Berlín no comenta el supuesto consentimiento de Dinamarca al espionaje por EE.UU.

·2  min de lectura

Berlín, 31 may (EFE).- El Gobierno alemán rechazó este lunes comentar las informaciones que comprometen a Dinamarca en relación con el escándalo del espionaje "amigo" que Estados Unidos practicó sobre la canciller alemana, Angela Merkel, y otros políticos europeos y recordó que los temas de inteligencia no son abordados de manera pública.

"Les pido que entiendan que sobre temas y actividades de inteligencia no se habla aquí públicamente, sino que se tratan con las correspondientes comisiones en el Parlamento", dijo en una rueda de prensa ordinaria el portavoz del Ejecutivo, Steffen Seibert, y agregó que se ha "tomado nota" de las informaciones.

Agregó que Alemania se suma a las declaraciones hechas por la ministra de Defensa danesa, Trine Bramsen, que en la misma línea y en un breve escrito enviado a la televisión pública señaló que "el Gobierno no puede hablar de especulaciones sobre temas de inteligencia, que son tratados en las comisiones respectivas en el Parlamento".

El hecho de que el gobierno no adopte una postura pública en relación a estas informaciones no equivale a una declaración en cuanto a que las circunstancia expuestas "sea correctas o no", agregó.

Al mismo tiempo indicó que para esclarecer este asunto, el Gobierno alemán "está en contacto con los puestos relevantes tanto a nivel nacional como internacional".

Por otra parte señaló que la canciller "ha tenido conocimiento del objeto de esta investigación actual a través de las preguntas de los periodistas".

El portavoz rechazó asimismo responder a la pregunta de cómo reaccionará el gobierno a estas informaciones.

Agregó que la postura de Alemania sobre este tema fue expuesta de manera detallada cuando se abordaron en su día las prácticas de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), que también una comisión de investigación del Parlamento "trato de forma intensiva esta problemática" y que la canciller ya se pronunció al respecto.

"A esto no hay nada nuevo que añadir", zanjó.

Merkel expresó su malestar al entonces presidente, el demócrata Barack Obama, y tachó de "inaceptable espionaje entre amigos".

También la ministra de Defensa danesa indicó que su gobierno tiene la misma posición que la mostrada en 2012 y 2014 por la entonces primera ministra socialdemócrata, Helle Thorning-Schmidt, en cuanto a que "las escuchas sistemáticas de aliados estrechos son inaceptables".

(c) Agencia EFE