CDMX podría tener un Instituto de Lenguas Indígenas

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 10 (EL UNIVERSAL).- Para resguardar 55 de las 68 lenguas que prevalecen en el país, así como promoverlas y conservarlas como un elemento esencial para la cultura de México, es necesario crear el Instituto de Lenguas Indígenas en la Ciudad de México, solicitó la diputada local del PAN, Margarita Saldaña Hernández.

Para ello, la también presidenta de la Mesa Directiva del Congreso local, presentó una iniciativa con proyecto de decreto, para la creación de la Ley del Instituto de Lenguas Indígenas de la Ciudad de México.

Explicó la panista que de acuerdo con el Inegi, en la Ciudad de México habitan ocho millones 918 mil 653 personas, de las cuales el 8.8% se auto adscriben como indígenas; es decir, aproximadamente 785 mil, y de ellas 129 mil hablan alguna lengua indígena, siendo la de mayor habla el náhuatl, seguida del mixteco, mazateco, zapoteco y mazahua.

Sin embargo, destacó la legisladora que aún y cuando en la capital se hablan la mayoría de las lenguas, "lo cierto es que cada vez son menos las personas que lo hacen, ya que están literalmente desapareciendo.

"Quienes hablan una lengua indígena forman parte un grupo altamente vulnerable, ya que son objeto de discriminación y de fácil transgresión a sus derechos humanos", denunció.

Además, sostuvo que la CDMX es la entidad federativa que concentra la mayor diversidad de hablantes de lenguas indígenas, debido a que en ella se reúnen personas provenientes de todas las demás entidades, aunque es también el lugar en el que con mayor rapidez se dejan de hablar.

Explicó que el factor más importante de ese fenómeno, es el de la discriminación materializada en una real segregación, lo que ha generado que los adultos que llegan a la Ciudad y permanecen en ella, procuran, aun a su pesar, que sus descendientes aprendan a hablar apresuradamente el idioma español, y para lograrlo dejan de enseñarles su lengua de origen.

Por ello, insistió, es necesario que el Congreso de la Ciudad cumpla con su deber de legislar, para que las lenguas indígenas que se hablan en la capital sean reconocidas y promovidas, así como establecer mecanismos necesarios para el respeto a los derechos fundamentales de quienes las hablan.

Sostuvo que para quienes solo hablan su lengua de origen, están en grave condición de desventaja con relación de quienes hablan español, ya que éstos últimos representan más del 98% de la población, por lo que prácticamente el total de la información gubernamental y privada está en este idioma, generando inaccesibilidad y, con ello, la segregación de quienes hablan una lengua diferente.

"Urge garantizar los derechos de todo hablante para comunicarse de manera oral o escrita sin restricciones en el ámbito público o privado, en sus actividades sociales, económicas, políticas, culturales, religiosas y de cualquier otra índole", reiteró Saldaña Hernández.

Es decir, mencionó la diputada e integrante de la Comisión de Pueblos, Barrios Originarios y Comunidades Indígenas Residentes, que la pérdida de una lengua indígena representa un grave problema social, cultural e incluso espiritual.

"Cada una incorpora un cúmulo de conocimientos adquiridos, las palabras tienen un significado propio y, a su vez, diferente de otras culturas, que hacen indispensable que deban conservarse para no perder esos conocimientos", señaló la panista.

Con legislaciones de este tipo, enfatizó, "es posible que la Ciudad avance hacia la educación intercultural, que implica el estudio y reconocimiento de lenguas nacionales y pueblos originarios que dan forma a nuestra identidad como país", comentó.