dijo que el mitin era ofensivo para los indígenas de la zona, que consideran esa tierra como sagrada, que los fuegos artificiales representaban un riesgo de incendio,y que el peligro de contagio del coronavirus era bien real.

Era la primera exhibición de fuegos artificiales en este sitio en una década, ya que fueron interrumpidos en 2010 por miedo a los incendios forestales.

Trump siente fascinación por este lugar, esculpido entre 1927 y 1941 en la cadena montañosa de Black Hills. En 2017, incluso llegó a mencionar -en broma- la idea de que su rostro sea incluido en la piedra.

La celebración se organizó en momentos en que Anthony Fauci, uno de los principales asesores sobre coronavirus de la Casa Blanca, advirtió que el aumento de casos en el oeste y el sur pone en peligro a "todo el país". Por ahora, el presidente se aferra al mensaje de que "la crisis está siendo manejada", que la economía estadounidense "vuelve a rugir" y que 2021 será un año "histórico".

Pero en contraste con la situación en Europa, Estados Unidos registra un récord de contagios diarios, tras superar recientemente, por primera vez, los 50.000. Si se sigue esta trayectoria, Fauci advirtió que el país podría llegar a un nivel de 100.000. Varios estados que iniciaron un desconfinamiento dieron marcha atrás y cerraron playas y bares, entre otras medidas.

El magnate republicano quiere celebrar el sábado a lo grande Día de la Independencia, también con un discurso en los jardines del sur de la Casa Blanca e incluso con vuelos acrobáticos. Una decisión repudiada por la alcalde de la capital, Muriel Bowser, para quien estas iniciativas violan las pautas locales de salud.

Pero, además, se programaron varias protestas en Washington, anunciadas por los movimientos antirracistas Black Lives Matter, Sunrise y the Black Youth Project 100, cuando todavía reverbera la indignación nacional por el asesinato de George Floyd .

El Proyecto Lincoln, un grupo de republicanos contrarios a Trump, destacó en un video citas inspiradoras de Washington, Jefferson, Roosevelt y Lincoln. Refiriéndose a Trump, proclamó: "El peor presidente de Estados Unidos no será recordado ni venerado".

Agencias AFP, ANSA y Reuters

Nuestro objetivo es crear una comunidad segura y respetuosa de cada uno de sus miembros. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad y mientras estamos trabajando en ello, hemos suspendido temporalmente los comentarios en artículos. Gracias por tu comprensión.