CDC: No vacunados, con más probabilidades de morir de COVID

·2  min de lectura
Un empleado de salud prepara una vacuna de Pfizer contra el COVID-19, en una clínica móvil en Santa Ana, California, el 26 de agosto de 2021. (AP Foto/Jae C. Hong)

Las vacunas contra el COVID-19 siguen siendo altamente efectivas contra las hospitalizaciones y la muerte, incluso aunque la variante delta, que es más contagiosa, se propaga rápidamente en Estados Unidos, según estudios dados a conocer el viernes.

Un estudio dio seguimiento a más de 600.000 casos de COVID-19 en 13 estados desde abril hasta mediados de julio. A medida que la variante delta se extendía a principios del verano, los que no estaban vacunados tenían 4,5 veces más probabilidades de infectarse que los completamente vacunados, 10 veces más probabilidades de ser hospitalizados y 11 veces más probabilidades de morir, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

“La vacunación funciona”, dijo el viernes la doctora Rochelle Walensky, directora de los CDC, en una sesión informativa en la Casa Blanca. “La conclusión es la siguiente: tenemos las herramientas científicas que necesitamos para darle la vuelta a esta pandemia”.

Pero como han mostrado datos anteriores, la protección está disminuyendo: era de 91% en la primavera y de 78% en junio y julio, encontró el estudio.

Los casos de contagios en personas completamente vacunadas representaron el 14% de las hospitalizaciones y el 16% de las muertes en junio y julio, casi el doble que hace unos meses.

Este aumento no sorprende: nadie dijo que las vacunas fueran perfectas y los expertos en salud advirtieron que a medida que más estadounidenses se vacunaran, representarían una fracción mayor de los casos.

Walensky dijo el viernes que más del 90% de las personas hospitalizadas por COVID-19 en el país no están vacunadas.

Los CDC publicaron otros dos estudios el viernes que indican una protección menguante para los adultos mayores.

No está claro si los cambios observados a lo largo del tiempo se deben a que la inmunidad está disminuyendo en las personas que se vacunaron por primera vez hace muchos meses, a que la vacuna no es tan efectiva contra delta o a que gran parte del país abandonó los cubrebocas y otras precauciones justo cuando la variante más contagiosa comenzaba a extenderse.

Pero las autoridades de salud tomarán esto en cuenta para decidir si los estadounidenses necesitan un refuerzo de vacuna y qué tan pronto después de su última dosis. La próxima semana, los asesores de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) debatirán públicamente la solicitud de Pfizer para ofrecer una tercera dosis.

___

El Departamento de Salud y Ciencia de The Associated Press recibe apoyo del Departamento de Educación Científica del Instituto Médico Howard Hughes. La AP es la única responsable de todo el contenido.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.