La caza, eterno debate en Francia que regresa en cada presidencial

·1  min de lectura

En la fría niebla matinal de un bosque de Francia, Michel se agacha, explora el suelo helado y se incorpora con los ojos brillantes, tras encontrar huellas recientes de jabalí o de corzo que sus amigos cazadores rastrearán horas después.

"Me encanta, me encanta. Casi que prefiero encontrar que matar, saber que no me he equivocado y que los animales están aquí", susurra este agricultor de 62 años en un bosque de Morvan (centro este), que caza los domingos desde hace décadas.

Durante todo el día, él y sus compañeros --ocho de la zona y dos de la ciudad-- se lanzarán a la caza del jabalí, vestidos con sus abrigos naranjas. "Una pasión" ligada "al amor por la naturaleza", asegura.

Los cazadores saben que protagonizan un tenso debate que siempre se exacerba en período electoral. Aunque su número se reduce --de los 4 millones con permiso, 1,2 millones están activos--, Francia es el país de Europa con mayor número, más que España o Italia.

Todos los aspirantes a la presidencia de Francia, salvo los ecologistas, intentan acercarse a este heterogéneo electorado. El actual mandatario, Emmanuel Macron, redujo de 400 a 200 euros (454 a 227 dólares) el precio del permiso para cazar.

Su ministro de Transición Ecológica, el conocido presentador de televisión Nicolas Hulot, dimitió en 2018 del gobierno del dirigente liberal, denunciando, entre otros, el peso de los grupos de presión, entre ellos el de los cazadores.

- "Incomprensión total" -

El candidato de Caza, Pesca, Naturaleza y Tradiciones (CPNT), defensor de la ruralidad, logró más de 4% de votos en la presidencial de 2012.

- ¿Sin caza el fin de semana? -

- "Regulación" -


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.