Le cayó un sillón encima, se salvó pero vive un infierno: “No puedo sentarme”

·2  min de lectura
Producto del golpe la joven tiene una placa de metal en la columna. Fuente: BBC
Producto del golpe la joven tiene una placa de metal en la columna. Fuente: BBC

Se podrá decir que fue una tragedia con suerte, pero los días que vive esta mujer inglesa después de que un sillón le cayera en la cabeza distan mucho de ser placenteros. Ahora, le colocaron una placa de metal en la columna vertebral y sufre dolores todos que le imposibilitan trabajar.

Murió Alfredo Graciani, ícono del fútbol de los 80: sus mejores goles en Boca y Racing

Edita Butkeviciute, una joven lituana de 31 años que vivía en Inglaterra al momento del accidente, fue golpeada por el sillón en diciembre de 2019, cuando salía del local donde trabajaba, para hacer una llamada telefónica en su hora de almuerzo. El sillón fue arrojado desde una terraza por una pareja que no vio que ella estaba en la vereda. Luego del brutal incidente, pasaron 40 minutos hasta que un vecino escuchó los gritos de ayuda y fue a rescatarla.

El sillón fue arrojado por unos hombres que no vieron que la joven estaba en la vereda. Fuente: BBC
El sillón fue arrojado por unos hombres que no vieron que la joven estaba en la vereda. Fuente: BBC


El sillón fue arrojado por unos hombres que no vieron que la joven estaba en la vereda. Fuente: BBC

“Recuerdo que cuando desperté, grité muy fuerte pidiendo ayuda y comencé a sentir frío. No podía moverme. Estoy muy contenta de estar viva. Tengo mucha suerte de estar viva”, explicó la joven. Un funcionario judicial confirmó al medio The Mirror que Barrie Law, de 27 años, y Lee Morrison, de 33, habían admitido una conducta culpable e imprudente al arrojar el sillón.

El hombre que ayudó a Butkeviciute le dijo al Daily Record: “Escuché a una chica gritando así que llamé al 999. Tuve que decirles tres veces que un sillón se había caído encima de ella porque les costaba creerlo. La gente le traía mantas y movimos los contenedores del patio trasero para que la ambulancia pudiera entrar fácilmente”.

Se divorció de su marido y se casó con su suegro, 30 años mayor

En un comunicado emitido a través de Digby Brown Solicitors, la joven de nacionalidad lituana afirmó: “Ha pasado más de un año desde mis lesiones y todavía tengo placas de metal en la columna. Tengo dolor todos los días, no puedo sentarme derecha durante más de 40 minutos y no puedo volver al trabajo”.

Sobre los responsables de su estadio, aseguró: “Me alegra que estos dos hombres admitieran lo sucedido para que otras personas puedan aprender una lección importante, porque no se puede tirar cosas por las ventanas; la gente puede resultar gravemente herida y lo que me pasó lo demuestra”.

El comentario de Marcelo Longobardi que descolocó a Jorge Lanata: “Es fuerte”

Para concluir, agradeció el apoyo recibido y las muestras de cariño que se multiplicaron, luego de que su caso trascendiera. “Mi cuñada y mi mejor amiga me han ayudado mucho y estoy agradecida por su apoyo, pero ahora me gustaría que se respetara mi privacidad para poder concentrarme en mi recuperación física”, señaló.