CDMX participa en ensayo fase 3 de vacuna contra VIH

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 17 (EL UNIVERSAL).- La directora de la Clínica Especializada Condesa, Andrea González Rodríguez, dijo que la Ciudad de México participa en el proyecto de la fase 3 del estudio internacional Mosaico mediante el cual se espera obtener una vacuna contra el VIH.

Detalló que el trabajo, que tendrá una duración hasta el 2024, es conducido internacionalmente por la HIV Vaccine Trial Network–HVTN, y es la primera vez que esta red internacional trabaja en México, junto con otras siete naciones, además de la CDMX la fase 3 se realiza en Guadalajara y Mérida.

En ese sentido, el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, se encarga de implementar la investigación en la Clínica Especializada Condesa, en Iztapalapa.

"Actualmente colaboran 75 personas y se espera que su número pueda ascender hasta un total de 150 voluntarios. Los resultados estarán hasta el año 2024 y, a la fecha, no se tiene previsto que se tenga información sobre logros parciales de la investigación, además de los ya conocidos en las fases 1 y 2, cuyos resultados en primates y humanos son alentadores", explicó.

Agregó que es la primera vez que una vacuna experimental contra el VIH llega a fase 3 en casi 40 años de pandemia. Las primeras dos fases han dado resultados esperanzadores en primates y humanos.

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, recordó que el Sida es una epidemia que ha existido desde hace décadas y ha habido muchos avances en medicamentos para la contención por lo que es fundamental el desarrollo científico para atacar el virus.

Cabe mencionar que la investigación es dirigido a hombres y personas trans que tienen relaciones sexuales con hombres y/o personas trans.

El protocolo en el que participan las personas elegidas tiene una duración de dos años y medio e implica que asistan a revisión un total de 14 veces durante el periodo.

Parte fundamental del proceso es el consentimiento informado de los participantes, toda vez que deben aceptar someterse a una prueba de VIH -y otros análisis- que deberá ser negativa como parte de los criterios de inclusión.

Asimismo, se realizan pruebas de detección de otras infecciones de transmisión sexual (ITS) como hepatitis B y C, clamidia, gonorrea y sífilis, que atiende la clínica. Se trata de un paquete de prevención integral; detección, atención y tratamiento de ITS que incluye dotación de condones y lubricantes.

Así funciona el ensayo

Las personas elegibles reciben de inmediato la primera dosis de la vacuna experimental; la segunda a los tres meses; la tercera a los seis y la cuarta y última al año. En los primeros 12 meses se completa el esquema de vacunación.

En el segundo año y medio siguientes ya no se aplica el biológico.

Durante el estudio se brinda consejería para la reducción de prácticas de riesgo por vía sexual y se realizan pruebas para conocer el efecto de la vacuna experimental en el sistema inmunológico, tanto en las células de defensa y anticuerpos.

En tanto, durante estos dos años y medio se monitorea la seguridad de los voluntarios a quienes se aplica la vacuna.

Hasta ahora, en ninguno de los centros de investigación en el mundo se ha reportado una reacción adversa grave o inesperada.