La CE propone identificar las lagunas en infraestructura para mover los ejércitos en la UE

Bruselas, 10 nov (EFE).- La Comisión Europea (CE) propuso este jueves un nuevo plan de acción para mejorar la movilidad militar en la Unión Europea, que incluye identificar las lagunas en infraestructura, ante la “llamada de atención” que ha supuesto la vuelta de la guerra al continente europeo con la invasión rusa de Ucrania.

En Europa existe la libre circulación de bienes, servicios, personas y capitales pero “no tenemos libre circulación de militares”, indicó en una rueda de prensa para presentar la propuesta la vicepresidenta ejecutiva de la CE y responsable de Competencia, Margrethe Vestager, quien alertó de la “llamada de atención” que ha supuesto la guerra.

Se refirió en concreto a la necesidad de que infraestructura civil como puentes o carreteras “puedan soportar los vehículos pesados del Ejército, que los camiones y contenedores militares puedan cruzar sin problemas las fronteras de toda la Unión”.

El nuevo plan propuesto por Bruselas para 2022-2026, que sigue al inicial sobre movilidad militar presentado en 2018, quiere facilitar a las Fuerzas Armadas de los Estados miembros de la UE “responder mejor, más rápidamente y a escala suficiente a las crisis que surjan en las fronteras exteriores de la UE y fuera de ellas”.

Para ello, aboga por reforzar la capacidad de la UE para apoyar a los Estados miembros y a sus socios en el transporte de tropas y sus equipos, trabajar para que las infraestructuras estén mejor conectadas y protegidas, agilizar las cuestiones normativas, reforzar la cooperación con la OTAN y fomentar la conectividad y el diálogo con los principales socios de la Unión.

“Este plan de acción tiene como objetivo reducir los retrasos del transporte de las capacidades militares con 30 acciones breves que permitan una movilidad más segura y rápida, que abarcan desde infraestructuras de transporte a cuestiones de regulación y resiliencia”, indicó por su parte el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

Una parte central de la propuesta es precisamente identificar posibles lagunas en la infraestructura, priorizar mejoras e integrar los requisitos de la cadena de suministro de combustible, a fin de apoyar los movimientos a gran escala con poca antelación de las fuerzas militares.

También digitalizar los procesos administrativos relacionados con la logística aduanera y los sistemas de movilidad militar e impulsar medidas para proteger las infraestructuras de transporte de los ciberataques y otras amenazas híbridas.

Asimismo, el plan contempla promover el acceso a las capacidades estratégicas de transporte y maximizar las sinergias con el sector civil para mejorar la movilidad de las fuerzas armadas, especialmente por aire y por mar, así como incrementar la eficiencia energética y la resiliencia climática de los sistemas de transporte.

El refuerzo de la cooperación con la OTAN es otro de los objetivos, así como con otros socios estratégicos de la UE como Estados Unidos, Canadá y Noruega, mientras se promueve la conectividad y el diálogo con socios regionales y los países candidatos a unirse a la UE, como Ucrania, Moldavia y los Balcanes Occidentales.

Para financiar estas iniciativas, la CE propone utilizar recursos del programa "Conectar Europa" (que financia proyectos de infraestructuras de transporte de doble uso, civil y militar) y del Fondo Europeo de Defensa (que apoya el desarrollo de sistemas logísticos y digitales interoperables).

El primer Plan de Acción sobre Movilidad Militar se puso en marcha en 2018 para reforzar la Política Común de Seguridad y Defensa de la UE. Su objetivo era garantizar un movimiento rápido y sin problemas de personal, material y activos militares -incluso con poca antelación y a gran escala- dentro y fuera de la UE.

Según Bruselas, contribuyó a crear una red bien conectada, con tiempos de reacción más cortos e infraestructuras y capacidades de transporte seguras y resistentes.

El nuevo plan responde a los objetivos de la llamada “Brújula Estratégica”, la nueva estrategia de seguridad y defensa de la UE para la próxima década, con el fin de mejorar la movilidad militar de las fuerzas armadas comunitarias dentro y fuera de la Unión, que han adquirido más sentido tras la agresión de Rusia contra Ucrania.

Además, otras iniciativas de defensa apoyan a la movilidad militar, en particular a través de la Cooperación Estructurada Permanente (PESCO) y el proyecto de centros logísticos.

De hecho, Borrell anunció hoy que el Reino Unido participará en un proyecto PESCO sobre movilidad militar.

El programa de la Agencia Europea de Defensa sobre optimización de los procedimientos de autorización de movimientos transfronterizos en Europa y la Revisión Anual Coordinada de la Defensa (CARD) también contribuyen a este esfuerzo.

(c) Agencia EFE